miércoles 26 enero, 2022
InicioReportajes y Especiales“Pipo” Armando Vivas de Reportero Grafico a profesor universitario formador de periodistas

“Pipo” Armando Vivas de Reportero Grafico a profesor universitario formador de periodistas

798 views

Periodista, Licenciado en castellano y literatura, y  reportero gráfico con más de 51 años de actividad profesional, Pipo Vivas recuerda episodios poco comunes de su largo y dilato transitar por el mundo del reporterismo, entre ellos tres acontecimientos que le correspondió vivir durante su estadía, por ocho años, en Diario de La Nación

 


 

Armando Hernandez


Mas de cincuenta años de actividad profesional es la mejor carta de presentación de José Armando Vivas Velasco, destacado y experimentado reportero gráfico, que ha cumplido durante el trascurrir de su carrera, con las mas variadas actividades, que van desde el reporterismo de calle, hasta labores institucionales y funciones docentes en la Escuela de Comunicación Social de la Universidad de Los Andes, donde se desempeña, desde hace 37, como formador de periodista.

Armando Vivas, mejor conocido como Pipo, también tiene en su haber una larga trayectoria como dirigente gremial, y fue fundador, junto a un destacado grupo de fotógrafos de prensa, en el año 1973, del Círculo de Reporteros Gráficos de Venezuela, organización que ya existía en Caracas desde 1943 y buscaba la manera de extenderse a nivel nacional. Vivas, confesó el pasado 6 de Mayo, dia del Reportero Gráfico, su decepción por la crisis que afecta el gremio, por el cual tanto ha luchado, y critica a sus actuales dirigentes por haber perdido la brújula y hacer que los agremiados marcaran distancia, por no estar de acuerdo con la manera como llevan las cosas.

Inicio en el diarismo

Vivas recuerda sus inicios y el trajinar diario por las diferentes fuentes, en busca de la noticia gráfica. En estos menesteres se debe tener presente, que aun cuando el trabajo entre el  redactor y el fotógrafo debe tener coincidencia, corresponde a este último conseguir la gráfica oportuna y adecuada para ilustrar la noticia con todos los elementos técnicos y noticiosos. Esto lo sabía desde sus inicios, el ahora profesor de periodismo gráfico, que desde un primer momento se ocupó de cumplir debidamente, con los cánones y exigencias de tal actividad.

Nos cuenta de sus inicios en el año 1969, en el Diario Vanguardia, bajo la exigente dirección del maestro de periodistas, Tiberio Martínez Jaimes, para luego pasar al decano de la prensa Tachirense, Diario Católico y tras breves estadías en las corresponsalías de El Universal y Cadena Capriles, en 1972 llega a Diario de La Nación, donde permanece por espacio de ocho años. Pipo decide incursionar en el periodismo institucional e ingresa al Ministerio de Salud. Este reportero grafico, periodista y dirigente gremial, licenciado en castellano y literatura, con seis semestres de Comunicación Social cursados en la Universidad Central de Venezuela, inicia su carrera como profesor universitario, cuando por iniciativa del profesor Ramón González Escorihuela, asume la cátedra de fotografía.

Cambios tecnológicos

Armando Vivas nos habla de sus inicios en la Escuela de Comunicación Social de la Universidad de Los Andes, cuando los aspirantes a periodistas recibían formación en materia de fotografía a través de los métodos tradicionales de revelado y copiado, en el denominado cuarto oscuro de un laboratorio. Era en la antigua sede de La Concordia y en el inicio de la carrera, acota luego. La fotografía a blanco y negro, a color, las técnicas, el manejo de la cámara, enfoque, profundidad de campo, exposición y muchos temas mas, formaron parte de la formación que debía seguir el estudiante. Pero con el correr del tiempo, las cosas cambiaron y casi sin aviso, los familiares y tradicionales equipos, se volvieron obsoletos y quedaron relegados ante la nueva tecnología que dio un vuelco al reporterismo gráfico.

