miércoles 8 diciembre, 2021
InicioCulturaTras el legado de Rafael Nogales Méndez

Tras el legado de Rafael Nogales Méndez

374 views

Figura tachirense controversial, como tantas que ha dado esta tierra de personajes aguerridos, Rafael Nogales Méndez ha sido abordado por múltiples investigadores regionales; pero en el caso de Abraham Ovalles, su interés lo ha llevado a la traducción de Silk Hat and Spurs, “Sombrero de copa y espuelas”, el último de una serie de 4, siendo el único en español “Años bajo la Media Luna”.

Freddy Omar Durán

Nogales Méndez no solo fue un hombre de acción, también dejo constancia de las convicciones que reivindicaban su espíritu aventurero y que, además de las mencionadas obras, incluye El Saqueo de Nicaragua y Memorias de un Soldado de Fortuna, ambas ya traducidas por la escritora Ana Mercedes Pérez.

Cumplido otro aniversario de su nacimiento, el 144, el 14 de octubre, el aura heroica del aventurero tachirense se ha visto ensombrecida con el reconocimiento general, al que se adhiere recientemente el papa Francisco, del genocidio armenio, al que se lo vincula.

—Durante años he estudiado la vida del general y por ello, con mi escaso conocimiento del idioma y una biblioteca inglesa, realicé la traducción del último libro, gracias al apoyo del maestro Luis Hernández, que siempre ha apoyado mi investigación.

Actualmente en Bogotá, Ovalles sigue fiel a su fanatismo por la historia, carrera en la que, con grado cum laude, se graduaría en el año 2018 en la Universidad Experimental Pedagógica Libertador.

—Entré en contacto con el personaje por mi trabajo en la alcaldía de San Cristóbal, donde ingresé en el año 2013; allí realicé funciones en el Archivo General bajo la dirección de Fabiola Moreno. En la biblioteca del Archivo encontré las primeras obras del general Nogales, así como los trabajos que sobre él desarrolló el Dr. Kaldone Nweihed. Posterior a ello, en el año 2015, conocí al profesor Luis Hernández, luego de su designación como cronista de San Cristóbal. Me convertí en su ayudante y él me suministró las restantes obras del general, incluida la obra, aún en inglés, Silk Hat and Spurs— aseveró Ovalles.

En su proyecto de traducir a Rafael Nogales Méndez tuvo el apoyo de su padre, quien es docente de inglés, y luego, en Caracas, la oportunidad de conocer personalmente al Dr. Kaldone Nweihed, quien agradeció su tarea y lo alentó en llevarla a cabo hasta el último término.

—Para desarrollar la traducción, antes que nada, tuve que conocer plenamente la obra del general Nogales, en español. De esta manera, ver su estilo, sus intenciones, su motivación para la guerra y la política. Luego intenté conocer la visión de cada estudioso del general, para analizar lo que de él escribieron, cómo lo veían. Entre ellos, los historiadores Luis Hernández, Mirela Quero. Ildefonso Méndez Salcedo, José Antonio Pulido y Temístocles Salazar, con quien sostuve una entrevista sobre el tema. De esta manera, logré tener una visión general del personaje, desde el país y desde el exterior También cotejé mi trabajo con la traducción de Ana Mercedes Pérez, destacable por su estilo y forma— subrayó.

Independientemente del juicio histórico, como tachirense curioso por temas propios de su tierra natal, Ovalles ha confrontado un reto, como muchas veces terminan asumiendo catedráticos de otros lares. Ese compromiso con las raíces lo cumple actualmente, desarrollando la historia de su aldea San Rafael de Táriba, mal conocida, según él, como “Cordero”.

—Estudiar a Rafael de Nogales Méndez no representa solo el hecho de conocer a un personaje tachirense, sino que también es darle una mirada al mundo y a ese escenario bélico de la primera mitad del siglo XX. Esta es la impresión más clara que obtuve al analizar la mayor parte de sus escritos, de los cuales se puede obtener una síntesis de causas y consecuencias históricas que aun hoy pueden estar sujetas a estudios e interpretaciones; por esta razón llevé a nuestro idioma español la última obra literaria del general, “Silk hat and spurs”, ahora “Sombrero de copa y espuelas”, un libro genial, un libro para todo el público, desde estudiosos del personaje, hasta buscadores de aventura— subscribió Ovalles en una de sus exposiciones sobre la labor que ha venido desarrollando.

Con su pluma, Nogales Méndez quiso hacer el equivalente de lo que con las armas lograba: justificar sus batallas y levantar el ánimo marcial en quienes también sentían que en Latinoamérica tenían una deuda pendiente con las injusticias.

—En esta obra se puede apreciar la evolución y maduración del general, desde un joven soldado que no sabía cuál guerra luchar, hasta un alto oficial otomano que salvaba la vida de sus enemigos en aras de un código ético y militar que desarrolló y defendió a lo largo de su carrera. Sombrero de copa y espuelas consta de 27 capítulos, algo desordenados cronológicamente, típico de su estilo, pero cada uno con una carga personal que permite un acercamiento al protagonista, a las dificultades que atravesó al experimentar el valor de la vida humana y a las decisiones que llevan a quitarla o perdonarla— anotó Ovalles.

- Advertisment -