Regional

Un “taller” a cielo abierto soluciona problemas de frenos y tren delantero

2 de julio de 2020

1.327 vistas

Humberto Contreras


Cerca de 20 hombres fajados en la calle todos los días contra la escasez de gasolina, contra la inamovilidad automovilística, contra la misma pandemia, siguen hoy día como desde hace 30 años, los más viejos, ganándose la vida en una playa sin mar y sin arena.

Ellos son expertos trabajadores en lo que llaman mecánica ligera. Esa que pueden desarrollar sin grandes herramientas y sin local, que básicamente tiene que ver con frenos, tren delantero, etc. Y el sitio es, precisamente, llamado La Playa, una zona tres esquinas, inmediata a la sede del Diario, en la calle 4 bis de La Concordia.

Augusto Garcés y Leiro Roa, atendiendo al primer cliente del día. (Foto/Tulia Buriticá)

El nombre de La Playa, nos cuenta César Villabona, uno de los trabajadores en el sitio, es porque allí funcionaba hace tiempo  – tiempos del Bar Olímpico, muy conocido por los sancristobalenses de la época-, un taller mecánico llamado Multiservicios La Playa, a cuyo propietario llamaban el Goajiro. A ese taller, normalmente llegaba mucho extranjero procedente de Colombia, Perú o Ecuador, a trabajar como mecánico. Era la playa, final de viaje, el desembarque.

Otros que no conseguían trabajo, empezaron a sentarse en las aceras, a desarrollar sus labores mecánicas. Arreglo de frenos, cambio de pastillas, de bandas, amortiguadores, tripoides, en fin, y dada la calidad del trabajo y la experiencia, se convirtió en el sitio por excelencia para esos menesteres que requerían los automovilistas.

Vampiro, el canino rey de La Playa, pendiente de sus súbditos… (Foto/Tulia Buriticá)

De entrenador deportivo a  mecánico en la calle, es la frase que puede resumir la actividad laboral de Villabona. Dice que tiene más o menos 20 años, haciendo su labor en la zona. Aprendí mecánica con el Goajiro, recuerda. Yo era un entrenador deportivo, profesor, en el IND. Pero el salario se hizo tan inútil que me tocó que cambiar de ramo.

Se especializó haciendo este trabajo a domicilio. Ahí en La Playa hizo su clientela. Me llamaban y yo iba a casa del cliente. Con confianza y buen trabajo, aquí me dí a conocer. Hice una buena clientela, y así me defiendo.

El trabajo se ha reducido porque no circula mucho carro

Mientras conversábamos, llegaron más clientes. El día se puso bueno. (Foto/Tulia Buriticá)

Augusto Garcés García y Leiro Roa, estaban conversando, porque en ese momento, sólo había un cliente, y estaban esperando la llegada de un repuesto. ¿Un solo carro para reparar? Sí, dice Augusto. Estos tiempos han reducido el trabajo en mucho. Antes atendíamos nueve o diez carros por día. Ahora viene uno, y no es fijo.

Ambos coinciden en que la cantidad de vehículos que utilizan sus servicios, se ha reducido  tanto por la escasez de gasolina, desde hace tiempo, que mantiene los carros en las colas, y ahora agravada la situación por la cuarentena. Esta pandemia ha acabado con todo, dice Augusto.

Él tiene más de 30 años trabajando en la zona. O en la calle. Tiene en su casa cuatro bocas más  que alimentar: su esposa, un hijo y dos nietos. Está listo para irse a México, donde está otro de sus hijos, adonde pronto se va a probar suerte, a sus 50 años. Pero no se queja de su trabajo. Me dio para comprar casa y carro, y mantener mi hogar.

Toda una vida trabajando en la calle

Toda la vida, prácticamente, he trabajado aquí. Desde carajito, dice José Jaimes, a quien abordamos cuando se fajaba con otro carro, en otro punto de la calle. Igual en mecánica ligera, dice, y son 30 años anclado en La Playa. El trabajo está duro, uno vive por los clientes que ha hecho en tantos años, porque aquí se trabaja con responsabilidad. El que necesita sus servicios me llama, y aquí nos encontramos

Igual piensa que la gasolina y la pandemia se juntaron para hacerles la vida dura. Los carros están en cola, o están parados por la restricción de movilidad. Y si los carros no se mueven, pues menos necesitan reparaciones, sintetiza Jaimes, quien con su labor diaria, alimenta su familia: Esposa y tres hijos. Pero ahí va.

Abro mi negocio todos los días

Orlando Betancourt vive desde hace años, de la venta de los repuestos que requieren los mecánicos de la zona. Su negocito es una especie de cubículo con puerta a la calle, donde tiene a disposición, bandas, pastillas, terminales, muñones, algunos de segunda mano. Pero todo tiene salida.

Yo abro aquí todos los días. Porque hay que producir para comer. Si no abro, no hay dinero. Y todos los días algo vendo. Allí atiende a sus clientes, guardando las medidas sanitarias. Cuando estoy solo, dice, me quito el tapaboca, pero con clientes aquí, lo uso y guardo distancia. Se conoce, y lo conocen, todos los hombres que laboran en esa área.

Al final: dos amigos

La Negra también llegó. La atiende César Lugo, quien trabajó muchos años en La Playa y ya se “jubiló”. (Foto/Tulia Buriticá)

Y son muchas las cosas de qué hablar, pero el espacio no da para tanto.

Por eso, solo un comentario sobre Vampiro y la Negra. Son dos perritos que tienen más de quince años de habitar en esa zona. Los dos, negros, son los reyes de la calle, y ya muestran sus años. Todos los consienten, les dan comida y caricias, y ellos corresponden.

Esa es la vida de la gente trabajadora en La Playa, sin mar y sin arena, pero con muchas ganas de afrontar la vida con todo y sus dificultades.

 

¡Quieres recibir el periódico en la puerta de tu negocio!

1 Mes

  • 3 Ejemplares semanales
  • Entrega gratis (Delivery)
  • Aviso impreso 2×5
  • Descuento del 5% en publicidad Digital
  • Osequio de Instagram
    1 Post 1 historia

Mensual
54.000 Cop

Pago único

Suscribirse

3 meses

  • 3 Ejemplares semanales
  • Entrega gratis (Delivery)
  • Aviso impreso 2×5
  • Descuento del 10% en publicidad Digital
  • Osequio de Instagram
    1 Post + 1 historia
  • Descuento del 5%

Mensual
51.300 Cop

Pago único

Suscribirse

6 meses

  • 3 Ejemplares semanales
  • Entrega gratis (Delivery)
  • Aviso impreso 2×5
  • Descuento del 20% en publicidad Digital
  • Osequio de Instagram
    2 Post + 1 historia
  • Descuento del 5%

Mensual
48.600 Cop

Pago único

Suscribirse