Buscan a tres venezolanos que mataron a bodeguero que los albergó en su casa

12052
José Alirio Salazar, por mes y medio les tendió la mano a los tres venezolanos que más tarde le quitarían la vida.
José Alirio Salazar, por mes y medio les tendió la mano a los tres venezolanos que más tarde le quitarían la vida.

Tres venezolanos  están siendo buscados  por las autoridades colombianas  en cooperación con sus homólogos  de Venezuela, para  que rindan  cuentas por   su presunta autoría en el homicidio de un bodeguero de Cúcuta,   perpetrado entre la noche del domingo  y madrugada del  lunes.   

Se cree que tras asesinar  y robar al  bodeguero, que  los tenía albergados en su casa, los tres jóvenes venezolanos retornaron al país.

La víctima José Alirio Salazar Vega, de 61 años de edad, desde hace mes y medio les había  permitidoa Junior, Jorge y Leandro, vivir y comer en su casa a cambio de que le atendieran la bodega, enel barrio Camilo Daza, , donde mayormente venden cerveza.

El domingo en la noche, Salazar Vega les reclamó  la pérdida de un dinero,  lo que detonó la molestia de los jóvenes y posiblemente, la posterior planificación del homicidio del bodeguero.

Alirio tiene una hermana en Venezuela yen vista de la situación económica que atraviesa el país, él la apoyó alojando asu sobrino y a otro joven que ella adoptó.Sin embargo, el sobrino  prefirió  vivir a una casa vecina, mientras que el otro joven, Junior, se ganó la confianza del bodeguero y su esposa.

Según la hijastra de la víctima, Junior trabajó en varios oficios y regresó a Venezuela a llevarle supuestamente comida y dinero a su familia, pero volvió con  otros dos venezolanos (Jorge y Leandro) a quienes presentó como amigos,  a Alirio.

Explicó que el domingo, Salazar Vega, notó que faltaban 2 mil pesos de la caja y un paquete de cigarrillos. Y por ello, les reclamó, haciéndoles énfasis en que si necesitaban algo, sencillamente se lo dijeran; pero además les pidió que se fueran.

Ese mismo domingo, Alirio se quedó solo  con  los tres jóvenes, pues su esposa dormiría en casa de la hijastra.  A las 4 de la madrugada del lunes, una persona observó cuando los  tres hombres salían del negocio con mochilas y dos televisores. Razón por la que alertó a la Policía.

Al llegar al negocio, hallaron el cadáver de   Alirio. Estaba amordazado sobre la cama,  amarrado de pies y manos. Al parecer fue asfixiado.

“Se llevaron los dos televisores, el dinero de la venta del fin de semana y hasta las camisas de Alirio, no le dejaron sino una”, dijo la familiar. (MB)