sábado 22 enero, 2022
InicioReportajes y EspecialesEspecial 6D | En Caracas la desinformación se llevó por los cachos...

Especial 6D | En Caracas la desinformación se llevó por los cachos al chavismo

1.290 views

TalCual junto al Correo del Caroní, La Nación, Yaracuy al Día, La Verdad, El Impulso y La Mañana se unieron para ofrecer a sus lectores un registro más amplio de cómo se prepara el país para las próximas elecciones parlamentarias. En esta entrega les ofrecemos el panorama en Catia, Distrito Capital


 Texto: Valentina Rodríguez – María de los Ángeles Graterol/TalCual

Las próximas elecciones parlamentarias en Venezuela, a celebrarse el 6 de diciembre de 2020, serán bastante particulares, inéditas –por decir lo menos–, no solo por ser “a la medida” del Gobierno, bajo una serie de irregularidades y violaciones al Reglamento de la Ley Orgánica de Procesos Electorales (Lopre), con el precedente de una asamblea que no pudo legislar, con diputados en ejercicio perseguidos y en el exilio, con la imposición de una asamblea constituyente, con una asamblea paralela desde enero de 2019 y la división de los partidos de oposición. También serán particulares e inéditas porque se llevarán a cabo en medio de la pandemia de la covid-19, sorteando una escasez de combustible nunca antes vista en el país y en pleno colapso de los servicios públicos: con cortes de eléctricos que superan las seis horas, en varios estados del occidente.

Elecciones parlamentarias 2020, en pandemia, sin gasolina y nada prístinas ¿Qué dice el soberano en…?” especial realizado por TalCual junto con siete medios del interior del país, tiene como objetivo conocer, ¿Qué dicen los electores de distintas regiones del país?, ¿cómo se lleva a cabo la campaña en medio de la pandemia y de la escasez de gasolina?, tomando en cuenta las particularidades y realidades de cada región.

Pocos candidatos se ha acercado a los barrios de Caracas

Mucho se ha jactado el chavismo de llevar la delantera para este evento electoral, pero poco se ha acercado a los barrios de Caracas, en especial a los de Catia (parroquia Sucre), bastión de la revolución de Chávez que en su momento le concedió tantas victorias como quiso, para que su electorado al menos vea la cara de quienes lo representarán en el parlamento.

En Distrito Capital, 1.692.7000 personas están habilitadas para votar, todas distribuidas en los cinco circuitos compuestos por las 22 parroquia del municipio Libertador, y con una, la Sucre, que concentra 70% de los votantes del circuito 1, integrado también por la parroquia El Junquito y

La Pastora, que es importante tanto para los candidatos por la circunscripción como para los diputados asignados por el voto lista nacional y regional de los partidos. Perder su apoyo no es una opción. Mas parece que los aspirantes a los curules del oficialismo olvidaron a la niña de los ojos de su comandante: Catia ya no es la misma mayoría de antes.

Hace cinco años la oposición consiguió ganarle al chavismo en Catia con una ventaja de 7,79 % de los votos, también en unas legislativas. Seis años después, esa ventaja podría ensancharse, dice Isbelia Vásquez*, pues en sus 60 años viviendo en Catia y 13 apoyando al Partido Socialista Unido de Venezuela y las ideas de Chávez, nunca había visto tanta apatía de parte de la gente de su tolda, de su zona. El ambiente electoral de campaña quedó sepultado por la desinformación. Papelógrafos y volantes son solo un recuerdo de tiempos pasados. Al menos en la avenida Sucre, donde ella vive, lo único que queda es el recuerdo de Chávez, porque de candidatos no conocen.

«No sé quién va por mi circuito, y aquí, que deberían poner un cartelón que diga ‘por este partido va este, y fulano de tal por el otro’, ni siquiera eso, ya ni en los periódicos como antes, nada. Yo voy a votar por un partido, no por una persona que digas que ya la oíste hablar o entiendes su pensamiento», se sinceró la señora Vásquez.

Cuando Carlos Andrés Pérez se estaba postulando por primera vez para la presidencia, era un goce, dice Isbelia. La euforia de la gente se sentía, todos sabían que él estaba en campaña. Y aunque este evento electoral es distinto, pues es de carácter legislativo, la propaganda electoral debería tener el mismo alcance.

«Antes los mismos candidatos visitaban los barrios, uno los podía ver así de frente, todavía cuando Chávez, pero ahorita ni de vaina. Yo me acuerdo que en tiempos de CAP, salía a la calle. Es más, hasta bautizó a un muchachito por aquí arriba. Después ni se acordó de nosotros, pero sí nos repartían papelitos, y uno iba a sus actos de campaña, te daban franelas, gorras», detalla la oriunda de la parroquia Sucre.

De las avenidas no pasan

El Consejo Nacional Electoral decidió mantener los mismos circuitos que se usaron en los comicios legislativos anteriores, aunque incrementó de 9 a 13 el número de legisladores del Distrito Capital —de forma irregular— y crearon una “lista nacional”. En total hay 20 candidatos distribuidos en 27 tarjetas partidistas, varias toldas hicieron alianzas y presentan a los mismos aspirantes. Pero tal parece que a mayor cantidad de candidatos, menor promoción de la oferta electoral.

