domingo 26 junio, 2022
InicioDeportesLucidio Martínez: El Giro debe autofinanciarse

Lucidio Martínez: El Giro debe autofinanciarse

206 views

El profesor Lucidio Martínez es uno de los padres de la criatura. Junto a otro reducido grupo de mecenas, el 11 de septiembre de 1965, nació la idea de crear la Vuelta al Táchira en Bicicleta; siguiendo el ejemplo de la Vuelta a Colombia, justa del pedal que ya había hecho un nombre en el contexto internacional.

En apenas cuatro meses se echó a andar la primera edición del corto giro del pedal,  entre el 25 y 29 de enero de 1966, de apenas 5 etapas, justa que inició la actividad deportiva en el marco de la Feria Internacional de San Sebastián, evento en honor al patrono de la ciudad que ya tenía dos años de estar en la palestra regional,  nacional y allende las fronteras patrias.

 

La Vuelta debe autofinanciarse

El eterno talón de Aquiles del ahora magno evento del ciclismo del Táchira y el país, con un nombre bien ganado en el contexto internacional, ha sido la parte económica, sin que se haya podido encontrar la varita mágica para que la propia organización de la carrera tenga la autonomía de montar la competencia con todas las de la ley, sin recurrir al ente gubernamental de turno.

Con la autoridad y moral que le caracterizan, Lucidio Martínez, ya retirado de la docencia y la dirigente deportiva, aceptó la invitación que le hizo Diario La Nación para que vertiera su opinión en relación al sempiterno problema del financiamiento del giro tachirense.

—La Vuelta debe financiarse, no puede depender de un organismo en especial, pues desde un principio, entre algunos de los objetivos que nos propusimos, era ese; sin embargo, primero la dimos a conocer a nivel nacional e internacional, salvando uno y mil obstáculos, obteniendo como premio la celebración de los Panamericanos de Ciclismo en 1976 y al año siguiente los Mundiales de Ciclismo en San Cristóbal— esgrime con orgullo este roble de la dirección deportiva.

Martínez no duda en reconocer que en los primeros años de la Vuelta, la capacidad hotelera y la falta de patrocinantes en el estado anfitrión, trajeron consigo que la competencia fuera sacada de la entidad federal, llevarla a otras capitales de estados con mayor poder económico.

Después de más de medio siglo y el Giro Andino aún sigue dependiendo del ente público, en los últimos años del Ministerio del Deporte, tesis con la cual poco comulga el exdirigente, pues simplemente se les “debe dar libertad” a quienes ahora están al frente de la Asociación Tachirense de Ciclismo, para que sean ellos mismos quienes recurran a la empresa privada, tanto de Venezuela como de otros países, para que la Vuelta Gigante de América, como se le conoce en el contexto internacional al giro tachirense, siga los pasos de grandes carreras del mundo como el Tour de Francia, el Giro de Italia y la Vuelta a España.

Pero, con la seriedad y sinceridad que lo han caracterizado, Lucidio Martínez es claro en el sentido de que si bien es cierto que en pleno siglo 21 están dadas las condiciones para montar una Vuelta al Táchira con todas las de la ley, es necesario comenzar a trabajar con mucho tiempo de anticipación, tal como lo “hacíamos los dirigentes de entonces, desde el mes de febrero, tan pronto terminaba la carrera en  enero”.

Es necesario el alistamiento a todos los niveles, en lo logístico, lo económico y, lo más importante, la preparación de los atletas, en este caso los ciclistas nuestros, e invitar con anticipación a ruteros del exterior para que vengan a competir en buena lid y no sean invitados de piedra, como se ha hecho norma desde hace mucho tiempo, remató Martínez.

Homero Duarte Corona

 

 

 

- Advertisment -
Encartado Publicitario