jueves 16 septiembre, 2021
InicioSalud“En declive los casos covid-19 en el Hospital Central”

“En declive los casos covid-19 en el Hospital Central”

723 views

La falta de transporte es uno de los problemas más fuertes que vive a diario el Hospital Central.  


 Nancy Porras 


“Siguen en declive los casos covid-19 en el área de hospitalización del Hospital Central. El jueves pasado había 62 y este viernes 66 pacientes, pero eso no significa que vayan a subir nuevamente las cifras, sino que forma parte del comportamiento normal de todo tipo de enfermedades infecciosas, contaminantes”, consideró la doctora Mohevia Sosa, directora del primer centro de salud del estado.

El doctor Freddy Gálviz asumirá dirección del Hospital Central

Sosa declaró que la meseta como tal no se va cumplir exactamente, pero se puede decir que ya se trata de ir a un aplanamiento de la curva. “Los  números, hasta hace una semana, estaban bastante elevados, debido a que la gente no cumple con las medidas de bioseguridad, no se cuida, van a consulta, los mandan para su casa y no cumplen las indicaciones, sobre todo los jóvenes”, aseveró.

Aclaró que las pruebas PCR se han aplicado a un importante número de pacientes, pero el problema está en que los resultados tardan mucho en llegar.

“Las bolsas para los cadáveres no han llegado. Se inició un estudio de los números en estos momentos y el número de casos en el área covid más bajo ha sido el del viernes, con 62 pacientes, cuando normalmente se trataban entre 90 y 95. El más alto fue de 105, y luego empezaron a bajar. Se espera la llegada de un contenedor desde Caracas. Vamos a ver qué nos trae”, expresó.

En medio de este escenario que vive el Hospital Central, la doctora Mohevia Sosa próximamente dejará la Dirección General para retomar la Dirección Médica.  Cuando aceptó este cargo advirtió que sería por poco tiempo. Alagó la dedicación y mística de la mayoría de los trabajadores. Una vez cumplida la misión, considera que fue una experiencia muy buena, aun cuando hay serios problemas.

—No era un secreto para nadie que yo quería irme, que estaba en el cargo de manera temporal. Asumí para responder a la confianza dada por la gobernadora, a quien le dije que solo sería por unos días. Era una experiencia que no quería vivir, en primer lugar, porque soy médico quirúrgico, anestesiólogo, pero acepté la Dirección Médica porque se trata de coordinar el trabajo con los médicos, especialistas, internos y residentes, más que todo, pero ya el hecho de asumir la Dirección implicaba otra serie de cosas de las cuales no tenía conocimiento— expuso a directora, nervio motor del primer centro de salud del estado.

Explicó que tenía que mantener contacto con las áreas de mantenimiento, seguridad, administración, depósito, cosas de las cuales no tenía conocimiento; sin embargo, la experiencia la calificó como muy buena.

Personal muy valioso 

—Aprendí mucho y he conocido gente muy valiosa. Cuando uno está en sociedades diarias se enfrentan situaciones como: “doctora, se dañó la llave, vamos a llamar a mantenimiento, y escucha que dicen, no doctora, allí no contestan y cuando lo hacen, dicen que atenderán el problema, pero no aparecen. No es nada fácil -contó-.

Pero realmente, dice, la ingeniera es una profesional, extraordinaria, entregada al Hospital, igual que cada uno de sus trabajadores, “casi todos son muy dedicados a su labor”.

—La gente encargada del depósito da lo máximo, trabaja hasta los fines de semana en horario corrido, de ocho de la mañana a seis de la tarde o siete de la noche, igual que los trabajadores de la farmacia, destacó.

Tener el virus más cerca 

En medio de esta pandemia, a pesar de saber que en el Hospital hay una mayor carga viral del coronavirus, nunca le ha dado miedo. “Pero me resguardo mucho. Tengo en mi casa una persona mayor y debo cuidarme; además, mi hijo está muy pendiente y pelea si yo en determinado momento no tengo el tapabocas, la máscara, está muy pendiente de cuidarse”.

La doctora Mohevia es de los que piensan que si la gente se protege como debe ser está muy lejos de contagiarse del covid-19. “Me he cuidado en el Hospital y también a los que están alrededor mío, en la oficina”.

