No son los huesos, esto es lo que genera el sonido al ‘crujirse’ los dedos

1466
Imagen referencial

Es común escuchar la expresión de “sonarse los dedos”, sin embargo, esta costumbre que tienen algunas personas y que otras detestan, no es generada por el crujido de los huesos.

El tronarse los dedos genera dos creencias erróneas, la primera, es que el sonido es causado por el hueso, mientras que la segunda consiste en que este hábito propicia la aparición de artritis. Ahora te explicamos las dos.

Una investigación publicada en la revista especializada en ciencia: Plos One, analizó a través de una resonancia magnética lo que sucedía dentro del dedo al momento de crujirse, revelando que este proceso –que dura menos de 310 milisegundos- causa un sonido a raíz de los gases internos.

Las articulaciones están cubiertas por un líquido viscoso –parecido al de la clara de un huevo- llamado líquido sinovial, que tiene como función lubricar la articulación. Cuando la persona se truena el dedo, el hueso se separa permitiendo que algunas microscópicas burbujas de gas, se unan para formar otra más grande.

Esta generación de cavidades de gas causadas por la separación momentánea del hueso, es la que provoca el sonido que escuchados al crujirse los dedos. Esta conclusión ya se había mencionado en un estudio científico que se realizó en 1947, no obstante, otra investigación hecha en 1971 había asegurado que el sonido se debía a las burbujas que se reventaban durante el proceso, ahora bien, esta imagen ha logrado desmentir esto y confirmar la primera teoría.

¿Y da artritis?

Teóricamente, se puede presumir que tronar constantemente los huesos provoca un desgaste en el cartílago, sin embargo, los estudios realizados para conocer la respuesta a esto no prueban que crujirse los dedos sea una causa de la artritis, en cambio, podría ser una consecuencia de esto.

Donald Unger, un científico estadounidense quiso desmentir este mito con sus propias manos, literalmente. Según él, se dedicó a crujirse su mano izquierda durante 60 años, mientras que nunca lo hizo con la derecha. En 2009, luego de analizarse ambas manos, comprobó que ninguna de las dos sufre de artritis. Esta “investigación” lo hizo ganador del Ig Nobel, un premio otorgado a estudios científicos poco convencionales.

Otros estudios

En 1975, un grupo de científicos analizaron las manos de 28 residentes de un ancianato, para saber quiénes solían crujirse los dedos. Aquellos que respondieron que lo hacían regularmente, resultaron tener menos posibilidades de sufrir osteoartritis que los demás.

Sin embargo, este hábito sí podría ser responsable de la pérdida de fuerza e hinchazón en las manos, según una investigación hecha en Estados Unidos, específicamente en Detroit. Luego de revisar a 300 personas con una edad mayor de los 45 años.

Este estudio reveló que quienes solían crujirse los dedos tenían menos fuerza al momento de agarrar algún objeto, a su vez, el 84% tenían hinchazón en sus manos.

La artritis, es desarrollada a partir de factores como accidentes, familiares con esa condición, trabajo pesado o la edad

(Culturizando.com)