lunes 5 diciembre, 2022
InicioDeportesMedio siglo de historia del campo de la antigua “Plaza Venezuela”

Medio siglo de historia del campo de la antigua “Plaza Venezuela”

492 views

Homero Duarte Corona

Tomás Rincón, Édgar Pérez Greco, Gean Carlos Maldonado, Jeizon Ramírez Chacón y Jesús Orozco, entre otros, empezaron su formación en la emblemática cancha.

En San Cristóbal, el Táchira, Venezuela y en cualquier rincón del mundo donde se practique fútbol, siempre existen los campos en  barriadas, sectores populares donde se forman los ases del mañana, quienes más adelante van a brillar con luz propia en el firmamento nacional e internacional.

Y así como el campo “Claudio Gabino Uribe”, de Puente Real, tiene su historia, contada a través de las páginas deportivas de Diario La Nación en más de una ocasión, en la misma onda la cancha de la antigua Plaza Venezuela, por donde también han pasado niños y jóvenes que, con el correr de los años, terminaron destacando en su patria y allende las fronteras patrias.

El profesor Jorge Olivares, docente ya jubilado, desde su juventud ha sido un hombre ligado al deporte, pasión que aún lo mantiene cautivo, pese a tener más de medio siglo en estos avatares, primero cuando compartía el doble rol de profesor y entrenador, y en la actualidad en condición de dirigente.

Su archivo personal, en la parte gráfica, se remonta a toda la vida, y la historia de lo ocurrido en la cancha de la Plaza Venezuela, como si se tratara de una “computadora humana”, la tiene en su mente, para contarla al periodista, toda el agua corrida debajo de los puentes, desde su juventud, hasta pasados 21 años del nuevo siglo.

Una rica historia

Trae a la memoria el profesor Olivares, como lo conoce todo el mundo en el Táchira y Venezuela, lo que ha sido el transitar del deporte aficionado en La Concordia, para sentenciar que antes de la Plaza Venezuela ya existía el Complejo “Juan Maldonado”, allí converge el gimnasio cubierto “Arminio Gutiérrez Castro”, estadio Táchira, piscinas, cancha de tenis y gimnasio de boxeo, entre otros.

Aunado a este escenario, existía la cancha “11 de Junio”, ahora  funciona una sede del Ince, detrás de Dimo. Allí, empíricamente, entrenaba a los muchachos de entonces “El Viejo” Luis Escalante, como cariñosamente llamaba la gente a este gran hombre del balompié, ya ido a la eternidad.

En el gobierno del general Marcos Pérez Jiménez, entre 1952 y 1958, en la Plaza Venezuela, quienes fungían como directores de la Feria de San Cristóbal montaban allí una plaza de toros portátil, donde  hicieron el paseíllo grandes figuras de la torería universal para entonces, como Manuel Benítez “El Cordobés”  y Paco Camino, entre otros, así como los mejores diestros nacionales.

Fue a partir de 1960 cuando el emblemático campo se acondicionó para la práctica del fútbol y el béisbol, y después de 1970 se construyó un complejo deportivo para la práctica de fútbol menor, futbolito, baloncesto y voleibol.

Como un aporte del gobierno regional y nacional, se construyó la sede de Prevención del Delito, con la abogada María Elena Gallanti de Medina a la cabeza, además de un sociólogo y un psicólogo para la orientación de los niños del sector y otros barrios de la ciudad capital.

El amor por el atletismo no solo llevó a Jorge Olivares a ser uno de los cerebros para la creación de la Media Maratón de San Sebastián, sino que fundó su propio Club de Atletismo en la cancha de la Plaza Venezuela, jovencitos que luego de varios años de formación eran protagonistas en las grandes carreras de fondo del Táchira y Venezuela, entre las más importantes, la Media Maratón de San Sebastián, Maratón Diario Meridiano y Maratón de la Frontera, siempre con buena figuración.

La ahora dirigente Shamira Valero, presidenta de la Asociación Tachirense de Atletismo, sus primeros pasos dentro de esta disciplina los dio en la club del profesor Olivares, convirtiéndose en figura; participó en Juegos Nacionales, Centroamericanos  y otras competencias de gran relevancia en el país y el exterior.