Trata de que no haya tanta gente en la oficina, que todos usen tapabocas, se apliquen antisépticos, “todo ha ido bien y mientras esté en la Dirección Médica, eso seguirá igual”, dijo.

Siempre en el Hospital 

Está en el Hospital desde que era interna de pregrado, el tiempo que estuvo fuera fueron los tres años de postgrado en Mérida, recordó la directora, es decir, ha trabajado toda su vida en el Central, pero también labora en el sector privado.

Hubo un tiempo en que había cierto déficit de anestesiólogos; no obstante, al abrirse este postgrado en el hospital del Seguro Social (hoy suspendido), pues ha aumentado el número de especialistas.

Aunque muchos se han ido -expresó-, sobre todo del Hospital. “Tenemos anestesiólogos en Colombia, España, incluso dos en Guinea Ecuatorial, y eso es motivo de orgullo porque dejan en alto al postgrado y eso es importante”.

—¿Qué fue lo más difícil de manejar en el Hospital? 

—Las cosas que desconocía. No sabía a quién acudir cuando había problemas con el oxígeno, agua; el día del incendio me pregunté qué hacer, a quién llamar, pero hubo compañeros que me expresaron: “véngase doctora, que aquí ya se hicieron los contactos necesarios, y cuando llegué, ya el personal se había encargado de apagarlo. Afortunadamente, solo se dañaron algunas cosas, pero incluso ya los bomberos habían acudido.

Ha sido difícil encontrar los contactos, para buscar la forma de botar la basura y a quien haga el favor de llevar al personal a buscar los víveres y proteínas para la alimentación de los pacientes, entendiéndose que no se cuenta con un vehículo.

Igual sucede cuando se tiene que buscar un envío y no se tiene transporte, sobre todo la parte del transporte para la directora ha sido lo más difícil de manejar.

Dilema: ser directora y atender la casa… 

—¿Cómo hacía para atender su casa y, al mismo tiempo, cumplir con el Hospital, donde incluso no hay día ni hora fija; tampoco se puede disfrutar de un fin de semana tranquilo?

——Ese fue uno de los motivos principales por los cuales dije que no podía asumir la dirección de Hospital. En primer lugar, yo trabajo en privado, mi horario no depende de mí, sino de los cirujanos, recuerde que soy anestesiólogo, y en segundo lugar porque yo tengo en mi casa una señora de 89 años, que es mi mamá y sí es cierto que tengo otro hermano, ella está acostumbrada a compartir conmigo. Su mamá ya está bastante mayor y ya la parte de la memoria está bastante afectada; además es hipertensa.

“Soy ama de casa, cabeza de familia, cocinera, la que lava, la que limpia todo, y a mi mamá no la dejamos que haga mucho, porque le da vértigo y de repente se cae; eso ha sido lo más difícil”, apuntó.

Satisfacciones que deja el Hospital 

Cree que, quizá como tiene tantos años en el Hospital, el personal la trató muy bien, casi todos la conocen. “Desde que yo llegué, con el doctor ‘Tito’ Zambrano, en muchos días preguntaban por qué no había asumido la Dirección General, pero realmente no quería ese cargo, sino la Dirección Médica”.

—Yo siempre he sido así con todo el mundo, entonces me parece que los trabadores fueron muy receptivos. Si alguien habló mal, no me he enterado, pero me enteraré— aseguró.

Caso especial 

Habló de un caso especial, la madre de 19 años y sus gemelas. Se estuvo pendiente, no conocía a la muchacha, pero por unas vecinas tenía referencias de ella. Hablaban del caso de Wendy, que le dio covid-19 y la hospitalizaron; siempre todos estuvieron atentos.

El día de la cesárea, la primera vez que la iban a operar, fue muy problemático porque no estaban todos los materiales completos, se dieron vueltas y vueltas, pero finalmente se logró conseguir todo, subrayó.

“Hasta en el depósito se movieron, sabían que era la mamá de las gemelas, y era una muchacha muy joven, se estuvo pendiente de la mamá y de las niñas también, fue un caso muy particular”, respondió la doctora Mohevia Sosa.

- Advertisment -