martes 16 agosto, 2022
InicioRegionalVuelan las mariposas de York

Vuelan las mariposas de York

88 views

Las mariposas de York emprendieron vuelo por el hall del Lidotel, al encuentro de sus distinguidos huéspedes, procedentes de diferentes lugares de Venezuela y el mundo, quienes vivirán una particular experiencia plástica donde la luz y el color festejan el triunfo de la vida sobre las actuales circunstancias.

Este viernes, la gerencia del hotel sancristobalense, a la cabeza de Alvaro José Anselmi Montero, saludó durante la apertura de la exposición la aceptación de York Rodríguez a incorporar su arte y transformar un centro turístico en vitrina para el arte.

—No solo somos una empresa de alojamiento y entretenimiento, sino que ahora estamos empeñados en que sea un centro de arte y cultura — dijo Alselmi.

Destacó que “el Táchira tiene muchas cosas bonitas y muchas cosas por mostrar. Tenemos muchos tachirenses con conocimientos y dones, y es el momento en que una empresa, como el Lidotel San Cristóbal impulse estas realizaciones, canalizando esta energía tan especial que se está generando en Venezuela”.

— Cuando le planteamos la idea a York Rodríguez, le gustó y aportó su criterio. Van a pasar muchas cosas más, pues seremos la vitrina de muchos artistas—dijo.

York Rodríguez hizo de la presentación una ratificación de su credo artístico, subrayando que la autenticidad está por encima de muchas cosas.

—Yo, sencillamente, pinto lo que amo, pinto lo que soy, pinto lo que tengo dentro de mi corazón. Pinto los colores, la vida. Respeto el academicismo, los colores tostados, las naturalezas muertas. Cuando veo una obra clásica la admiro. He visitado los mejores museos del mundo; pero sencillamente, amo el color, amo la alegría, amo la esperanza, amo la existencia, amo el que yo puedo pararme ante un lienzo y llevar sobre él un alma rebosante de colorido— expresó York a los presentes.

En su concepto, el artista no se puede poner al margen de los procesos de transformación que requiere el país y reubica su papel en una posición trascendental
—Yo pienso que el artista debe ser el protagonista de un cambio. Nosotros, los venezolanos, más que lamentarnos, debemos colocar nuestro grano de arena para sacar a Venezuela hacia adelante. Como decía el libertador Simón Bolívar, cada venezolano es un representante de su tierra, esté donde esté. A todos los niños que van a mi taller de arte les digo que suban la autoestima, ustedes están en el lugar privilegiado del mundo.

Nosotros somos una sociedad joven y, como tal, nosotros debemos atrevernos a ser mejores ciudadanos, a ser mejores en lo que todo lo que hacemos, a dar lo mejor en lo que tenemos, a dejar a un lado las tristezas y seguir hacia adelante, llenando todos esos vacíos que van quedando a través del amor, del color. Donde pisa la tierra un venezolano, ese lugar es bendito, y también nosotros somos bendición— agregó la artista.

Detrás de la belleza el mensaje

Como se puede ver en la exposición, basada en un criterio tan estratégico como estético, de manera tal que todo huésped sea sorprendido por la intensidad de cada uno de sus cuadros, detrás de lo simple y cautivamente bello se encuentra la aplicación a una técnica y el mensaje de un mundo que atenta constantemente contra el medio ambiente.

—Cuando yo me sitúo frente al lienzo, quiero sacar todo eso de adentro de mí, y al principio siento como que no puedo, hasta que me salen alas y todo empieza a fluir. Por ese motivo, anteriormente pintaba ángeles, hasta que me di cuenta de que yo quería pintar mariposas, porque me siento mariposa. Para lograr eso, tuve que entenderlas, entender el medio ambiente, su naturaleza, y el peligro de extinción en que ellas están. Es sorprendente ver cómo algo tan minúsculo puede cambiar el destino del ecosistema, amenazado por el calentamiento global— expuso Rodríguez.

Composiciones que requieren de procesos profundos, y que necesariamente pasan por nuestro magma emocional, el mismo que la pandemia agitó en muchas familias ante una situación de pérdidas irreparables. Explicó su preferencia por el círculo cromático del cian, que en vez del rojo usa el magenta, en vez del azul oscuro con anís y del uso de transparencias logradas con la superposición de capas de creyón, todo esto en pos de imprimir a la obra un ambiente surreal.

—En este cuadro, titulado “Un lugar más”, a través de un proceso muy profundo llegué a una descomposición de tonos del prisma. EN ese círculo blanco, que ustedes ven ahí, metí todos mis sentimientos de tristeza, al haber perdido el año pasado a mi padre y mi hermano por covid-19. Ahí lancé a mis dos seres queridos, a “un lugar más”, donde dije voy a soplar este verde, voy a soplar este rosa, y todas las lágrimas las convertí en arte.

Freddy Omar Durán

- Advertisment -
Encartado Publicitario