viernes 28 enero, 2022
InicioDeportesSobre el ensogado, Venezuela mantiene gran potencial

Sobre el ensogado, Venezuela mantiene gran potencial

266 views

Gustavo Carrillo


El boxeo, en estos momentos en el receso del guerrero, como todas las actividades deportivas en el mundo se encuentra a la espera de brincar muy pronto a los cuadriláteros, buscando ampliar su rico historial.
Antes de hace su aparición el COVID-19, las empresas que promueven este deporte a nivel mundial tenía en cartelera para presentar a  los amantes del deporte de los puños, una buena cantidad de refriegas por cetros en diferentes pesos.
El boxeo, deporte que apareció por allá unos cuantos años antes de Cristo, se hizo popular varias décadas después, y de ser un deporte reservado prácticamente para ingleses y norteamericanos se fue abriendo camino en el mundo, hasta encontrar grandes rivalidades en todo el mundo.
De ser una disciplina que para la historia dejó una de los combates más largas, dicen que 75 asaltos, y cuando se peleaba a mano limpia, sin guantes, llegó a convertirse en el menú que utilizan los grandes magnates deportivos para obtener jugosas  ganancias de dinero, contando con la brillante promoción de la televisión, que entregó en sus casas grandes atractivos para que el televidente conociera y disfrutara de estas confrontaciones.

El nicaraguense Alexis Arguello, dictó cátedra en la categoría de los welter.

Julio César Chévez, uno de los mejores en el peso pluma.

Boxeo Moderno. El  deporte de las narices chatas pudo entrar a las olimpiadas de San Luis en su tercera edición en el año de 1.904, pero no dejó un buen sabor y para muchos, se tambaleó en su debut pero con el correr del tiempo, se puso los pantalones largos y pudo convencer. Del boxeo del pasado se recuerdan figuras como Fidel La Barba, Floyd Patterson, Joe Frazier, Rocky Marciano, Sony Liston.

El venezolano Jorge Linares, uno de los últimos monarcas venezolanos.

Con promotores de mucho conocimiento para este trabajo de montar los espectáculos, el boxeo llega poco a poco a su sitio especial, y deja a Inglaterra y Estados Unidos para desplazarse a Latinomérica donde va a encontrar extraordinaria calidad en púgiles hechos en Puerto Rico, México, Cuba, Panamá, Nicaragua, Colombia, Venezuela.
Surgen los nombres. Al de Cassius Clay, Ken Norton, Bob Foster, Victor Galindo se van sumando los de Carlos «Morocho», Antonio Cervantes, Kid Pambelé, Salvador Sánchez, Rubèn El Puas Olivares, Alexis Arguello, Miguel Canto, Roberto Mano de Piedra Durán. José Mantequilla Nápoles, Nicolino Locche, Carlos Monzón, etc.

Canelo Álvarez, recobró el prestigio del boxeo para los mexicanos.

Promotores de la calidad de Bob Arum, Rafito Cedeño, Ramiro Machado, Don King, tal vez el más sobresaliente de ese grupo logran alcanzar sus objetivos yen todos estos países de habla hispana siembran el boxeo para luego cosechar el fruto, que deja grandes bolsas de dinero por cada combate, y en grandes combate, como aquel en Kinshasa, combate por el título de todos los pesos entre Cassius Clay y George Foreman, imponiéndose Alí por nocaut en el séptimo asalto.
Venezuela, fue potencia. Entrando en el pasado, no podemos dejar de mencionar el boxeo en nuestro país, amateur y profesional con extraordinarios púgiles que han dado brillo al deporte de las narices chatas.
Encontramos en esa lista, a Carlos «Morocho» Hernández, púgil de la categoría welter, peleando en Caracas el 18 de enero de 1.965 y derrotando por el título mundial al entonces monarca Eddie Perkins, en un combate a 15 basaltos. No le duró mucho el cetro al perderlo al siguiente año ante el retador Sandro Lopopolo
«Morocho» Hernández logra su cupo en la historia al convertirse en el,primer boxeador venezolano en conquistar una corona mundial y de sensacional pegada, obtiene esa corona ante un rival mañoso, con muchos ingredientes pero no pudo con la derecha del venezolano.
Se abre camino a la historia. Un púgil muy recordado, Ramoncito Arias enfrentó años atrás, en  Caracas el 19 de abril de 1.958 a Pascual Pérez, perdiendo en 15 asaltos por decisión de los jueces, en uno de los combates más fieros de la categoría mosca.
Contando con entrenadores que poco a poco forman los muchachos llegados de las filas amateur el boxeo se hace fuerte, por la labor de entrega que muestran preparadores de la calidad de Angel Edecio Escobar, Eleazar Castillo, Juan Rivas, Ely Montes, Pedro H. Cuggia y Luis Barreto.
El amateur rinde frutos y nombres de jóvenes aguerridos como Pedro Gamarro, Manuel Vilchez, Pantoño Oronó, Ernesto España, Luis Primera, Jóvito Rengifo, Nelson Calzadilla y Wilfredo Padrón vieron luz en Juegos Olímpicos, pero un pequeño púgil, escribe su nombre con letras de oro, al convertirse en el primer venezolano en ganar una medalla dorada en Olímpicos, siendo en la cita de México 70, Francisco «Morochito» Rodríguez.
Las filas del rentado han aportado sus metales. Es importante decir que la década del 70 ha sido la más brillante para  el boxeo profesional de Venezuela con hombres mostrando los mejores ingredientes que debe exhibir un gladiador sobre el ensogado.
Una década donde dos hombres del Estado Anzoátegui, Antonio Gómez y Alfredo Marcano, Luis Lumumba Estaba, el zuliano Betulio González y el mirandino Vicente Paúl Rondón en noches de ensueño obtienen el título en sus respectivas categorías.
En noches de ensueño, Betulio González, enfrentando en el peso mosca al filipino Erbito Salavarría, Alfredo Marcano en pluma derrota por nocaut a Hiroshi Kobayashi, Antonio Gómez súper-pluma por nocaut a Kenji Iwata y Vicen Taúl Rondón por decisión Sandro Lopopolo, sumando la quinta corona el supermosca, Luis Lumumba Estaba.
No duró mucho el reinado de estos hombres. Fue efímero, siendo tal vez Vicente Paúl Rondón quien pudo realizar varias defensas exitosamente pero no pudo controlar su ímpetu de ir más allá de donde sus condiciones le permitían y motivando a su preparador consiguieron un combate con una gran bolsa de dinero ante el estadounidense Bob Foster. La fiesta no duró mucho. El primer asalto de estudio y en el segundo, Rondón al piso y pierde por nocaut su cetro.
Han pasado años y el boxeo trata de recuperarse obteniendo coronas salteaditas con Bernardo Piñango, Manuel Vilchez, Rafael Pantoño Oronó, José Luis El Inca Valero, y el último en hacerlo Jorge El Niño de Oro Linares, un barinés que se prepara para retornar a los ensogado en busca de la corona perdida. A lo mejor la consigue por su característica de responsable sobre el ring. Veremos. En resumen, Venezuela ha sido una potencia en el boxeo ambas filas, rentadas y profesionales, como lo hacen otras disciplinas. Quédate en casa. (GC)
- Advertisment -