Los cambios fueron abismales y los tradicionales procesos químicos fueron cambiados por la fotografía electrónica y digital, que permitían la inmediatez en el trabajo gráfico. Los equipos cambiaron, las técnicas cambiaron, las imágenes cambiaron, ocuparon espacio en las Redes Sociales  y la universidad se vio en la necesidad de adaptarse a esos cambios y formar a los alumnos con base al nuevo proceso tecnológico, explica.

Armando Vivas se siente satisfecho de su  peregrinar por la ULA, donde aun se mantiene, tras 37 años de actividad. Fue fundador de la Escuela de Comunicación y no olvida la emoción de sus primeros momentos con los alumnos de lo que seria la primera promoción y cuyos nombres recuerda  con claridad. -Fue sangre nueva, gente nueva, para el periodismo de entonces-.

Asi mismo dice que existen otros factores de diferentes ordenes, que también han traído cambios puntuales para el periodismo, no solo para el reporterismo gráfico, sino para el  periodismo en general, y la universidad ha asumido con éxito estos retos, dotando  a sus alumnos de los instrumentos adecuados para enfrentar cada una de estas situaciones.

Tres experiencias excepcionales

Nuestro entrevistado dice que es necesario obtener la noticia a como de lugar y recuerda tres hechos puntuales que le correspondió vivir durante su desempeño como reportero gráfico en Diario La Nación.

Uno de ellos, el más conocido tiene que ver con un robo, que dos hombres en motocicleta y armados de pistolas cometieron en el área de administración del Hospital Central de San Cristóbal, de donde cargaron con el dinero de la nomina. Al momento de escapar uno de los ladrones efectuó disparos para amedrentar y estos llaman la atención de Armando Vivas, que iba arribando a su lugar de trabajo y logra captar una secuencia fotográfica donde se observa a los dos ladrones al momento de escapar con el botín.

Estas graficas en exclusiva, para Diario de La Nación, dan lugar a un lio tremendo, con la participación de policías, Fiscales del Ministerio Publico, Jueces y por supuesto directivos y trabajadores del diario que hasta fueron detenidos por corto tiempo.

Cuando las autoridades supieron que había fotos del asalto en pleno desarrollo, una comisión de la entonces Policía Técnica Judicial, se trasladó a la sede de La Nación con la finalidad de confiscar los negativos y las fotografías, pero ante la negativa del editor Jose Rafael Cortés de entregarlas, los funcionarios solicitaron la presencia de Fiscales del Ministerio Público y un Juez Penal, para declarar el material fotográfico como evidencia, sujeta a reserva de sumario, que tampoco fue acatada por los directivos del diario.

El reportero Armado Vivas, y algunos periodistas, fueron detenidos por minutos, acusados de desacato y obstruccion a la justicia.

En tanto el derecho a la información, la libertad de expresión  y la propiedad del material, fueron esgrimidas por José Rafael Cortes, para detener la pretención oficial de decomiso, que al final no prosperó a causa de la presión pública, puesto que el incidente fue dado a conocer por las diferentes emisoras de radio y numerosos sectores de la vida regional se solidarizaron con La Nación.

Se logró un arreglo. Diario La Nación conservaría los negativos y a cambio entregaría a las autoridades un juego de fotografías. No detendría la publicación del material en la edición del dia siguiente. La policía tan solo contaba con horas para identificar y detener a los atracadores, lo cual lograron en la madrugada, apenas horas antes, que la edición reseñando el caso, saliera a la calle.

Vivas recuerda otro caso ocurrido en Rubio durante una feria, cuando el entonces presidente, Carlos Andrés Pérez, estaría en el acto de elección y coronación de la reina, acto que no pudieron cubrir porque un problema de tráfico les impidió llegara tiempo.

