lunes 21 septiembre, 2020
Inicio Sucesos Desmantelada por el Cicpc una banda que robaba motocicletas con placas...

Desmantelada por el Cicpc una banda que robaba motocicletas con placas venezolanas en Cúcuta

4.556 views

Hasta el momento han sido capturadas dos personas y se busca a otra, en el desarrollo de las pesquisas que permitieron a funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalistas, Cicpc-Táchira, el desmantelamiento de una banda que en la ciudad de Cúcuta y otras poblaciones del Departamento Norte de Santander, en Colombia, se dedicaba al hurto y robo de motocicletas con matrícula venezolana, que luego trasladaban a Venezuela, donde procedían a venderlas en dólares americanos y pesos colombianos.

De acuerdo a la versión policial, las investigaciones llevaron a realizar allanamientos en San Cristóbal y la población de Bramón, municipio Junín, para la recuperación de tres motocicletas robadas, así como la localización de evidencia relacionada con el caso, entre la cual se encuentran uniformes policiales y militares que los supuestos ladrones utilizaban para movilizar los vehículos robados y evitar ser “molestados” por las autoridades.

Robo de motocicletas en Cúcuta

Según se pudo conocer en medios del Cicpc, funcionarios de la delegación estadal Táchira tuvieron conocimiento sobre el incremento en el robo de motocicletas en la ciudad de Cúcuta y poblaciones vecinas, hechos que fueron denunciados ante las autoridades policiales colombianas y también a la Policía Científica de Venezuela, que al hacer un análisis sobre la situacion se percataron que las motocicletas robadas, en su totalidad, tenían matrícula venezolana y pertenecían a ciudadanos venezolanos o colombianos que las habían adquirido legalmente en nuestro país.

Los funcionarios, comandados por el comisario general Wílmer Uribe Guerrero, director del Cicpc Táchira, y el comisario Daniel Méndez, jefe de la delegación municipal San Cristóbal, se reunieron con los jefes del Eje Contra el Hurto y Robo de Vehículos, entre ellos el comisario Ronald Torres, a los efectos de diseñar un plan de investigación que permitiera cubrir varios puntos y verificar los rumores, en el sentido de que varias de las motos robadas estaban en San Cristóbal.

Se observan a través de las redes sociales varias ofertas de motocicletas, pero particularmente aparece un anuncio que llama la atención, por cuanto las motos que ofrecían eran de la marca Keeway, modelo Arsen II, cuyas características coincidían con varios de los vehículos denunciados como robados en Cúcuta. A los efectos de verificar, se logra que algunos funcionarios establezcan contacto con el vendedor y se determina que se trataba de una mujer, que exigía el pago en dólares americanos y pesos colombianos.

Identificados los sospechosos

La supuesta negociación de las motos continúa, hasta que se logra concertar una cita con la vendedora, una ciudadana identificada como M. E. Zárate, venezolana de 35 años de edad, con residencia en la calle El Manguito, sector Cruz de La Misión, en la parte alta del barrio 23 de Enero, a donde acuden los “compradores”. Es allí donde obtienen las primeras pistas, pues se logra la información para establecer el paradero de varias motos robadas.

Los investigadores proceden a la aprehensión de la dama y, gracias a detalles aportados, se trasladan hasta una vivienda ubicada en la vereda 5 de barrio Sucre, donde practican un allanamiento que lleva a la recuperación de tres motocicletas que estaban siendo ofrecidas por las redes sociales.

Las investigaciones, que se desarrollan de manera conjunta con el Ministerio Público, permiten la recuperación en este lugar de los siguientes vehículos: Motocicleta marca Keeway, modelo Arsen II, placas AH1A96M, año 2013, color rojo, tipo paseo. Motocicleta marca Keeway, modelo Arsen II, placas AG5S42D, año 2012, color azul, tipo paseo; y una motocicleta marca Keeway, modelo RHV 200, color negro, año 2013, placa AA1N87U, que según se constata aparecen en la lista de motos robadas en la ciudad de Cúcuta.

Sujetos uniformados

De las investigaciones, dirigidas por el comisario Uribe, se logra establecer la participación en la banda de falsos policías que se uniformaban para burlar la acción de las autoridades durante el traslado de las motos robadas, que hacían pasar como motos de uso particular.

De igual manera, se establece la identidad de un ciudadano, identificado como B. Arias, cuya búsqueda se inicia en San Cristóbal y se determina que se trata de un desertor de la Policía Estadal que tenía en su poder prendas e insignias policiales. El sospechoso es detectado en la población de Rubio, municipio Junín, a donde acuden las comisiones para detenerlo, pero este logra escabullirse. Es perseguido hasta el sector La Colina, en Bramón, donde se introduce en una vivienda. En tanto se hacen las coordinaciones para ingresar con seguridad al lugar, el sospechoso logra salir por el solar y se interna en una zona boscosa para escapar.

Durante el allanamiento se logró recuperar un lote de prendas de uso militar y policial, consistente en lo siguiente:  Tres pantalones de uso policial, color azul, con franjas rojas en sus laterales; una chaqueta reversible, color azul, con color blanco en la espalda, donde se lee “Policía Estadal”; un pantalón verde oliva, de uso militar; una guerrera color verde, con logotipo alusivo a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana; una camisa de color azul, donde se lee “Arias B.”, logotipo alusivo a la Policía del estado; una guerrera, correaje, botas y dos gorras pertenecientes a la policía, y una talega verde oliva de uso militar.

Así mismo, en la vivienda fue localizado un envoltorio de regular tamaño, de aspecto cilíndrico, contentivo de restos vegetales identificados como presunta marihuana, expresó el vocero policial.

En este lugar fue aprehendido un ciudadano, identificado como R. Arias Hernández, venezolano, de 51 años de edad.

Pasaban las motos por trochas

El director estadal del Cicpc, Wílmer Uribe, dijo que para la investigación de campo que llevó al desmantelamiento de esta organización delictiva fue fundamental el trabajo de telefonía, pues una vez que en el despacho se recibió denuncia por parte de las víctimas se inició el trabajo de inteligencia policial e investigación de campo para identificar y dar con el paradero de los integrantes de la banda, que se dedicaba exclusivamente al robo y hurto de vehículos automotores, tipo motocicleta, de matriculación venezolana. El aviso de venta, a través de Facebook, resulta clave para los trabajos de  rastreo telefónico y poder dar con la agrupación que estaba operando desde Colombia, concretamente en Cúcuta, departamento Norte de Santander.

Se estableció que las motocicletas eran ingresadas a territorio venezolano a través de zonas de resguardo, conocidas como trochas o pasos ilegales, por parte de sujetos que utilizaban de manera ilícita uniformes de instituciones militares y policiales con el propósito de evadir los controles de las distintas autoridades que ejercen seguridad y soberanía nacional.

Los delincuentes procedían a comercializarlas en moneda extranjera, concretamente pesos colombianos y dólares americanos, para lo cual las ofrecían a través de la red social Facebook.

Sobre las motos recuperadas, la ciudadana detenida no presentó documento alguno para justificar su propiedad y procedencia, y aparecen solicitadas por el delito de hurto y robo de vehículo automotor, robo de motocicleta, por las autoridades policiales de la República de Colombia, según oficio número 20470-01-001-11-0651, de fecha 20 de agosto del 2020.

En la actualidad se está tramitando la captura del exfuncionario policial desertor y se continúa con el trabajo de campo para identificar y detener a otros integrantes de esta banda delictiva internacional, de la cual no se descarta pudiera tener nexos con grupos armados generadores de violencia que operan en la zona de frontera entre ambos países.

Armando Hernández

- Advertisment -