domingo 17 enero, 2021
InicioFrontera“Estamos a la espera de que abran las trochas”

“Estamos a la espera de que abran las trochas”

12.597 views

Caminantes, provenientes de Anzoátegui, pagaron 40 dólares por persona para ser trasladados desde su estado hasta Barinas


PorJonathan Maldonado


 

Eran aproximadamente las 3:00 p.m. de este domingo, cuando un grupo de caminantes, proveniente del estado Anzoátegui, se encontraba descansando su humanidad en la plaza Bolívar de San Antonio del Táchira. “Fuimos hasta la entrada de una trocha, cerca de la plaza, pero nos dijeron que estaba cerrada”,aseveró el núcleo familiar entrevistado.

Aniel Medina, de 22 años, relató cómo fue la travesía para llegar hasta la frontera. “Fue muy fuerte”, indicó mientras lamentaba el haber pagado 40 dólares por persona para poder arribar hasta Barinas en un camión. “Fueron cuatro días de viaje. Hace una hora llegamos aquí, y estamos a la espera de que abran los caminos verdes”, dijo.

Medina resaltó que en la mayoría de las alcabalas lograron pasar sin ningún problema. Solo en una, precisa, los hicieron desviar por un camino sinuoso que los asustó un poco.“Eso fue después de Barinas y nos rodearon como 10 hombres – aparentemente dueños de una finca-, y nos preguntaron que quién nos había autorizado para pasar por aquí. Al final, para que nos dejaran seguir, uno de nosotros entregó su reloj”, contó.

"

De su grupo familiar, van ocho adultos y dos niños. La joven, con los suyos, piensa llegar hasta la ciudad de Cúcuta, en Norte de Santander, donde se hallan un hermano y su padre. “Las trochas están cerradas. Unos dicen que las abren a las cinco, y otros que el lunes, en horas de la mañana”, reiteró.

“Si no abren hoy (domingo), pasaremos la noche en esta plaza”, aseguró la dama mientras señalaba que, en cierto trayectos, hubo familias que hicieron brotar su solidaridad al brindarles alimentos y bebidas. “Personas de la iglesia evangélica se acercaron y nos daban refrigerios”, puntualizó.

“Migro con el propósito de darles a mis hijos lo que en Venezuela no les puedo dar”, prosiguió al describir el duro escenario que se vive en el estado Anzoátegui.“El sueldo mínimo no da para nada. Trabajaba en la alcaldía de Santa Ana como docente. Lo que ganaba no me daba ni para un kilo de arroz”, sentenció.

“Vengo para apoyar a mi hija”

La señora Reina de Medina, de 55 años, decidió migrar, junto a su hija Aniel, con el propósito de ayudarla en el cuidado de los niños, sus nietos. “Ella es la que va a trabajar y yo me quedo en casa con los mis nietos”,acotó quien tiene a su esposo y otro hijo viviendo en Cúcuta, adonde arribarán en las próximas horas.

“Yo ya estoy mayor. Todo el que migra para acá tiene un solo propósito: trabajar y salir adelante, sin hacerle daño a nadie”, prosiguió la dama mientras dejaba claro que lo que más le duele de abandonar su país es tener que distanciarse de sus otros familiares.

“Gracias a Dios, no nos pasó nada, ni nos faltaron el respeto”, añadió Medina a modo de colofón, desde la plaza Bolívar, donde descansaba su humanidad.

- Advertisment -