martes 28 septiembre, 2021
InicioReportajes y EspecialesSe multiplica el trabajo ante el déficit de enfermeros

Se multiplica el trabajo ante el déficit de enfermeros

271 views

 El director del Hospital Central, doctor ‘Tito’ Zambrano, aseguró que hacen falta muchas enfermeras. “Tenemos 380 y se necesitan 1.200. Ese déficit es muy alto. Resulta difícil atender con calidad a los pacientes covid-19.  Afortunadamente, no hay picos graves”


Por Nancy Porras


Poco importa el tiempo. Su salud no ocupa el primer lugar. Luchan contra la muerte. Muchas veces, durante la guardia lloran de impotencia. Utilizan su ingenio a la hora de no contar con insumos y medicinas. Su sueldo no les alcanza, y cada día son menos. 

Hoy enfrentan la incertidumbre y el miedo de ir a trabajar por el contagio de covd-19, que puede ser mortal, y además llevarlo a su casa, más si se toma en cuenta que hoy la organización Médicos Unidos habla de 111 enfermeros fallecidos por la covid-19.

Se trata de las enfermeras y  enfermeros, profesionales de la salud que no se rinden en medio de la crisis económica y de salud. 

Yolanda Quintero, como todos sus compañeros son almas de blanco que luchan a diario por la salud de todos.

En la actualidad, uno de los aspectos que más preocupan a la humanidad es el déficit que se presenta de este personal, indispensable para aplicar tratamientos médicos en medio de la pandemia, hecho que hace que su ausencia cada día se note más. 

Contextualizando esta situación en Venezuela, y en particular en el Táchira, se puede decir que no hay un establecimiento de salud donde no haga falta el personal que siempre se ha caracterizado por vestirse de blanco. En estos momentos, el 84 % de los enfermeros y enfermeras consideran que no ha habido personal suficiente para la atención sanitaria.

Iraima Guerrero, coordinadora regional de Enfermería del estado Táchira, explicó que actualmente en el estado Táchira se cuenta con un total de 1.136 enfermeras en la red hospitalaria y en la ambulatoria 649, para un total de 1.785 profesionales de la enfermería activas.

Cada día son menos… 

En uno de los espacios donde más se observa la falta de personal de enfermería es el Hospital Central de San Cristóbal, donde en las guardias deben atender hasta 30 pacientes.

Un ejemplo de ello es el Servicio de Traumatología del Central, con 40 camas, donde en oportunidades hay solo una enfermera o enfermero por turno y para el piso, que implica tres alas. Solo se cuenta con dos profesionales, donde mínimo deberían ser 16 para este servicio, cuatro para cada turno o guardia, dijo el doctor Gustavo Uribe, jefe de Traumatología.

En Emergencia de Traumatología están habilitadas 20 camas. Comparten el área de neurotrauma, y cuando aumenta la demanda de pacientes utilizan camillas.

Por la ausencia de enfermeras, han bajado los turnos quirúrgicos que se hacen a diario en este centro de salud, afectando de manera importante a Traumatología y Neurocirugía.

A gritos piden personal 

Durante la gestión del doctor Leonardo Contreras, como director de este hospital, se reconoció -sin precisar cifras- el déficit de personal de enfermería en Emergencia y otros servicios.

Una vez llegó la pandemia, se necesitaron más enfermeras en cuidados intensivos. En principio se  habilitaron 13 camas para los pacientes con  covid-19. Lograron incorporar 15 enfermeras para el área quirúrgica y la Emergencia, pero igual se notaba el déficit.

El director del Hospital Central, doctor ‘Tito’ Zambrano, aseguró que hacen falta muchas enfermeras. “Tenemos 380 y se necesitan 1.200. Ese déficit es muy alto. Resulta difícil atender con calidad a los pacientes covid-19.  Afortunadamente, no hay picos graves”, expresó.

“Cirugía y Medicina Interna son servicios que deberían tener cinco enfermeras. Lamentablemente, hay una sola para atender a todos los pacientes”, declaró Melquiades Delgado, presidente de Fetratáchira y enfermero del Hospital Central.

Ante la falta de enfermeras, los familiares administran tratamientos que retrasan la recuperación de los enfermos, porque no hay quien supervise, sostuvo Auxiliadora Jaimes, quien tiene a un familiar hospitalizado en Ginecobstetricia.

¡Qué tiempos aquellos! 

En el Hospital hay un déficit de 1.500 enfermeras.  Hoy cuenta con 354, para los pisos del 1 al 10, y los cuatro turnos, mañana, tarde, noche y el de la noche siguiente, estimó Delgado.

 —¿Esto quiere decir que hay servicios que se quedan sin personal de enfermería? 

—Sí, dos servicios se quedan sin enfermeras. En el 2011 la nómina de este hospital era de 6.700 trabajadores, pero a la fecha solo cuenta con 1.150 empleados. Estos trabajadores se mantienen, redoblan guardias y laboran en un servicio por más de 24 horas; esto no es humano.

