Reportajes y Especiales

Ornamentos litúrgicos de Palmira para la beatificación del primer laico

29 de abril de 2021

1.522 vistas

José Luis Guerrero


En el taller de Rosa Uzcátegui se respira mucha tranquilidad. (Foto/Alejandro Bautista)

Parte de los ornamentos litúrgicos que usarán los sacerdotes en la ceremonia de beatificación del doctor José Gregorio Hernández, el próximo viernes 30 de abril, fueron elaborados en Palmira, municipio Guásimos. Los responsables del trabajo son Rosa Uzcátegui y Sergio Saavedra.

80 casullas, 80 cíngulos, 80 escapularios con la imagen bordada del beato venezolano, así como varias albas, son parte de lo que en corto tiempo, entre el Jueves Santo -1 de abril- y el lunes 26 de abril, se permitió elaborar en este taller de la calle 1 de Palmira.   

Es un trabajo artístico de alta costura, donde se cuidaron todos los detalles, desde la selección de las telas, hilos de seda y demás materiales a utilizar, hasta cortes perfectos y acabados de primer orden en cada una de las piezas a vestir, que serán vistas por millones de personas durante la ceremonia que será transmitida en cadena nacional.

“El sacerdote, al momento de cualquier actividad religiosa se viste  con su ropa normal, luego se reviste para oficiar la misa  y usa el alba, una especie de túnica, que significa pureza; lleva  a la cintura el  cíngulo  (de varios colores y se usa de acuerdo a la fecha litúrgica del año, blanco, dorado o beis es para pascua, por ejemplo), significa sacrificio  y en esta ocasión es dedicado al beato; lleva en el cuello, como una bufanda, la estola”, explica Rosa Uzcátegui, con amplio conocimiento sobre esta materia. 

En la ceremonia de beatificación, los sacerdotes llevarán casulla, una pieza de tela alargada con una cobertura central para pasar la cabeza, no tiene mangas, y cae por delante y por detrás en dos partes iguales redondeadas, de finas telas y acabados. “Significa la solemnidad, es la dignidad que lo envuelve durante  la realización de su misterio y que le invita a estar a la altura del oficio que realiza”, agrega.

Sobre esta casulla va el escapulario, prenda de vestir por la cual el religioso introduce la cabeza. La tela  cuelga sobre el pecho y  la espalda de la persona. En este caso, fue elaborada en bordado con la imagen oficial de José Gregorio Hernández. Se le ve de pie, vestido como médico, y tiene su rosario.

“Es el ornamento que le da solemnidad al acto llevado por los obispos y los pocos sacerdotes  invitados”, aclara.

La imagen enviada de Caracas fue digitalizada para el proceso de bordado en máquinas computarizadas. (Foto/Alejandro Bautista)

El diseño fue creado en la Arquidiócesis de Caracas por el cardenal Baltazar Porras. Es la imagen oficial  para la beatificación. “Ellos la enviaron a Palmira, se digitalizó y se procedió a bordar. Ha sido un trabajo intenso, pero de mucho orgullo para el equipo responsable de hacerlo”, dice la señora Uzcátegui.

Desde hace más 30 años destacan por sus bordados en los ornamentos religiosos. Allí se elaboraron las casullas con el escapulario para  los 90 años de la Diócesis de San Cristóbal. “Es una prenda que la utilizan cuando se reúne todo el clero en actividades especiales, como la misa crismal, la muerte de un sacerdote, la fiesta del Santo Cristo, con vigencia de 10 años”, expresa.

—¿Cómo se sienten al asumir este trabajo para la ceremonia de beatificación?

— Aquí hay un grupo de hermanas de una congregación religiosa, en Patiecitos, que también hacen ornamentos. Nosotros, gracias a las bendiciones de  Dios, ya somos una fábrica. También está la señora Josefina, en Palmira, que hace este trabajo. Para nosotros es un honor, una bendición el haber hecho estas prendas de calidad, con mucha responsabilidad.

Equipo a 22 manos

Elba Silva, confeccionó casullas y estolas; Rosa Aguilar, se especializa en camisas Cleriman; Emperatriz Vivas al frente de varias actividades, junto a la señora Rosa Uzcátegui. (Foto/Alejandro Bautista)

Seis mujeres, que suman doce manos, asumen diversas tareas en el delicado taller. “Son las manos derechas de esta obra”, dice la jefa.

