Escasez de ingredientes aumenta costo del pan

1069

El pan es uno de los alimentos predilectos en los hogares tachirenses, incluso, hay núcleos familiares que lo consumen a diario, acompañándolo en los “tres platos fuertes del día” (desayuno, almuerzo y cena), no obstante, diversos factores ocasionaron una reciente alza en el costo de su valor, lo que ha hecho más difícil su fabricación y compra.

Que se registre un incremento en el costo del pan es un hecho que llama la atención en el colectivo, ya que es un producto de cotidiano consumo, por lo que lleva a descontento y causa diferentes impresiones en el consumidor.

En consultas realizadas en diferentes panaderías de San Cristóbal, se pudo recabar algunos testimonios de los panaderos en donde explicaron a qué se debe el reciente incremento en el costo del producto, que de alguna manera alarma a los consumidores.

Todos concluyeron en que principalmente se debe a la escasez de la materia primera para su elaboración:  azúcar,  harina,  huevos,  levadura, leche, entre otros.

Explicaron que al existir esta escasez, o tan solo la ausencia de uno de los componentes, les obliga a tener que comprarlos a través de la “reventa”, situación que aseguran está sucediendo actualmente.

“A veces nos vemos en la obligación de comprar los ingredientes por afuera, y sale más caro. Tenemos que recuperar esa plata incrementándole el costo al pan”, sostuvo uno de los panaderos que pidió conservar su nombre en anonimato y que manifestó hacer lo posible para cumplirle a la sociedad con la producción del pan.

En ese sentido, comentaron que el ingrediente que es más “difícil” obtener es la harina, motivo por el cual a veces se ven obligados a bajar sus santamarías y no abrir durante ese o varios días.

“Ahorita mismo está difícil conseguir la harina venezolana, que es más económica… tiene un costo de 1.100 Bs S. Entonces tenemos que repagarla a quien nos la quiera vender, o buscar la colombiana, la cual puede llegar a costar entre 3.800 y 4.000 Bs S”, indicaron.

Asimismo, alegaron que debido a que son expendedores de pan en grandes cantidades, deben adquirir los productos por bultos y no por unidades de kilo que las personas acostumbran a llevar a sus casas.

“Un bulto de harina colombiana es de 50 kilos, y uno de harina venezolana trae 45 kilos. Si nos ponemos a utilizar la harina que comúnmente está en los comercios los costos de fabricación se triplicarían, prácticamente”, señalaron.

Todavía hay economía

No obstante, tras sondear los costos de los panes, se pudo constatar que en algunos lugares todavía se mantiene alguna economía que en otros expendedores, ya que todavía conservan productos con precio viejo o tienen facilidades para conseguir los ingredientes por parte de la empresa del Estado.

Por ejemplo, el pan dulce se puede conseguir en 75 Bs S, mientras que en otros va desde 90 a 110 Bs S. La acema de bocadillo y queso está en 170 Bs S, en algunos lugares, y en otros está en 200 y 210 Bs S.

Uno de los más apetecidos es el pan campesino, el cual ronda entre los 40 y 60 Bs S; mientras que el pan español, se vende más en decenas que en unidad; se consigue la docena entre 35 y 50 Bolívares Soberanos.

A pesar de los pesares, y como dice la canción “Bebamos buen amigo”, de Leonardo Favio: “brindemos por el pan que cada vez cuesta más”, es el pan un producto que no puede faltar en la mesa de los hogares tachirenses, lo que quiere decir que el ciudadano siempre hará planes dentro de sus finanzas para poder llevar el pan de cada día a su casa.

Favio Hernández