martes 30 junio, 2020
Inicio Reportajes y Especiales El Universal | Inflación y escasez debilitaron red de servicios municipales

El Universal | Inflación y escasez debilitaron red de servicios municipales

207 vistas

Vecinos de los cinco municipios del Área Metropolitana coinciden en que los servicios públicos perdieron calidad durante la gestión municipal que culmina este domingo. Lidiar con residuos acumulados durante días en las calles, con huecos que se reproducen en el pavimento y reparaciones deficientes, falta de transporte público, fallas de alumbrado, descuido del ornato y de las áreas verdes, economía informal, racionamiento de agua, anarquía.

Los años 2016 y 2017 fueron los más complejos en materia presupuestaria para las alcaldías en esta última gestión, lo que se tradujo en recortes de proyectos urbanos y obras. Los municipios se vieron obligados  a usar el excedente de la recaudación de impuestos del año para asumir el pago de los cinco aumentos salariales decretados por el Ejecutivo Nacional durante 2017, según El Universal.

Los planes de asfaltado se redujeron o se limitaron a bacheo. Espacios públicos como la plaza El Inmigrante, en Chacao,  no pudieron inaugurarse. La inflación, el déficit de recursos y la escasez de repuestos limitaron la reparación de patrullas y de autobuses para los servicios de TransChacao, TransBaruta y TransHatillo.

«A los usuarios del sureste, que no contamos con el servicio de Metro y Metrobus, no nos queda otra alternativa que usar el transporte público superficial», dice Miriam Ruiz, para quien es necesario crear nuevas rutas de TransBaruta y mejorar el estado de la unidades.

A excepción de Libertador, las otras cuatro alcaldías siguen sin contar con una planta de transferencia para llevar los residuos. En Distrito Capital de 16 camiones solo funcionan 8 lo que ha retrasado el servicio de aseo urbano. Las deficiencias también se observan en los municipios de Miranda. Vecinos de Colinas de Bello Monte, Los Samanes y San Luis se quejan de los retrasos en la recolección, realidad que es visible en muchas urbanizaciones y barrios de Sucre.

Bayardo Monagas, director de la alcaldía de Baruta, precisó que los mayores esfuerzos se hicieron en el área de seguridad y que la inflación obligó a recortar el alcance de las obras. Sin embargo aseguró que se fortaleció la policía municipal, se rehabilitaron 300 parques y recientemente se inauguró la Unidad Clínica Deportiva en el Polideportivo Rafael Vidal.

En su balance de gestión, la alcaldía de El Hatillo resalta la creación del TransHatillo, que conectó la zona rural con la urbana beneficiando a más de 7.000 personas, la disminución  de los secuestros 96.81% entre 2013-2017 y de los delitos globales 25,53%. El alcalde Reinaldo Díaz destaca que se implementó por primera vez el servicio de Atención Médica Domiciliaria y se creó el Botón de Pago en Línea para los impuestos municipales con lo que se elevó la recaudación.

Por su parte, Carlos Ocariz enfatiza la disminución del 40% de los homicidios en el municipio Sucre y la recuperación de espacios deportivos. «En 2008 solo funcionaban 17 patrullas y 38 motos. Hoy dejamos a Sucre una policía con 117 motos operativas y 103 patrullas. Transformamos espacios, convertimos basureros en campos deportivos, como el Polideportivo de Mesuca, construimos el Gimnasio Vertical, los campos de fútbol».  Aseguró que se asfaltaron cerca de 150 Km  y se intervinieron 101 mil mts2 de vialidad en  zonas populares.

Las autoridades del municipio Libertador colocaron el acento en la recuperación de parques y plazas y en Chacao en el fortalecimiento de la red ambulatoria y educativa.

Líderes comunitarios concuerdan que durante las protestas políticas, que tuvieron lugar de abril a agosto, los alcaldes descuidaron sus labores, lo que afectó la calidad de vida en los municipios, deterioró el mobiliario urbano y los espacios públicos.

«El llamado para las nuevas autoridades que se elegirán el domingo es a trabajar de manera coordinada e integral, que la ciudad se piense como un todo y no como islas», dijo Carlos Flores, vecino de Catia.