Murió el oficial de Politáchira abaleado en la frontera el 23F

5898
Oficial de Politáchira Leider Dirinoth García Angel.

En horas de la madrugada  de este martes, allegados al funcionario de Politáchira, Leider Dirinoth García Rangel, de 30 años de edad, informaron  de su deceso en un centro asistencial del Cúcuta, Colombia, donde se encontraba  luchando por su vida, luego de que el 23 de febrero fuera herido de un balazo en  el tórax, por un civil armado, presuntamente  de los llamados colectivos, en San Antonio del Táchira, municipio Bolívar.

Inicialmente  se dijo que tras su ingreso al Hospital Central de San Cristóbal, por parte de paramédicos de Protección  Civil Táchira, García Rangel había fallecido horas después, pero esto fue desmentido por sus familiares que a la  vez,  solicitaron  ayuda para contribuir en su recuperación.

Informaron  en ese momento que  aunque en estado muy delicado, el joven policía estaba luchando por vivir, pese a los graves daños que el proyectil causó en su cuerpo.  Este martes en la madrugada, la muerte ganó.

Hace unos ocho días, el policía fue trasladado  hasta la frontera  a fin de  tramitar su hospitalización en un centro asistencial de Cúcuta, por cuanto en el Hospital Central de San Cristóbal, pese al esfuerzo  médico, no se contaba  con los medicamentos e insumos que necesitaba.

En vista de que las autoridades venezolanas, en este caso la GNB apostada en la línea limítrofe se negó a dejar que lo pasaran por el puente, sus familiares se vieron obligados a hacerlo por una trocha.

Con una sábana como camilla, el  convaleciente funcionario  fue llevado a territorio colombiano con apoyo de la Policía  de ese país, penosa  situación que se evidenció en un video grabado por una televisora  neogranadina,  y que fue publicado  por el diputado  a la Asamblea Nacional, Franklyn Duarte.

El oficial García Rangel se encontraba de permiso ese  sábado 23 de febrero,  sin embargo, fue una de las personas  que salió  a la calle para exigir el ingreso de la ayuda humanitaria al país.

En una de las tantas arremetidas que ese día sufrieron  los vecinos del barrio Ricaurte  por parte de grupos de civiles armados,  éste fue herido en el tórax, sin embargo su juventud y ganas por vivir lo mantuvieron con vida por más de 15 días, en algunas oportunidades  con leves mejorías,

La víctima estaba a la espera de la baja que como policía había solicitado a  Politáchira, y se convirtió  en la única víctima  fatal de la situación  violenta registrada  ese día,  y que dejó, según las autoridades,  más de 200 heridos,  180 de ellos a balazos, otros a  perdigonazos, por objetos  contundentes y algunos asfixiados  por efecto de los gases lacrimógenos.

Miriam Bustos