Sana y salva la niña venezolana que había desaparecido en Cúcuta

5097
Por cuatro días, la Policía y la familia buscaron infructuosamente a la menor venezolana.

La mañana del domingo terminó la angustia para María Alejandra Barón, madre de la niña venezolana, María de los Ángeles Briceño Barón, de 11 años, quien estaba desaparecida desde el miércoles, 14 de agosto.

La pequeña, quien está de vacaciones en Cúcuta, y se fue de la casa en la que se encontraba residiendo en Trigal del Norte, era buscada por la Policía Metropolitana de Cúcuta (Mecuc).

La infante fue llevada por habitantes de La Parada hasta el Centro de Atención Inmediata (CAI), Zona Industrial de la Mecuc, en la redoma del aeropuerto. Posteriormente se reencontró con sus padres.

El diario  de Cúcuta  conoció que la menor estaba, desde hace al menos dos días, en esa zona de Villa del Rosario, ya que algunos vecinos la reconocieron luego de haber visto su foto en los periódicos. Por esta razón decidieron llevarla hasta Cúcuta.

Temía que la castigaran 

María de los Ángeles Briceño se encuentra en buen estado físico, aunque fue valorada por las autoridades para descartar cualquier problema de salud.

La niña confesó que huyó por temor a ser castigada, en razón que  había dejado caer a su hermanito de 3 años y temía que su mamá le pegara.

“Estuve con ella y mis otros niños en el parque, porque estaban aburridos. Nos fuimos a pasear el perrito y a que jugaran. A las 5:30 de la tarde, les dije que debíamos volver y me vine por un lado y ella por otro. Cuando llegué a la casa, regresó al parque y alcancé a gritarle que se devolviera, pero no entró a la casa”, contó María Alejandra Barón a La Opinión, el día anterior.

“Le dije que entrara porque iba a llegar su papá y la encontraba en la calle, pero no me hizo caso, sino que agarró a correr y cruzó la calle. Desde entonces, me puse a buscarla”, añadió la madre al denunciar la fuga de su hija.

Según una tía, con la que la niña tuvo comunicación antes de desaparecer, ella le dijo que se iba por temor a un castigo. (MB)