Aseguró que han llegado profesionales a buscar trabajo, pero cuando les informan que el salario será dentro de poco de 10 millones de bolívares, se van. “¿Quién va a laborar así?

 “Siempre he dicho que aquí vienen a trabajar por vocación de servicio o por sensibilidad humana, no por un salario, porque lo que ganan en un mes solo alcanza para pagar cinco días de pasaje”, refirió.

La covid-19 llega a una Venezuela con un déficit de enfermeras, que ya tiene casi veinte años, pero poco a poco se hace mayor.

La Organización Mundial de la Salud establece que  debe haber al menos 1 enfermera por cada 250 habitantes. Se calculó que Venezuela tenía 1 enfermera por cada 880 habitantes en 2001. Hacían falta 70.583 enfermeras adicionales para cumplir el estándar. El déficit era de 71,60 %.

Por debajo de las exigencias  

Para 2018, según los últimos datos disponibles en Venezuela, había 1 enfermera por cada 1.062 habitantes. El déficit de personal era de 76,46 %. Se requerían 88.348 enfermeras más para alcanzar el estándar propuesto por la OMS.

Según la enfermera Inés Durán, antes de la pandemia atendía cerca 30 pacientes durante un turno en Emergencia, cuando la relación debería ser de 3 pacientes, y en algunas ocasiones ameritan 3 o 4 enfermeras por paciente, según la gravedad del cuadro clínico.

En el área covid-19 del Hospital Central, estima Delgado, se tienen tres enfermeros por guardia, es decir nueve, entre ellos enfermeros intensivistas. Esta atención ha mejorado gracias a la atención del personal de  la Fundación Juan de Dios, que recibe mejores condiciones salariales.

Tabulador de sueldo 

El tabulador de sueldo de las enfermeras se rige de acuerdo con su grado de instrucción, experiencia y tipo de cargo; no obstante, el deterioro del sueldo ha sido dramático.

A mediados del año 2018, las enfermeras con el escalafón más alto ganaban el equivalente a 1,04 dólares mensuales y 0,47 centavos de dólar para el escalafón más bajo. En abril de 2020, el sueldo más alto al que podía aspirar una enfermera era de 6,02 dólares.

Segundo frente 

Ante los bajos salarios, la mayoría de enfermeras está sobreviviendo por un segundo trabajo. Sin embargo, algunas resolvieron dejar de ejercer de manera definitiva.  Están elaborando tortas, vendiendo chucherías, cigarrillos, en la calle. Ahora pertenecen al mundo de los comerciantes informales. 

Ante la emergencia causada por el covid-19 y la ausencia importante de enfermeras,  se hizo un llamado a las jubiladas, pero su situación es similar a la del personal activo y la convocatoria no tuvo la respuesta esperada.

Faltando unos días para la llegada del covid-19 al país, Maribel Osorio, directora de la Escuela de Enfermería de la Universidad Central de Venezuela (UCV), organizó una charla, cuyo fin era exhortar al personal de enfermería.

Panorama sin esperanzas 

El personal de enfermería tiene que estar preparado para hacer frente al coronavirus”, exhortación que buscaba hacer reflexionar, pero con los sueldos tan bajos y exponiendo la vida, es difícil que el enfermero acepte volver a los recintos de salud.

También se esfuman las esperanzas de contar con personal de enfermería recién formado y a esta conclusión se llega luego de analizarse las estadísticas.

En 2008 había 1.752 estudiantes y hubo 368 egresados. En 2019 estaban inscritos 443 alumnos y se graduaron 83. En 2020 solo formalizaron su inscripción 374 estudiantes en la UCV.

Los estudios de licenciatura en Enfermería duran cinco años. Cuando se completan seis semestres son técnicos superiores.

Desde 2017 hasta 2019, hubo 911 solicitudes de títulos, notas certificadas, pensum y programas de estudio, petición cuyo fin es ejercer en el extranjero.  

Existe la ventaja de que muchos países solo exigen cierto nivel del idioma y algunas certificaciones. Las traducciones de los documentos las realizan los propios consulados.

Nuevas tendencias 

Hay una tendencia de la nueva generación de enfermería a trabajar a domicilio.

En cinco o seis horas de trabajo consiguen lo que el escalafón más alto de enfermería puede ganar en dos o tres meses de trabajo en un hospital.

“Antes todas las enfermeras y enfermeros estábamos en los hospitales, pocos hacíamos cuidados domiciliarios”, contó Aura Carvajal.

Ahora es distinto -aseveró-, se cuida a los pacientes en su casa, y con lo del covid-19 más; no obstante, todos cobran en dólares, un turno vale 70 dólares, y en muchas clínicas las enfermeras covid-19 trabajan aparte.

Los hospitales se están quedando sin gente”, dijo Leonardo Sanabria, quien hace dos meses se complicó por covid-19 y en los primeros quince días fue atendido por enfermeros en su casa; “había que pagar en dólares a la enfermera y apartar para cancelar en divisas los medicamentos y el oxígeno”.

- Advertisment -