martes 7 diciembre, 2021
InicioReportajes y EspecialesEntrevista | Linda Loaiza López: “No existen palabras que puedan definir este...

Entrevista | Linda Loaiza López: “No existen palabras que puedan definir este dolor”, por Carolina Jaimes Branger

1.085 views

Una joven llena de sueños llegó a Caracas a estudiar Veterinaria. Pocos días después de su arribo fue secuestrada por Luis Carrera Almoina, a quien la injusticia venezolana, en persona de la jueza Rosa Cádiz, declaró inocente de los terribles delitos que cometió en contra de Linda. Un largo y tortuoso camino comenzaba para la joven y su familia.

Pero la fuerza interior de Linda Loaiza es increíble. Se sobrepuso y aprendió a vivir con el dolor que significó lo que pasó. Se graduó de abogada para llevar adelante su caso y ayudar a otras víctimas como ella. Demandó al Estado venezolano ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos por la omisión en protegerla y prevenir la violencia en su contra. Y ganó la demanda. Aún espera porque se cumpla la sentencia de noviembre de 2018. Linda tiene una paciencia de santos. Sabe que llegará la hora en que los responsables pagarán por sus crímenes, por comisión u omisión.

Rechaza la revictimización, pues no es necesario sacar de nuevo a la luz los testimonios gráficos de su tragedia, para seguir luchando y hacerse escuchar. En este sentido, a dos manos con Luisa Kislinger y editada por Sergio Dahbar, Linda acaba de publicar el testimonio de lo que han sido estos años desde que fue secuestrada, violada y torturada. Doble crimen: tortura, esclavitud sexual e impunidad es un libro que todos los venezolanos deberíamos leer para conocer de primera mano lo que debe erradicarse, lo que no debe repetirse, lo que jamás ha debido suceder.

Hoy Linda, cual ave fénix, sigue adelante en su cruzada por la justicia que se merece.

Ella se ha convertido en una voz vital para otras mujeres que viven casos semejantes al suyo, incluso para las víctimas de femicidios, sobre los que no hay cifras ni información relevante de que haya existido justicia.

– ¿Qué hay en ti hoy de la Linda que llegó a Caracas a estudiar Veterinaria?

– El recorrido de un largo y espinoso camino que me llevó fuera de lo que en esos momentos quería. Ha sido complicado, pero me llené de valentía, coraje y deseos para buscar justicia contra los múltiples delitos que se cometieron en mi contra. Esto también me condujo a buscar actuar en favor de la justicia para otras mujeres.

– Has insistido en que no quieres ser revictimizada y entiendo tus razones. Pero las fotos de cuando te rescataron persisten en la memoria colectiva. ¿Cómo saliste de ese trauma?

– Lo que todavía no se entiende es que la revictimización no viene solo de un sistema de justicia inoperante para las víctimas y muy diligente con los victimarios. Claro que mis destrozadas imágenes no pueden borrarse del imaginario social porque fueron publicadas, pero después de estas dos décadas no hace falta volver a escenificarlas públicamente. Todo lo que viví no fue una tenebrosa pesadilla de la cual me desperté y seguí mi vida. La realidad es que, si me ocurrió, no hace falta publicar esas fotografías.

Existen manuales para periodistas, que pueden difundir informaciones sin revictimizar a las víctimas; por ellos aprovecho el espacio e invito a difundir y promover el mismo: Manual para la producción de contenidos con enfoque de género para periodistas medios de comunicación venezolanos.

Las secuelas del trauma no pueden borrarse por el solo deseo; se aprende a vivir con ellas, el daño que causan es como VIVIR la propia MUERTE, LUCHAR contra ELLA, VENCERLA y HEREDAR sus consecuencias. “Como víctima sobreviviente de violencia sexual y tortura, puedo decir que no existen palabras que puedan definir este dolor”.

