Es bastante costoso practicar deporte

165
El costo del material deportivo incide en la práctica de las diferentes disciplinas. Foto: Jhonny Parra

Los implementos que se requieren para la práctica de la natación, el fútbol, el béisbol, tenis de mesa, tiro con arco, patinaje, entre otros deportes, resultan costosos para el atleta y ello se ve observando los precios que se exhiben en las tiendas dedicadas a la venta de ese material en la ciudad

La situación se complica más porque no existe una tarifa oficial para la compra de este material y podemos decir que, individualmente, hay variación en los precios, sin que se consiga ninguna uniformidad

La práctica del deporte en el país se ha visto disminuida en los últimos años y la causa primordial es la grave crisis que atraviesa el país, que afecta todos los estratos de la vida nacional.

Hoy día, intentar incursionar en una de las tantas disciplinas que nos entrega el deporte debe mirarse de reojo, por el gasto que implica adquirir el material necesario para cumplir con ese sueño, que todo niño desea cumplir contando con el apoyo de sus padres.

Los implementos que se requieren para la práctica de la natación, el fútbol, el béisbol, tenis de mesa, tiro con arco, patinaje, entre otros deportes, resultan costosos para el atleta y ello se ve observando los precios que se exhiben en las tiendas dedicadas a la venta de ese material en la ciudad.

Tal vez para el lector no resultan tan caras algunas piezas deportivas, tomando en consideración que tienen su tiempo de uso. Y en conversación con amantes de la actividad del músculo, consideran que un balón para fútbol tiene un precio que está por el orden de los 490 mil bolívares, en una de las tiendas que visitamos.

En ese orden, nos entregaron varios precios. Veamos: un guante de marca nacional muestra un valor de 990 mil bolívares; bate de aluminio en unos 50 dólares; balón para baloncesto en 470 mil y para el voleibol en 690 mil.

Los precios varían día a día

Los precios no son estables. Día a día varían, de acuerdo con la empresa que distribuye ese material, por lo que no extraña que se movilice en los mercados.

Toda esta situación, que implica adquirir los implementos deportivos, causa una merma en el deporte. Observamos en el Táchira instalaciones los fines de semana con un reducido número de equipos, contrario a unos años atrás, donde los campos de nuestro estado recibían a gran cantidad de organizaciones.

Y siguiendo con el tema de los precios, nos dicen que una pelota para softbol se ubica en 135 mil. En cuanto a los zapatos, la bota-guayo se consigue en 350 mil, para béisbol en 370, y guayo juvenil en 360 mil.

La situación se complica aún más porque no existe una tarifa oficial para la compra de este material y podemos decir que, individualmente, hay variación en los precios, sin que se consiga ninguna uniformidad.

Se trató de averiguar el precio de los patines, así como de los implementos para tiro con arco, pero en la región no se consiguen. En la mayoría de los casos se deben importar y cancelar en dólares, al igual que para el tenis de campo.

Para sacar adelante las actividades de deportes como el fútbol, baloncesto y voleibol, se cuenta con el decidido apoyo de padres y representantes. No es fácil mantener la actividad del músculo cuando el alto costo de los implementos, en muchos casos, hace imposible que se puedan adquirir por parte de familias de bajos recursos.

Sobre la situación conversamos con Evelyn Pineda, presidenta de la Asociación de Béisbol, quien estima que por el apoyo irrestricto de padres y representantes se puede mantener la actividad en todos los deportes, para motivar a los niños a continuar.

Muchos ingredientes requiere el deporte para que sea una actividad de excelentes resultados, como lo desea toda disciplina. Y a esa problemática de los precios de los implementos debe sumarse la inversión para adquirir la vestimenta, y en algunos deportes el pago para entrenadores, y en otros casos, incluso, para el mantenimiento de las instalaciones.

Es una situación por la que atraviesa el deporte en general, en todo el país. Y esa misma situación aleja a muchos niños de los escenarios, cosa que no se puede ocultar. Ponemos por ejemplo el béisbol, disciplina que al inaugurar la temporada oficial, en los meses de octubre o noviembre, reunía a más de cien  equipos y en la temporada que se puso en marcha recientemente se redujo a 62.

Finalmente, otro ingrediente que atenta contra ese desarrollo lo observamos en el estado en que se encuentran las instalaciones deportivas. El complejo de piscinas ubicado en el parque Metropolitano en total estado de abandono, sin que nadie responda por ello; en la cancha del tiro con arco, a medias realizan algunos trabajos; el estadio de béisbol Metropolitano y otros escenarios no reciben la atención idónea de los organismos que tienen bajo su responsabilidad esas áreas. En el caso de la natación, este deporte se ha visto obligado a mudarse a otros escenarios que no reúnen las medidas reglamentarias para cumplir allí su trabajo. En resumen, al elevado precio de algunos implementos deportivos, vamos a sumarle las condiciones de los escenarios y la complejidad del transporte para el desplazamiento de las delegaciones y así cumplir con su responsabilidad en otras zonas.

Gustavo Carrillo