martes 27 septiembre, 2022
InicioRegionalVecinos exigen mejore el suministro de agua potable en Michelena

Vecinos exigen mejore el suministro de agua potable en Michelena

11 views

En medio de la cuarentena y sin obviar las recomendaciones para evitar la propagación del Covid19, como el uso de tapaboca y el distanciamiento social, un grupo de al menos 40 vecinos del sector Ayacucho, en Michelena, también bautizado Corazón del Táchira, se concentró para reclamar a las autoridades por las consecuentes y cada vez más pronunciadas fallas en el servicio de agua potable.

—Tenemos niños, niñas, especiales, abuelos que deben cargar agua, porque las pocas veces que nos llega no es suficiente (…) comprendemos el problema de la sequía, pero hay otros sectores a quienes les llega el líquido más seguido (…) exigimos al alcalde que cumpla sus funciones e interceda —expresa César Berbesí, vocero de la comunidad.

César Berbesí, vocero del sector Ayacucho, reclama suministro de agua en Michelena.

Dicha zona es abastecida cada 14 o 21 días, por un espacio no mayor a dos horas, lo que les imposibilitaría hacerse con una cantidad razonable de agua que les permita soportar la necesidad hasta la próxima oportunidad.

Y aunque en esporádicas ocasiones son asistidos por los cisternas de la hidrológica regional, consideran que la cantidad no es suficiente; además, dicen que han observado los vehículos en sus jornadas laborales rondando por las calles del poblado con los cauchos en mal estado, por lo que temen pueda suspenderse intempestivamente el suministro de agua por esa vía, por ello comprenden los esfuerzos de los empleados de la empresa acuífera para mantenerse operativos.

La contratación de servicios privados para el aprovisionamiento se ha posicionado como una obligación para los afectados, sin embargo alegan que la mayoría no dispone de los recursos económicos para pagarlos, pues estarían cobrando entre 30 mil y 35 mil pesos colombianos (poco más de 1 millón quinientos mil bolívares, al cambio actual) por llenar un tanque casero promedio.

Algunos de los concentrados aseguran que en temporadas han debido asearse y hasta cocinar con agua de lluvia, lo que pudiera degenerar en consecuencias negativas para la salud, a causa del smog (o calima) que pueda hallarse en la atmósfera y caer a la tierra.

Soluciones a la vista

Martha Vargas, residente del sector, suma que esta falla se ha vuelto histórica, puesto que desde hace ya tiempo -alrededor de seis años- padecen por la carencia del líquido, causa por la que han presentado una serie de propuestas para aliviar el apuro, pero estas habrían sido temporales o infructuosas.

—En anteriores oportunidades nos hemos reunido, hemos buscado la solución, pero no nos han dado una solución a largo plazo, definitiva —revela.

El principal razonamiento que plantean es un mayor tiempo de suministro por tubería que les permita llenar los depósitos, puesto a que el agua no llega con la fuerza necesaria; por lo que también les hacen un llamado a la persona encargada de manipular las llaves del sistema hídrico local, a quien algunos denunciaron que presuntamente perseguiría beneficios económicos extraordinarios.

Otro alternativa es la concepción de un plan coordinado entre la alcaldía del municipio, Protección Civil e Hidrosuroeste, para el abordaje semanal o quincenal a la comunidad, debido a que son instituciones que disponen de camiones cisterna.

También, uno de los representantes plantea una propuesta más ambiciosa como la construcción de un acueducto o tanque en el sector bautizado El Chorrerón, en la vía panamericana que conecta hacia la ciudad de Colón, ya que ésta es la principal fuente de carga para los vehículos de distribución.

Hasta el momento del repliegue de los reclamantes (10:30 de la mañana) se esperó el arribo de algún funcionario o representante de la administración pública civil, pero ninguna se aproximó al lugar.

Por los expuestos motivos exigen a las autoridades habilitadas como el alcalde, los ediles y representantes de la empresa hidrológica del estado, resolver la dificultad.

Es propicio reseñar que el 28 de julio de 2010, la Asamblea General de las Naciones Unidas reconoció explícitamente a través de la Resolución 64-292, el derecho humano al agua potable y al saneamiento y reafirmó como esenciales para la realización de todos los derechos humanos; cuestión por la que los afectados dicen sentirse víctimas de violencia estructural.

Adicionalmente, en esta etapa histórica, los gremios de salud en el mundo aseguran que el aseo frecuente de las manos curvaría negativamente el vector ascendente de la pandemia, cuestión por la que los demandantes no han podido cumplir plenamente con este punto de las recomendaciones para evitar la propagación del CoVid19. (Colaboración: Gabriel Vivas/JLG))

- Advertisment -
Encartado Publicitario