“Iba con el señor Cortés y cuando llegamos a la plaza de Toros de Rubio, ya todo había pasado, de manera que no teníamos otra alternativa que acudir al baile de la reina, en uno de los clubes de la ciudad, donde también estaría el presidente Pérez. Aprovechamos la amistad que había entre el editor y el primer mandatario nacional, para ingresar al lugar y yo, deseoso de  obtener la foto de la coronación, para publicar en el diario, le pedí a Cap. que hiciera una especie de simulacro, a lo cual accedió y así logramos nuestro cometido”, cuenta Vivas.

El tercer caso, de una cadena de hechos extraordinarios que le correspondió vivir, ocurrió en el Rio Arauca y casi le cuesta la vida. Acudí a Arauca para cubrir una cumbre presidencial con la asistencia de los presidentes Carlos Andrés Pérez, por Venezuela; Alfonso López Michelsen, por Colombia y Omar Torrijos, por Panamá, evento que concluso sin una declaración oficial. En el esfuerzo por conseguir la mejor fotografía, Armando Vivas cayó al tumultuoso Río Arauca, donde estuvo a punto de morir. En ese accidente perdió su equipo de fotografía, pero logró mantener gráficas sobre el evento, pues había tomado muchas fotos y los rollos los había guardada en una especie de chaqueta. Por eso se salvaron.

Dirigente gremial

Armando Vivas habla sobre la creación del Círculo de Reporteros Gráficos de Venezuela, que en el estado Táchira se fundo en el año 1974, según acta constitutiva con su firma, que muestra. Formo parte de la primera junta directiva y a partir de ese momento, no ha detenido su trabajo gremial, ocupando diversos cargos, incluyendo el de secretario general seccional.

Habla de los logros de los reporteros gráficos en el Táchira, que son muchos, y de la celebración de importantes eventos, incluyendo la IV Convención Nacional con la participación de mas de 120 delegados de todo el país, y la asistencia de Eleazar Díaz Rangel, en representación de la directiva nacional, del Colegio Nacional de Periodistas, de la cual era Secretario General.

Pipo Vivas dice que pese a la formación que los nuevos periodistas reciben, en materia de fotografías y audiovisuales, realmente son pocos lo que  se han dedicado al reporterismo gráfico. Considera que esto se debe a los bajos salarios, que no satisfacen las necesidades y no son atractivos para un profesional. Como contrapartida  observa que los periodistas se han ido haciendo fotógrafos y asumen ésta responsabilidad obligados por las circunstancias, muchos de ellos utilizando sus teléfonos celulares.

Así mismo considera como pocos los agremiados que permanecen en el campo laboral a causa de la misma razón de salarios y porque muchos medios impresos, afectados por la crisis, se han visto obligados a bajar la Santamaría. Esto ha resultado perjudicial porque hay quienes consideran que cualquier imagen de  WhatsApp o internet, es suficiente para ilustrar una información. Existen pocas empresas que cuenta con equipos de reporteros gráficos con conocimientos adecuados sobre las técnicas y la noción de la noticia, respaldados por el gremio en sus funciones de comunicadores sociales. Hay casos, en que tales funciones quedan en manos de personas, sin formación ni conocimientos de lo que es el reporterismo gráfico.

Ya para concluir hace referencia, con no disimulada contrariedad, sobre la situacion que atraviesa el Circulo de Reporteros Gráficos, y dice, que con el transcurrir del tiempo, los dirigentes han ido desapareciendo y se requiere figuras de relevo. “Nuestra gente ha ido perdiendo el interés por el gremio y por quienes lo dirigen, puesto que han cometido errores y hasta pretendido cambiarle el nombre y afectar su identidad.

Hace un llamado a los miembros para que se sumen al trabajo gremial en beneficio de todos, para retomar la senda de la unidad y el progreso, para seguir siendo parte importante de los gremios que agrupan a los trabajadores de la comunicación social, tanto en nuestro país, como en el estado Táchira en particular.

 

.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

- Advertisment -