miércoles 26 enero, 2022
InicioFronteraAumenta la movilidad en la frontera

Aumenta la movilidad en la frontera

1.576 views

El puente internacional Simón Bolívar actúa como medidor al momento de establecerse si ha aumentado o disminuido el tránsito de ciudadanos hacia la frontera.

Desde la apertura peatonal, el pasado lunes 25 de octubre, y hasta la actualidad, se ha notado un incremento en el número de personas que usan el tramo binacional, el cual se intensificó tras la reactivación de las rutas interurbanas hacia el estado Táchira, a partir del lunes 1 de noviembre.

Este martes, el puente lució algo congestionado. A la altura de Migración Colombia se registraban pequeñas colas, pues la movilidad iba en ascenso, minuto a minuto, y la revisión de los documentos provocó la creación de filas.

Las autoridades del vecino país mantienen el “pico y cédula”. Hoy, por ejemplo, ingresan a Colombia venezolanos cuyo terminal de cédula es impar (1, 3, 5, 7 y 9), debido a que se trata de una jornada con fecha impar (3 de noviembre).

Esta modalidad, que busca evitar aglomeraciones frente a la covid-19, ha traído ciertos inconvenientes en los últimos días, ya que los caminos verdes, usados por quienes no cumplen en el día con el terminal de cédula exigido, se han mantenido cerrados a causa de la crecida del río Táchira por las lluvias.

Ese escenario provocó que grupos de venezolanos se quedaran varados del lado venezolano y a la espera de que el caudal del río disminuyera para aventurarse por las trochas.

“Me dijeron que no podía pasar porque mi número de cédula es impar. Les expliqué a las autoridades colombianas que las trochas estaban cerradas, pero me dicen que ellas cumplen con las normas”, señaló Julieta Mora, quien viajó desde la ciudad de Mérida hasta la frontera.

Las lluvias trastocaron los planes de Mora, ya que no pudo emplear las trochas para ingresar a Colombia a causa de las intensas precipitaciones de las últimas horas. “Será pasar mañana (miércoles) para cumplir con mis diligencias”, resaltó la dama.

La furia del río

El río Táchira no ha dado tregua durante los primeros días del mes de noviembre. El caudal ha ido en ascenso por las fuertes precipitaciones sobre las cabeceras y en la zona de frontera.

A la altura del puente internacional Simón Bolívar se ha logrado observar una corriente iracunda, lo que imposibilita el uso de las rutas sinuosas.

“Ese río da miedo”, soltaban los ciudadanos al cruzar por el puente y constatar el nivel del afluente. “Y lo que viene es agua, miren hacia arriba”, resalta otro de los transeúntes.

Terminal a la espera

Aunque las cifras del lunes aún fueron tímidas: 1.243 usuarios emplearon las instalaciones del terminal de San Antonio del Táchira en el inicio del mes, y se esperaba que este martes fuera aún mayor, pues el movimiento en el puente reflejó un incremento acelerado de usuarios.

Ciudadanos lamentaron que las rutas interurbanas no lleguen ni salgan del puerto terrestre de la frontera, sino solo de San Cristóbal. “Antes de la pandemia había más comodidad, pues si uno quería salir desde la frontera hacia el centro del país, lo hacía sin inconvenientes”, aseveró Brenda Colmenares.

Colmenares criticó el tener que tomar una unidad suburbana en San Cristóbal para poder llegar a San Antonio del Táchira, tras un viaje de más de 12 horas, desde que arrancó de la ciudad de Valencia, en el estado Carabobo.

El ministro del Transporte, Hipólito Abreu, anunció el pasado domingo la reactivación de las rutas suburbanas, hacia y desde el estado Táchira, con arribo y salida del terminal de la capital del estado Táchira.

Jonathan Maldonado

- Advertisment -