lunes 18 octubre, 2021
InicioFarándula y EspectáculosRetro Rock, 1973. Spinetta saca “Artaud”, el mejor disco de la...

Retro Rock, 1973. Spinetta saca “Artaud”, el mejor disco de la historia del rock argentino

163 views

 

 

 

Por Johan Osorio


En 1973 en la Argentina el creciente movimiento rockero se consolida cuando Luis Alberto Spinetta como solista publica su segundo álbum: “Artaud”, aunque acreditada a una de sus agrupaciones Pescado Rabioso.

Artaud, hoy día considerado por la Revista Rolling Stone y críticos musicales argentinos como el mejor disco de todos los tiempos de ese país y uno de los mejores de Suramérica por su grado de complejidad, profundidad y composición.

Y es que “Artaud” es un disco hecho por la influencia que le atribuyó al Flaco Spinetta, los textos y obras del poeta francés y creador del “Teatro de la crueldad”, Antonin Artaud.

“Artaud”, lo produce Luis Alberto en un momento donde las dictaduras militares tuvieron mayor presencia en el continente y en su Argentina natal. Aunado a un momento de reflexión y ensimismamiento personal, casi egoísta del flaco, que alejó a los integrantes de “Pescado Rabioso”. A su vez “el flaco” se aleja de las drogas, se entrega a la literatura y formaliza su relación con Patricia Salazar madre de sus cuatro hijos y quien lo acompañaría por 25 años.

Así como toda la obra del flaco Spinetta es extraordinaria, el álbum “Artaud”, rompió el esquema del rock en español, pues fue íntimo, excepcional, con amplios arreglos musicales, guitarras acústicas, que nada tenía que ver con lo comercial del momento y a su vez, asomándose al jazz, entre ellas la canción “Bajan”.

 Entre las composiciones de este disco se encuentran: “Todas las hojas son del viento”, “Cementerio Club”, “Superchería”, “La sed verdadera”, “Cantata de puentes amarillos”, entre otros.

Una carrera colmada de exquisitas composiciones

El nacido el 23 de enero de 1950 en la provincia de Buenos Aires en Argentina, estuvo desde pequeño rodeado por la música pues su padre fue cantante aficionado de tangos y de alguna manera la escena artística fue parte de su formación, así como su afición al fútbol y al club River Plate por nacer cerca de su estadio.

Spinetta fue un genio, sí un genio. Prácticamente todo lo que su propuso hacer en la vida lo hizo de una manera exquisita, trascendental, pues fue guitarrista, compositor, dibujante, cantante, escritor, poeta y en la sociedad argentina lo consideraban un respetado intelectual.

Y no es para menos pues fue lector y crítico, así como seguidor acérrimo de artistas como Nietzsche, Foucault, Rimbaud, Van Gogh, Freud, Artaud, Dalí, Escher, Jung, Jean-François Millet, Deleuze, Sartre, Sor Juana Inés de la Cruz, John Lennon y Ludwig van Beethoven, así como de las culturas de los pueblos originarios americanos y de oriente.

Spinetta le cantó al amor, a la naturaleza y a la vida

La grandeza de Spinetta fue siempre representar en el arte -en su caso la música-, los más profundos sentimientos de amor, dolor, tristeza, júbilo y exaltación que lo acompañaron durante su vida. Le cantó al amor como en “¡Que hermosa estás!”, a la naturaleza “Jardín de gente” y a  la vida “Plegaria para un niño dormido”, por nombrar solo algunas.

Durante su vida formó seis agrupaciones: Almendra (1967 – 1970), Pescado Rabioso (1971-1973), Invisible (1973-1977), Banda Spinetta (1977-1979), Spinetta Jade (1980-1985), Spinetta y los Socios del Desierto.

Así mismo en los entre tiempos en cada banda y al final de su carrera hizo su vida como solista, grabando cerca de 20 álbumes en estudio y varios En vivos. Siempre acompañado de grandes artistas quienes colaboraron en trabajos como Charly García, Gustavo Cerati, Fito Páez, Mercedes Sosa, Zeta Bosio, entre muchos más.

“Me gustaría que mi música ayude a paliar el dolor de los que no pueden”

Spinetta siempre estuvo del lado de las distintas reivindicaciones sociales y defendió como propias las demandas de sectores desposeídos, como en las marchas por las peticiones sociales de los docentes donde los acompañó en las protestas frente a la Casa Rosada durante el gobierno de Carlos Menem.

En aquella ocasión el Flaco manifestó “Hay que ser maestro en serio para vivir todas estas odiseas por la falta de visión de futuro de las autoridades… Honestamente yo no soy nadie, pero ahora soy un montón, porque soy todos ustedes y me encanta estar así, como si fuera un grano de arena más en un inmenso material de una solidez muy grande que son los maestros. Y solamente con la intención y con mi corazón de impulsar aún más esta idea que va a beneficiar a todos”.

De igual manera, fue parte activa de las protestas para exigir una mayor seguridad vial luego del accidente de tránsito donde murieron nueve niños, una maestra del Colegio Ecos, el conductor y su acompañante que se trasladaban en bus, al ser impactado por una gandola conducida por un chofer ebrio, así como en sus constantes declaraciones y canciones que rechazaban cualquier acto contra el ser humano, naturaleza o los animales.

Así de grande fue el universo de amor a la vida en su esplendor, que en una ocasión dijo “me gustaría que mi música ayude a paliar el dolor de los que no pueden”.

Y es que su condición humana siempre prevaleció por encima de los intereses culturales y de las disqueras, pues nunca le importó estar en “la moda musical”, siempre hizo música con el alma, entregando cada acorde y letra a sus emociones.

“En algunos momentos pareciera que el rock tiene la clave para allanar los problemas que nos aquejan, pero en general todo se ha envilecido por los artistas con deseo de enriquecerse y figurar. El ego se ha impuesto sobre el talento. Los músicos de rock que hacen música estúpida se llenan de dinero, mientras que los poetas y artistas valiosos llevan una vida bastante dura”, Luis Alberto Spinetta.

Guía espiritual

Una máxima del periodismo, del ejercicio de mi profesión es: “nunca revelar la fuente”, sin embargo, admito que “el Flaco” Spinetta junto a mis padres, forman parte de una pequeña lista de mis inspiraciones y guías espirituales.

Luis Alberto Spinetta murió en 2012 a los 62 años por un cáncer de pulmón. Por su trayectoria, reconocimiento, aportes al campo musical, cultural, social y artístico, desde el 2015 el Gobierno argentino decretó el 23 de enero, natalicio de Spinetta, como el “Día Nacional del Músico”.

Spinetta dejó un legado musical con una rica historia: más de 40 discos, compuso más de 370 canciones, redactó libros, escritos y es una de las máximas referencias del rock en español.

Sus cenizas fueron arrojadas a Mar de Plata, como lo quiso en vida.

- Advertisment -