Regional

Volver a la eterna morada de los libros

6 de noviembre de 2023

363 vistas

Por Raúl Márquez

Mis primeras lecturas serias, conscientes y gratificantes, las llevé a cabo en la Biblioteca Pública Central Leonardo Ruiz Pineda de la ciudad de San Cristóbal. Corría el año de 1992. Entonces estudiaba Educación, mención Castellano y Literatura, en el núcleo de la Universidad de Los Andes de Paramillo.

Al salir de clase tomaba la ruta universitaria que iba para el centro de la ciudad de la cordialidad y me bajaba en la parada del recinto. A veces con hambre o con sed, pero no me importaba. Lo importante era continuar con la lectura que entonces me tenía embebido.

De este modo, me acerqué a Ernesto Sábato, Jorge Luis Borges, Julio Cortázar, Agatha Christie y a algunos poetas y novelistas venezolanos como Rafael Cadenas, Francisco Massiani y Eduardo Liendo.

Mientras lo recuerdo, 31 años después, en el mismo ambiente en donde aquel muchacho desgarbado, de pelo largo y 18 años de edad se sentaba, una ráfaga de melancolía atraviesa mis sentidos.

Si bien la lectura siempre ha sido un hábito de poca gente, en aquel entonces, cuando Internet no tenía la cobertura actual, era normal encontrar estos espacios abarrotados de niños y adolescentes, sobre todo, en las áreas de ciencias.

Recuerdo que cuando alguien hacía bulla, uno de los bibliotecarios se acercaba a donde este estuviera y le pedía que por favor guardara silencio. El murmullo disminuía, pero a veces, al cabo de unos minutos, se volvía a desatar.

Hojeo un libro de Stendhal, pero al tiempo observo a mi alrededor. Visitar estas instalaciones en las postrimerías del 2023 es como navegar en un barco fantasma acompañado de unos cuantos sobrevivientes, aferrados a los libros como si se tratase de tablas salvavidas.

Coincidencialmente llueve. A través de los grandes ventanales se observa que una atmósfera gris cobija la ciudad.

Esta infraestructura, que junto con el Ateneo y Salón de Lectura y la Hemeroteca constituye un templo del saber para los amantes de la literatura en la entidad, fue inaugurada en 1988.

Sin embargo, la biblioteca había funcionado en dos lugares de la capital tachirense desde que fue creada por decreto en 1962, por el gobierno regional de ese entonces. Este 29 de noviembre –Día del escritor venezolano- celebra un aniversario más.

Voy a renovar mi carnet para poder prestar libros y llevarlos a casa. A pesar de los avances tecnológicos, el procedimiento es el mismo de hace treinta años.

Quisiera pensar que las nuevas generaciones también lo harán, pero la realidad me dice otra cosa. Ojalá, además de las redes sociales, los jóvenes se acercaran a los vastos territorios de la ficción que los aguardan en estos estantes.

Ojalá el bullicio de los liceístas, aunque algo molesto, vuelva a resquebrajar de vez en cuando la paciencia de los bibliotecarios.

¡Quieres recibir el periódico en la puerta de tu negocio!

1 Mes

  • 3 Ejemplares semanales
  • Entrega gratis (Delivery)
  • Aviso impreso 2×5
  • Descuento del 5% en publicidad Digital
  • Osequio de Instagram
    1 Post 1 historia

Mensual
54.000 Cop

Pago único

Suscribirse

3 meses

  • 3 Ejemplares semanales
  • Entrega gratis (Delivery)
  • Aviso impreso 2×5
  • Descuento del 10% en publicidad Digital
  • Osequio de Instagram
    1 Post + 1 historia
  • Descuento del 5%

Mensual
51.300 Cop

Pago único

Suscribirse

6 meses

  • 3 Ejemplares semanales
  • Entrega gratis (Delivery)
  • Aviso impreso 2×5
  • Descuento del 20% en publicidad Digital
  • Osequio de Instagram
    2 Post + 1 historia
  • Descuento del 5%

Mensual
48.600 Cop

Pago único

Suscribirse