Pero voy adelante, cada paso que doy lo hago reivindicador. En este país hay gente maravillosa y profesionales de gran calidad que me han acompañado cuando más les necesité, esos vínculos crecieron y aún cuento con ellos.

Los traumas en este país crecen por doquier. Solamente imaginemos la tragedia del desbordamiento de los femicidios, que se convirtió en una pandemia dentro del “quédate en casa”

Cepaz documentó 20 femicidios consumados durante marzo de 2021

– Te encontraste de frente con la injusticia venezolana. Como abogada… ¿qué esperas de este sistema actual con respecto a la decisión de la CIDH?

– Sigo teniendo desafíos como la exigencia del cumplimiento de la sentencia que la Corte Interamericana de Derechos Humanos le dictó al Estado venezolano. La Corte IDH se pronunció el día 16 de noviembre del 2018 con una sentencia condenatoria al Estado venezolano como responsable por las diversas violaciones de derechos humanos que fueron catalogadas, no solo como vulneraciones de mi integridad personal, dignidad, autonomía y vida privada, sino también como actos de tortura y esclavitud sexual, en los términos establecidos por la Convención Americana sobre los Derechos Humanos y la Convención de Belem Do Pará.

Esta es la primera vez que el sistema interamericano declara la responsabilidad de un Estado por estos hechos atroces cometidos por un particular, debido a la grosera omisión del Estado venezolano en protegerme y prevenir la violencia en mi contra, pese a que tuvo pleno conocimiento del riesgo en el que me encontraba.

Es también la primera vez que una corte internacional condena al Estado venezolano por actos de violencia contra la mujer, reconociendo que mi caso ocurrió –además- en un contexto de graves fallas institucionales, muchas de las cuales persisten en la actualidad.

Sigo exigiendo mis derechos, como mujer venezolana; sigo promoviendo la verdad, la justicia, la reparación y las garantías de no repetición y la responsabilidad del Estado venezolano es garantizar mis derechos y los de mis familiares.

Mientras no exista el acceso efectivo a la justicia interamericana de las víctimas de violaciones de derechos humanos, este sistema deja de ser una garantía para las víctimas.

– ¿Qué te mueve a seguir adelante?

– Alcanzar justicia para mí y para las otras víctimas, con testimonio reciente de la Sra. Zuleima Yamilet Arráiz.

Linda Loaiza: “Sigo exigiendo mis derechos, como mujer venezolana; sigo promoviendo la verdad, la justicia, la reparación y las garantías de no repetición y la responsabilidad del Estado venezolano”.

 

 Eres ejemplo para mujeres abusadas de muchas maneras, que ven en ti la fortaleza para salir de ese círculo vicioso que es la violencia conyugal, las violaciones, los abusos. ¿Cuál es tu mensaje para ellas?

– Buscar ayuda, denunciar, buscar justicia a fin de que estos delitos no se repitan. Seguir visibilizando los crímenes que se cometen contra las mujeres, tenemos casos como el de Alexandra Hidalgo, que lleva más 17 años y no ha obtenido una sentencia condenatoria para el acusado. También el de Morella León López. Tenemos los casos de femicidios de Ángela Aguirre, Greicy Bracho, Geraldine Quintero, Yarbelis Santiago, Yusleidy Salcedo; los tres primeros casos de femicidios en Portuguesa y los otros tres en el estado Bolívar, solo por mencionar algunos casos.

Según el portal UTOPIX, diciembre del 2020: el año cierra con 256 femicidios. Un aumento del 53 % con relación al 2019. Las cifras siempre quedan en las sombras. No las conocemos como sociedad, no se nos permite ver si hay algún porcentaje de estos femicidas que hayan sido debidamente condenados y dónde están.

– ¿Cuáles son tus planes para el futuro?

– Seguir trabajando para alcanzar justicia, en favor de todas.

– ¿Qué significa Venezuela para Linda Loaiza?

– Un maravilloso país que debemos amar y buscar que reine la justicia.

runrun.es

- Advertisment -