Inicio Regional Vuelven las colas a los supermercados está vez por pagar compras...

Vuelven las colas a los supermercados está vez por pagar compras con petros

Ya la activación de pagos por “petros” se va haciendo efectiva en el Táchira en aquellos establecimientos. (Foto: Tulia Buriticá)
Con paciencia los compradores en panaderías esperan cancelar con sus aguinaldos virtuales.(Foto: Tulia Buriticá)

Ya sea para “probar”,  ya sea para gastar, luego de una Navidad que conllevó muchos egresos, los cobros por sistema biométricos están activos en muchos establecimientos comerciales, donde largas colas se están formando en sus afueras, debido a la lentitud en que el mismo se ha desenvuelto en los últimos días

Desde hace alrededor de tres años, cuando prácticamente desaparecieron los productos regulados, que no se veía esas muchedumbres en las calles, especialmente cerca de los supermercados más emblemáticos de San Cristóbal. Nuevamente la gente ha incluso madrugado bien tempranito, y muchos  sin éxito lo han intentado desde el lunes.

La importante cantidad de clientes que optar por este método de pago, la lentitud del sistema y de la internet, y fallas en el reconocimiento de las huellas digitales, ha relentizado la implementación de la reciente modalidad de pago.

Aunque el mismo se ha implementado desde los últimos días de 2019, es comenzando 2020 cuando el “boom” del pago con petro se ha hecho visible, así como las quejas de quienes quieren prefieren gastar sus “aguinaldos virtuales” antes de que la inflación se los coma. Otros se apresuraron a consumir este fondo personal, debido a una supuesta caducidad del mismo, lo que ha sido categóricamente desmentido por Sunacrip.

Pero en lo que respecta a la inflación, las preocupaciones no son tan infundadas pues se pudo conocer, por ejemplo, que el kilo de arroz ha pasado de 40 mil bolívares a más de 60 mil bolívares, escalada ocurrida en menos de una semana.

En el estado Táchira se reporta que en alrededor de 90 comercios   es posible cancelar productos de primera necesidad  a través delbiopago, pero algunos han decidido no ponerlo en funcionamiento alegando dificultades en la plataforma. Otros que en la mañana de este viernes “iban bien” con el sistema, horas después lo suspendieron porque la “internet” se cae, o porque las “intermitencias” no ayudan.

Sobre el papel, el medio petro otorgado por el Gobierno Nacional a pensionados y trabajadores del sector público puede costear una gran diversidad de productos esenciales de la canasta básica, incluyendo medicinas; no obstante, no pocos han manifestado su inquietud de que solo quede para comprar pan, charcutería y chucherías. Otra opción sería convertirlos en bolívares “constantes y sonantes”, pero para tal fin necesita “ofertarlos” en un “mercado virtual”, y que un interesado concrete la transacción a través del sistema Patria.

En las colas se vio mucha gente de la tercera edad, en tanto este sistema de pago es muy personalizado, ya que se exige corroborar la identidad del comprador a través de la huella digital. Esto  a la larga podría traer que muchas beneficiados con el petroaguinaldo con graves limitaciones de salud o motoras, no lo puedan disfrutar.En realidad comprar con petros, equivale a la cancelación con tarjeta de crédito, usándose adicionalmente el biopago, ya hace un tiempo implementado por el Banco de Venezuela.

En la cola de un supermercado muchos saludaron la “ayuda gubernamental”, e incluso se muestran opuestos a politizar el tema, apostando por su éxito; no obstante, si el mismo termina convirtiéndose en una pérdida de tiempo, y no cumple con las expectativas planteadas, entonces pasará a una no corta lista de decepciones e intentos frustrados de paliar la crisis económica que afecta a todos los venezolanos.

Las quejas no solo se enfocan en la lentitud del sistema, pues también algo les corresponde a los establecimientos. En este sentido, surgen preguntas relacionadas con la escasez de máquinas y personal, -y se cuestiona la pericia del mismo para manejarlo. Otras denuncian apuntan a que los precios se elevan para quien se disponga a pagar con petros, e incluso se ha dicho de que otros comercios han limitado la cuota diaria de compradores con petros.

Al respecto, la señora Doris Castañeda, que madrugó para hacer sus compras, afirmó que “todo el tiempo el sistema se cae, se cae;  yo me he echado unas quemadas. A mí me parece una tomadera de pelo. Yo estoy desde el sábado en este procedimiento, y no la he pegado, y somos muchos los que tenemos la necesidad del mercadito. ¿Yo no sé qué va a pasar con todo esto? Aquí hay viejitos con diabetes y otros males. Debería estipularse una cola aparte para los ancianos. Así vamos a durar este mes y el otro y no hemos podido aprovechar nuestros petros”

Freddy Omar Durán

Salir de la versión móvil