lunes 29 noviembre, 2021
InicioReportajes y EspecialesSacerdote lobaterense trabajará en el Vaticano

Sacerdote lobaterense trabajará en el Vaticano

1.876 views

El padre Johan José Pacheco Colmenares, oriundo de Lobatera, fue invitado al Vaticano para desempeñar una labor de comunicación en los principales medios informativos de la Santa Sede

Por Juan José Contreras Cárdenas.

El poder de Dios es grande y misericordioso. Una pequeña semilla, con el tiempo puede convertirse en un frondoso árbol, cuya copa pareciera que va a tocar el cielo. Asimismo, evolucionan sus hijos. Alguna vez, los primeros pasos de un niño singular se dieron en Lobatera y hoy es un sacerdote ligado a las comunicaciones del mundo moderno, ya que se convirtió en un portentoso profesional que ha sido llamado a la Santa Sede para laborar en los medios de comunicación del Vaticano. Se trata del padre Johan Pacheco, orgullo lobaterense, del Táchira y de Venezuela.

En una mañana luminosa, la misa dominical en la iglesia de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá, de Lobatera contó, como algunas otras veces, con la presencia del padre Johan Pacheco Colmenares en la homilía. Esta ocasión fue memorable, pues el párroco Melquiades Pérez comunicó a la feligresía la buena nueva, que el joven sacerdote, vinculado a los medios de comunicación de la Diócesis de San Cristóbal, sería parte de las comunicaciones en el Vaticano, fue llamado de la Santa Sede para servir en ese sentido.

“Quiero agradecer, por sus oraciones y por su cariño, siempre, al padre Melquiades, por su trabajo en la parroquia, y agradecer también a Dios por esta oportunidad de servirle a Él, a través de la iglesia, y al santo padre, en un servicio dedicado a los medios de comunicación, allá en el Vaticano”, explicó el padre Johan Pacheco a los lobaterenses en la iglesia, y detalló que la labor será a partir del 1ero de enero de 2022, en los medios de comunicación Radio Vaticano, su televisora, periódico, la agencia de noticias Vatican News y todas sus redes sociales.

Junto a su padres al momento de comunicar su servicio en el Vaticano en la misa /Foto Juan Contreras

Cabe destacar que la participación del padre Johan en los medios de comunicación del Vaticano será para difundir el mensaje del papa, las campañas de evangelización, y las noticias en general, a los países de habla hispana, tanto de Latinoamérica y de Europa, como España, también parte de Filipinas, y en algunas zonas de África.

Formación

El sacerdote, de 38 años de edad, en su infancia comenzó su vida académica en Lobatera, en el entonces preescolar “Ciudad de Carúpano”, allí cursó la primaria en la escuela homónima, luego el principio del bachillerato en el liceo “Dr. Francisco Javier García de Hevia” de su pueblo, para rápidamente incorporarse al Seminario Menor Santo Tomás de Aquino, donde hizo su bachillerato en Humanidades, y en el Seminario Diocesano estudió Filosofía y Teología.

El niño Johan Pacheco se convertiría en un sacerdote y comunicador social / Fotos cortesía de la familia Pacheco

Ordenado de sacerdote en el 2010, el padre Johan Pacheco realizó la carrera de Comunicación Social en la Universidad Cecilio Acosta. También estudió Educación, mención Filosofía, en el Instituto Universitario Eclesiástico Santo Tomás de Aquino. Cursó un Máster en Comunicación Eclesial en Roma, en la Pontificia Universidad de la Santa Cruz.

Ha trabajado en la oficina de Prensa de la Diócesis de San Cristóbal y actualmente es el director del Diario Católico del Táchira. También dirige trabajo de pastoral en la emisora Radio Natividad. Y a partir de enero del 2022, los medios de comunicación del Vaticano serán su entorno.

Vocación y comunicación

Como cualquier niño, estudiaba y jugaba, algunas veces béisbol, pero desde muy joven Johan Pacheco también fue cercano a la iglesia, acompañaba a su madre a misa, participaba en las actividades de la parroquia en Lobatera. Fue monaguillo, y recuerda gratamente momentos como las solemnes procesiones en Semana Santa o las misas de aguinaldo en diciembre. El testimonio de los párrocos, con los años, fue una inspiración que lo motivó a “encontrar el camino, como un llamado de Dios, de generar interés por el seminario, que fue un valor muy importante para fortalecer esa vocación”.