Gracias a la creación de la sede de Prevención del Delito, ente del cual fueron pilares fundamentales María Elena Gallanti, Rosa Virginia Tapias y Víctor Julio Manchego, de acuerdo a la información del profesor Olivares, el béisbol menor, el softbol, baloncesto masculino y  el voleibol femenino tuvieron cabida allí.

El cambio de autoridades, a finales de 1983, le hizo un flaco favor al deporte, esgrime el sempiterno dirigente deportivo; con la llegada del nuevo director, se terminó la actividad, apenas duró tres meses, alegando falta de presupuesto.

Con un poco de nostalgia, Olivares dijo que producto de la construcción que se hizo para el edificio sede de Prevención del Delito, se achicó el espacio, que no fue óbice para que allí se siguieran organizando eventos deportivos, destacando el Club Cortelar de fútbol, dirigido por el exárbitro internacional Omar Delgado Piedrahíta, ya desaparecido; Jorge Solano “Frío”, Juan Gutiérrez “Juanito” y José Roberto.

En una ocasión, para conformar una selección Táchira que iba a tomar parte en el 1er Mundialito de Fútbol en Maracaibo, hubo la fusión de Cortelar y Monseñor Arias, a la postre con una buena figuración en la cita marabina, organizada por el entonces alcalde de la capital zuliana, Gian Carlo Di Martino. Después el Club Cortelar pasó a ser Fundación Venezuela-Broster King.

Fundación Monseñor Arias sigue viva

Nació con el nombre de Club Monseñor Arias Blanco, con sede en el colegio del mismo nombre, en la avenida Lucio Oquendo de La Concordia, el 5 de noviembre de 1986. Después de casi 35 años,  sigue funcionando en la cancha de la Plaza Venezuela. En su largo trajinar ha logrado 42 títulos a nivel municipal y estadal, y 29 subtítulos. Sus colores se han paseado por todo el país, así como en el exterior, específicamente México y Colombia.

El dirigente no esconde su orgullo, por su institución empezaron su formación de futbolistas jugadores de la talla de Tomás Rincón, ficha del club Torino de Italia de la Primera División y capitán de la selección nacional Vinotinto; Édgar Pérez Greco, actual capitán del Deportivo Táchira; Juan Domingo Tolisano, director técnico del club profesional aurinegro; Jefferson Velazco, Jeison Ramírez Chacón, Bladimir “Pomponio” Morales, técnico del Gran Valencia de la Primera División, y Jesús Orozco, artillero del ocho veces campeón nacional.

Apenas ocho años con grama sintética

Una serie de remodelaciones de la instalación deportiva, desde la cancha de tierra, luego de arena, y en 2008 se hizo realidad un viejo sueño de la comunidad, que la cancha fuera modernizada al estilo de cualquier escenario a nivel nacional e internacional; el entonces alcalde, William Méndez, fue el artífice para que se colocara el anhelado gramado.

La falta de conciencia en su uso, con un extenuado accionar de lunes a lunes, de ocho de la mañana a siete de la noche, trajo consigo que el gramado pasara a la historia, en apenas ocho años quedó inservible, para regresar de nuevo a la cancha de arena, donde según el profesor Olivares vienen jugando de manera normal, tanto la Fundación Monseñor Arias Blanco, como otras categorías, desde Infantil hasta Supra 50.

Recalca Olivares que ante el pedimento de la comunidad, la Junta Administradora de la Plaza Venezuela, con Fernando Zabala a la cabeza, para que volviera la práctica del fútbol se dio a la tarea de recuperar la cancha y para ello, con el aporte de amigos y vecinos, se le colocó arenilla y se arregló el drenaje.

En tiempo de verano, cuando desaparece la lluvia, hay quejas de los vecinos del sector por la arenilla que se levanta con el viento, sin duda un problema al que la propia Junta Administradora le buscará la solución, más temprano que tarde.

Producto de la pandemia de la covid-19, la actividad en la cancha no es la misma; sin embargo, en las semanas flexibles y guardando las medidas de bioseguridad, se mantienen los entrenamientos, sin exagerar, todo para evitar cualquier tipo de contagios, finalizó el profesor Olivares.

- Advertisment -
Encartado Publicitario