El circuito 1 es el segundo más poblado de la capital y le corresponde escoger dos diputados, la misma cantidad que en 2015. Por el Gran Polo Patriótico se postulan el exministro de Juventud y Deporte Pedro Infante y Alexander Vargas, mejor conocido como el «Mimou». Esa dupla son los más vistos en algunos de los afiches que están en las avenidas principales de la parroquia, porque, cerro arriba no se ve ni un volante mal parado.

«Yo lo que he visto es un pendón de un tal Infante y un negrito chavista, en toda la principal. Ellos dizque son de la parroquia Sucre», dijo el señor Pedro Escala, quien comenta también que cerca de su casa, en la avenida El Cuartel, a veces pasa un camión con música alta entregando panfletos del PSUV, y otro camión que tiene los colores de Primero Justicia, «pero que no son los mismos».

Hasta su casa, a varias cuadras de la famosa Farmacia La Fe, no llegan los políticos. «Mi casa es muy metía pa’ adentro. Las campañas con los candidatos son más arriba, así que yo ni me entero». Así como él, también está la señora Vásquez, quien de hecho no sabía sobre la renovación de las máquinas de votación hasta que TalCual le consultó si sabía cómo era el funcionamiento de los nuevos equipos.

En un punto medio de la zona de ambos vive Marianela Blanco, en Gato Negro.  Ella también ignora quiénes son sus candidatos, pero como sólo tiene un televisor en el que Globovisión es el único canal que le agarra señal, y a la única que promocionan es «a una niñita de Acción Democrática, que ni siquiera me sé el nombre», por ella va a votar. Esta vez, aunque sabe que hay otros candidatos del chavismo, su voto no irá por ellos.

Blanco fue a «curiosear» a uno de los primeros eventos de campaña que hizo Jorge Rodríguez en la parroquia. A cuatro cuadras llaneras de su casa fue el dirigente oficialista, y aunque no escuchó muy bien lo que dijo, porque estaba más pendiente de actualizar agenda con sus amigas de la zona que de escuchar sus propuestas, dice que en el acto no había más de 30 personas.

«Eso fue ahí en el Raúl Cuenca, la cancha de Cutira a la que fue Jorge Rodríguez y Pedro Infante durante los primeros días de campaña electoral. Ahí no más había como 30 personas que escasamente llenaban una de las gradas de ahí. Más llenan los muchachitos cuando van a jugar pelotica de goma. A mucha gente de los consejos comunales las mandaron a ir obligada», cuenta la señora de 50 años.

Cuando Caldera también quería ver otra cara

Si bien las elecciones del 6 de diciembre son unas parlamentarias, para el momento en que Hugo Chávez tuvo cabida en el poder, el bipartidismo, la riña entre Acción Democrática y Copei estaba ruda, comentó doña Isbelia.

Por eso, por querer ver una cara nueva, aunque al final terminase en más de lo mismo – engaños y promesas incumplidas-, votó por el chavismo.

Esa misma razón es la que ahora la hace querer salir a la calle: sed de cambio. El sólo escuchar «sal a votar» en la radio, promovido desde el PSUV, o escuchar a Guaidó diciendo «no salgas, es una farsa», empujan a la señora de 60 años moverse a su centro electoral este domingo, y participar en unos comicios que ni siquiera tendrán validez internacional, pero que para ella, sin duda, son la manera de mejorar al país.

«Vimos cómo ganó toda una asamblea constituyente llena de puros chavistas, y ni en mi casa ni en el país cambió algo. Vimos cómo ganó toda una asamblea llena de opositores y tampoco pasó nada. Por lo menos yo, aunque estoy incierta  de por quien votar, igual voy.  Y además,  si tú no vas igual ellos te ponen, prefiero ir a rellenar mi espacio y buscar de meter a alguien más en la Asamblea que por lo menos le lleve la contraria a los dos», confesó.

Isbelia cree que el chavismo y el «guaidocismo» serán eternos hasta que uno termine tomando el lugar del otro. A pesar de que no apoya a Maduro, hay otros líderes políticos de su mismo círculo a quienes ella «ama», y que también eran de la cúpula de Chávez en su momento. Diosdado Cabello, por ejemplo, a quien, pese a la devoción que le tiene como persona, reconoce que como político es «tremendo loco, como Iris Varela, pues».

A los 60 años ya no le pueden meter gato por liebre a la señora Vásquez,  ya ha visto bastante de las gestiones políticas. «Además, aquí mandan los colectivos, los tupamaros y los que tienen donde agarrar. Por eso, mi lema de vida es: Chavista de por vida, madurista jamás, opositora nunca.»

Candidatos del circuito 1 de Caracas

(parroquias Sucre, La Pastora y El Junquito)

Gran Polo Patriótico

Pedro Infante y Alexander Vargas

PCV

Trina Mijares y David Raúl Daniel

Unión Progreso

José Ramón Zacarías y Yeraldine Cedeño

Pro Ciudadanos

Martha Urbina y Leo Omar Requena

Movimiento Prosperidad Democrática

José Gabriel Leone y Carmelo Grasso Gómez

Alianza de Venezuela Unida, Primero Venezuela, Voluntad Popular, MAS, Movimiento Ecológico y Movimiento Caracas

Simón Mora y Ciro Dolores Guerrero

Partido Soluciones

Irwing Ríos y Alexandra Beatriz Seco

Alianza Democrática

Carlos Melo y Ámbar Arias

UPP89

Fernando Serrano y Virginia Vezga de Herrera

Nuvipa

Eglish Reyes y César Ramos

- Advertisment -