domingo 16 mayo, 2021
InicioTachirenses en el mundoTestimonios de cuarentena: "Lo que me haría feliz ahora es regresar a...

Testimonios de cuarentena: «Lo que me haría feliz ahora es regresar a casa»

702 views

Freddy Omar Durán


Partieron al exterior en busca de nuevas oportunidades, en proveerse lo que una crisis económica en su país, no les permitía, y de repente su destino dio un viraje imprevisto, que los pone en un dilema.

Un dilema que pone nuevo rostro a su incertidumbre esta vez por un enemigo que los acecha, y al mismo tiempo alteran un entorno, que alguna vez creyeron más propicio para sus proyectos.

Testimonios de cuarentena contados por tachirenses en el exterior será una pequeña serie busca recabar las inquietudes de muchos, una inquietud doble: pues no solo implica lo que les está ocurriendo en sus actuales ciudades de residencia, sino lo que suceda a familiares y amigos, que tuvo que dejar atrás, y no saben cuándo los volverán a ver, más allá saber de ellos por mensajería de voz, o las redes sociales.

La diferencia de ser extranjera

Yurmi Bustos, es ingeniero industrial egresada de la Unet, y mujer que aun guapeando la crisis en Venezuela, tuvo que al final optar por Colombia desde hace dos años.

En medio de esta crisis del Covid-19 ha sentido más que nunca lo difícil que es ser extranjero en Colombia, donde solo si eres una persona inscrita en el Sicben, que afecte el estrato uno y dos,  o con recursos económicos puedes acceder a los servicios de salud.

Con sus conocimientos en costura, sobrevive en Caldas Antioquia elaborando tapaboca. Ha sido la ayuda de amistades colombianas que se ha granjeado, y de venezolanos que residen allá, lo que la han sostenido, y que en determinado momento, la ayudarían a solventar las emergencias de salud.

“Hoy más que nunca se ha hecho evidente el status de migrante. No tenemos acceso a ninguna ayuda ni de los gobiernos nacionales ni locales. He tenido ayuda de gente conocida acá  y venezolanos. Esto ha sido muy duro, afortunadamente me ha salido trabajito haciendo tapaboca. Me ha salido una producción, pequeña, pero Dios es muy grande y no lo desampara a uno. Con cuarentena, igual tienes que ingeniarte el dinero para el arriendo, para los servicios. Es muy fuerte y triste la situación”.

Le preocupa la actitud de muchos colombianos, algo irresponsable, que les hace tomar el peligro de contagio como juego.

“Estuve a aterrada porque hubo un tiempo en que la población parecía como si nada, como si fuera un cuento chino. Me recordaba mucho otras épocas de escasez en Venezuela, viendo aquí muchos como locos haciendo colas en los supermercados. Los tapabocas no se conseguían; y se desesperaban en comprar papel higiénico. En donde yo vivo se siente el silencio extremo, ya la gente se saluda de lejitos, ese es cambio que he visto en estos días; pero en otros aspectos se ha mantenido cierta normalidad”.

Le inquieta el futuro; pero la única perspectiva que ve en lo inmediato es sobrevivir.

“Mi hijo tampoco se va a trabajar pues labora en un local nocturno, y tuvo que acatar el llamado a no trabajar. No sé qué vamos a hacer, pero ¿si sobrevivimos en Venezuela por qué no vamos a hacerlo acá?”.

Pero a pesar de su decisión; por momentos también siente que sus seres queridos la necesitan en Venezuela, y entonces agrega que “lo único que me haría feliz en estas circunstancias es regresar a casa”.

Y toma fuerzas para agregar que “con relación a Venezuela estoy más preocupada que nunca, y viendo como países desarrollados como Estado Unidos no han podido con el mal, no estoy segura hasta qué punto Venezuela pueda hacerlo. Yo espero equivocarme. Yo pienso que el venezolano tiene muchas debilidades para afrontar una posible pandemia, como no contar con la alimentación adecuada, por asumir un desgaste físico y emocional, muy, muy alto. Me preocupa mi familia, mis padres, especialmente mi mamá que está en San Cristóbal, que a veces no está en las condiciones de afrontar una gripe común. Me preocupa el tema del desabastecimiento porque si muchas personas a duras penas tenían para afrontar lo del día, menos van a tener para una cuarentena. Es muy triste, y la impotencia que siento es muy grande. Yo creo que Venezuela ha vivido, desde mucho antes una cuarentena que al mundo entero apenas tiene ahora capacidad para entenderla”.

- Advertisment -