Comunicador social al servicio de Dios /Foto Prensa Diócesis de San Cirstóbal

Sobre la comunicación, el sacerdote expresó: “Creo que siempre me llamó la atención, se afianzó más en el mismo Seminario Menor, había incluso una experiencia de radio interna y desde allí hacíamos prácticas, estábamos en cuarto y quinto año, nos correspondía hacer guardias de radio, colocar música para los demás compañeros, leer noticias, hacer entrevistas, y de allí fue despertando ese interés por los medios de comunicación. Luego hice pastoral, iba a algunas emisoras, entre ellas Ecos del Torbes, de Palmira, de Rubio, diversas estaciones, para divulgar el mensaje”.

Lazos familiares

Para el sacerdote, su familia es muy relevante. Sus padres son sus pilares. Ender e Iris Pacheco criaron a tres hijos: Ender José, Johan José y Javier José. Personalidades distintas que parecen reafirmar que los opuestos se atraen, pues la unidad de los tres hermanos siempre fue notable. En todos los momentos, “La familia es importante, y para siempre”.

Con sus padres Iris y Ender Pacheco /Foto Juan Contreras

Johan Pacheco manifestó que para él, su papá y su mamá son extremadamente importantes, “Le doy muchas gracias al Señor por mis padres, porque me lo han dado todo, la vida a través de ellos, siempre han estado allí, con nosotros, dándonos la formación, acompañándonos, corrigiéndonos, motivándonos también en los momentos difíciles. Como en toda familia, hay dificultades, pero las hemos sabido afrontar con la ayuda de Dios y el tema de vivir el amor del Creador en el hogar”.

El señor Ender Pacheco está muy orgulloso de sus hijos, contento por el nuevo trabajo de Johan José en el Vaticano, “Con su vocación también nos cambió la existencia a nosotros, el modo de vida que uno llevaba antes. Él nos trajo muchas cosas, sobre la espiritualidad, fuimos conociendo más a Dios y el porqué estamos en este mundo, nuestra responsabilidad como cristianos”, comentó.

Por su parte, la señora Iris Colmenares lo recuerda: “Siempre fue un niño tranquilo, obediente, muy dado a todas las cosas de la casa”. Las lágrimas de esta madre tienen dos orígenes: por un lado, la alegría y, por el otro, el dolor de la partida de uno de sus hijos, “Tengo el corazón como chiquitico, pero muy feliz, de que seamos la familia elegida, que hayan llamado a Johancito al Vaticano. Que el Espíritu Santo lo ilumine para que haga un buen trabajo, para la gloria de Dios”.

Johan Pacheco junto a sus hermanos Javier y Ender /Foto cortesía de la Familia Pacheco

El padre Johan define la unidad con sus hermanos como una amistad cercana, con compañerismo y fraternidad. La familia también creció para el sacerdote efectivamente de la mano de sus hermanos, con sus cuñadas Yorli y Yureisy, y con un integrante muy especial y que saca una sonrisa a todos los Pacheco, su pequeño sobrino Juan Diego.

Formación académica junto a sus seres queridos / Foto cortesía de la familia Pacheco

Ender José, el mayor, compartió: “Mi hermano siempre ha sido una persona disciplinada, con una pasión muy grande, hace lo que le gusta, ejemplo de ello fue la atención al llamado que le hizo Dios, para su preparación, para su misión sacerdotal. Desde niño ha tenido una pasión muy grande hacia la comunicación social”. Destacó el orgullo que siente por él.

De igual manera, el menor, Javier José, denota alegría en el tono de sus palabras por su hermano comunicador y comentó: “De verdad, es un momento muy emotivo, es un orgullo para mí, para mi familia, para el pueblo lobaterense, para el estado Táchira, saber que un hijo de nuestro pueblo Lobatera va a formar parte del Dicasterio de Comunicación de la Santa Sede, del Vaticano. A mi hermano Johan Pacheco, le deseo el mayor de los éxitos, que Dios siga derramando bendiciones sobre él”.

Durante la misa en la iglesia de Lobatera /Foto Juan Contreras

Finalmente, el padre Johan Pacheco hizo una invitación: “Para seguir adelante hay que fortalecer nuestra fe, no solamente decirlo o colocarlo como una frase motivacional, sino vivir propiamente la fe, en Dios, en la Iglesia católica, tener la esperanza siempre en el Señor”, y también reafirmó el valor de la familia, que “nos acompaña en todo momento y donde estemos”.

Del niño que iba a misa con su mamá, al sacerdote de los medios de comunicación. Se abre una nueva etapa en la vida del padre Johan Pacheco, para que el mensaje, con él como intermediario, sea difundido hacia otras latitudes y culturas. Se reitera, el poder de Dios es grande y misericordioso.

- Advertisment -