Elba Silva confeccionó casullas y estolas; Rosa Aguilar se especializa en camisas Cleriman; Emperatriz Vivas al frente de varias actividades; Sandra Ayala, en las casullas y albas;  Neida Garzón corta todas las telas para los diseños; Leila Sanabria aporta sus conocimientos en todo el proceso.

Se suman otras seis manos, que ahora son 18: José Alejandro Quintero es quien digitaliza; los hermanos Jeremy y Stefany Chacón forman parte de equipo de apoyo. Las otras cuatro manos son las de Rosa y Sergio. 

José Alejandro Quintero, junto a los hermanos Jeremy y Stefany Chacón, en su área de trabajo. (Foto/José Luis Guerrero)

El resguardo del taller

En medio de las hermosas telas importadas desde México y Colombia, destaca una máquina de coser Singer. Sirve de mesa para mostrar la fotografía de Ana María de Uzcátegui -madre de la dueña del taller de bordado-, junto a las imágenes  de la Virgen de Guadalupe y Nuestra Señora del Buen Consejo. Hay espacio para la Bandera Nacional, la fachada de una iglesia y hojas de ramo bendito.

“Cuando mi mamá y mi papá eran novios, Ana María de Uzcátegui y Emilio del Carmen Uzcátegui, por el año 1939, mi papá compró una rifa y se ganó una máquina de coser Singer. Es esta. La tengo guardadita. Nosotros fuimos 12 hermanos, yo soy la menor, todos aprendimos a coser en esa máquina. Mi mamá resguarda el taller”, relata.

Los primeros pasos

Rosa Uzcátegui recuerda su primer trabajo de bordado. “Fue un mantel para la iglesia La Ermita, confeccionado hace más de 30 años. Luego hice otro mantel para el Seminario Franciscano”.

Cuenta que hay ornamentos de su elaboración en Yugoslavia, Pakistán, México, Colombia… “Por América del Sur y del Norte”, expresa. Los ha visto en novelas de la televisión colombiana. Ella está orgullosa de su trabajo.

Las casullas y escapularios

Sobre la mesa de trabajo, parte del material ya embalado. Ya debe estar en Caracas. (Foto/Alejandro Bautista)

Para el próximo domingo, dos de mayo, día de consagración del templo San Lucas como Santuario Diocesano, en el hospital del Seguro Social también elaboraron cuatro casullas, con sus respectivos escapularios.

Serán usadas por los monseñores Mario del Valle Moronta, obispo de la Diócesis de San Cristóbal; Juan Alberto Ayala, obispo auxiliar de la Diócesis de San Cristóbal, y Luis Alfonzo Márquez, obispo emérito de Mérida, junto al sacerdote Enmanuel Chacón, quien será el rector del Santuario Diocesano.

“Son cuatro escapularios para la fiesta de consagración. El diseño de frente muestra al doctor  José  Gregorio Hernández en su rama científica, con su libro, el microscopio y el  estetoscopio;  abajo lleva el diseño eucarístico con la eucaristía y la bandera de Venezuela. Por la espalda va el diseño de la Virgen de Coromoto, orquídeas, además de un monograma que significa María, con tres orquídeas”, declara la señora Rosa al mostrar el trabajo.

¡Quieres recibir el periódico en la puerta de tu negocio!

1 Mes

  • 3 Ejemplares semanales
  • Entrega gratis (Delivery)
  • Aviso impreso 2×5
  • Descuento del 5% en publicidad Digital
  • Osequio de Instagram
    1 Post 1 historia

Mensual
54.000 Cop

Pago único

Suscribirse

3 meses

  • 3 Ejemplares semanales
  • Entrega gratis (Delivery)
  • Aviso impreso 2×5
  • Descuento del 10% en publicidad Digital
  • Osequio de Instagram
    1 Post + 1 historia
  • Descuento del 5%

Mensual
51.300 Cop

Pago único

Suscribirse

6 meses

  • 3 Ejemplares semanales
  • Entrega gratis (Delivery)
  • Aviso impreso 2×5
  • Descuento del 20% en publicidad Digital
  • Osequio de Instagram
    2 Post + 1 historia
  • Descuento del 5%

Mensual
48.600 Cop

Pago único

Suscribirse