sábado 4 diciembre, 2021
InicioRegionalUna vivienda digna, el sueño de Yamilet Rivera

Una vivienda digna, el sueño de Yamilet Rivera

822 views

Freddy Omar Durán

Aunque no han sido pocas las almas generosas que han extendido su mano en pro de la salud, muchas cosas faltan para dignificar la condición de vida de Yamilet Rivera, quien desde su refugio en la escuela de Pie de Cuesta, luego de haber sufrido pérdida total de vivienda por el derrumbe del cerro La Pedrera, en Zorca-San Joaquín, se recupera de la primera etapa de su lucha contra un cáncer de amígdalas.

En la actualidad, la señora Rivera está en un proceso de quimioterapia, a través del Hospital Oncológico de San Cristóbal, lo cual ha significado una dura prueba para su cuerpo, hoy en día abatido por el tratamiento. Bajo su cuidado está su esposo, funcionario de Politáchira, Williams Andrés Camargo Parada, con el apoyo de sus hijos, Daniel y William, también en situación de damnificados.

—Ella comenzó con una molestia en la garganta, que en principio se le diagnóstico como una infección de amígdalas, y fue tratada como tal. Luego, para noviembre, se le formó un absceso en la garganta, que se creyó era consecuencia de la contaminación provocada por la vaguada del mes de noviembre. Varios médicos la vieron; pero ninguno consideró hacer otros exámenes. Ya para el mes de abril, no pudo más con el dolor y tuvo que acudir al Hospital Central, donde al principio no la querían recibir, pues solo se estaban atendiendo de emergencia pacientes covid-19. Allá la estabilizaron y quisieron darla rápido de alta, algo que luchamos para que no se diera, hasta que días después la vio un otorrino que ordenó una biopsia, donde se verificó que se trataba de un cáncer — expresó Camargo Parada.

Luego de hechas todas las diligencias relacionadas con la quimioterapia, se consiguieron en el Seguro Social casi todos los medicamentos, menos uno, que se pudo obtener a través de los buenos oficios de conocidos. Conscientes de la condición de refugiada que ella padece, teniendo que pasar su convalecencia en un reducido salón de clase, junto a su esposo, amigos y vecinos han movilizado “operaciones pote” y vendimias, con lo cual medio se han podido resolver ciertas cuentas. “También mucha gente nos ha regalado los insumos necesarios e incluso, gracias a muchos donativos, ya tenemos adelantada parte de su próxima quimio”.

Aunque se hace todo lo posible para cubrir su quimioterapia, otros aspectos, como las medicinas para paliar los efectos secundarios, pañales desechables y centros de cama, se requieren con urgencia, pero para su esposo resulta un gasto fuera del presupuesto familiar. Solamente en los medicamentos para el dolor, que deben correr por cuenta de la paciente, el gasto ronda los 30 mil pesos diarios.

—Ya para la próxima quimioterapia sabemos que debemos estar preparados con un “extra” de dipirona, dexametasona, ketoprofeno y loperán, entre otras fórmulas, esperando que no se complique la intervención y se exija otra cosa, porque lo demás si lo ha dado el Oncológico, como soluciones, antibióticos y otras cosas básicas. También se necesita proporcionarle una nutrición adecuada, para que ella agarre fuerza. Allá le dieron su alimentación adecuada y hay que reconocer que con la atención prestada, más que un hospital, parece una clínica, con un personal que brinda una atención humanitaria— afirmó Williams Camargo.

Pero más allá de lo médico, una necesidad urgente para Yamilet Rivera es la reubicación en una vivienda digna. Los derrumbes en marzo la obligaron a desalojar su casa propia en el mes de marzo, en Zorca-San Joaquín, y lo poco que quedaban en pie terminó enterrado luego de las lluvias del mes de abril.

—Lamentándolo mucho, no sabemos qué está pasando. Nadie nos ha dado respuesta. Como he estado tan ocupado con la salud de mi esposa, no me he podido ocupar bien del asunto. Hemos querido comunicarnos con el alcalde de Capacho Nuevo y el defensor del Pueblo, Freddy Bernal, para que se enteren de la situación por la que estamos pasando. Estamos pidiendo una vivienda, ya hecha, y sabemos que hay disponibilidad de las mismas, no importa en qué parte del Táchira se nos asigne. Nosotros no podemos sustentar la construcción del inmueble, si solo nos dan los materiales, porque tiene su costo movilizarlos, a menos que me los pongan en el sitio, y lo tengo que hacer yo solo, pues no tengo cómo pagar un obrero— apuntó Camargo.

Los aportes se están recibiendo a través de la cuenta del Banco de Venezuela: 01020450070000096917; cédula 11509572, y para mayor información está disponible el teléfono 04268879167.

- Advertisment -