Inicio Reportajes y Especiales Crisis del transporte público: escasez, fallas de combustible y covid-19

Crisis del transporte público: escasez, fallas de combustible y covid-19

TalCual junto a los diarios Yaracuy al Día, El Impulso de Lara, El Tiempo de Anzoátegui, Correo del Caroní de Bolívar, La Nación de Táchira y Runrunes de Caracas se unieron para mostrar cuál es la realidad del sector transporte y los riesgos de este en tiempo de pandemia


“En Catia la Mar las paradas de autobuses se la pasan full, a toda hora”. “La ruta Caraballeda da lástima, no hay suficientes unidades”. “En los autobuses que transitan por La Guaira la mayoría de las personas usan el tapabocas, pero los que no lo hacen se molestan si se los exigen”. “De Macuto a Caraballeda se están tardan una hora y los autobuses van full, nada de distanciamiento”. “En Gato Negro las colas para los autobuses ‘rojitos’ son kilométricas, autobuses particulares están cobrando $1 para bajar a La Guaira”.

Este era el tema de discusión el pasado 7 de julio en un grupo de vecinos de Vargas (ahora La Guiara). La situación no es nueva, ni exclusiva del Litoral Central, estas escenas se repiten en los cuatro puntos cardinales de Venezuela: la reducción de unidades ronda en 60%, de acuerdo a estudios del Comando Intergremial sector Transporte.

La aguda escasez de combustible que atraviesa el país ha agravado la situación del transporte público en todo el territorio nacional, sector que ya se encontraba en crisis desde 2017, gracias a la hiperinflación, y que se ha hecho más compleja –y grave– tras la llegada de la pandemia de la covid-19.

Aquí se mostrará la realidad del sector y los riesgos de este en tiempo de pandemia.

En este especial audiovisual, sindicatos de transportistas y miembros de líneas, entre ellos: Fernando Mora, director de la Cámara Venezolana de Empresas de Transporte y José Luis Trocel, secretario del Comando Intergremial sector Transporte y presidente del Frente Unido de Transporte del estado Aragua; médicos y especialistas en infectología, como la directora del Dr. Luis Razetti de Barcelona (Anzoátegui), Tibisay Triana y usuarios del servicio exponen la realidad del sector, las penurias que atraviesan los ciudadanos y el riesgo que representa el hacinamiento y colapso del transporte.

Un foco en cada esquina

Aunque los riesgos que se corren de contraer el virus de covid-19 en las paradas de transporte público y las unidades es elevado, por ser un ambiente propicio para la propagación, también es evidente que todo dependerá del estricto cumplimento de las medidas de bioseguridad.

Foto/La Nación

«No es un delito, ni es criminal que un bus esté full. Evidentemente hay que entender que si hay que subirse no hay que tener miedo, sino usar correctamente el tapaboca, desinfectarse bien las manos para limitar el foco de contagio», así lo indica el Raúl Segnini, especialista en medicina interna y actualmente coordinador del traje y sala de shock covid del Hospital Central de San Cristóbal. 

Sobre los principales focos de contagio de covid-19, explica que actualmente cualquier persona del planeta puede ser un reservorio del virus, lo cual puede limitarse si se cumplen las normativas sanitarias ante la pandemia. Aunque admite que lamentablemente esto no se está llevando a cabo, debido a que no existe un visor que vigile y haga cumplir las medidas.

Hasta el momento, señala que diariamente ingresan a traje del Hospital Central entre 10 y 15 pacientes con sintomatología para covid-19 y las estadísticas de casos son elevadas. «Llegan aquí ya descompensandos», dijo.

Asegura que cualquier persona o  ambiente es un reservorio de covid, por lo que reitera su llamado a la conciencia social sobre la aplicación de las medidas preventivas.


Créditos: Laura Clisánchez y William Urdaneta, Correo del Caroní; Luis Miguel Rodríguez, El Impulso; Andrea Aroca y Arturo Ramírez, El Tiempo; Rosecny Zambrano, La Nación; Danny Márquez, Yaracuy al Día; redacción Runrunes; Roison Figuera y Valentina Rodríguez Rodríguez, TalCual. Edición: Luis Olaizola/ TalCual. Narración: Roison Figuera/ TalCual. Colaboración: ONG de Vargas.

Salir de la versión móvil