miércoles 17 agosto, 2022
InicioFronteraPiden revisar presupuestos para el manejo de albergues de inmigrantes

Piden revisar presupuestos para el manejo de albergues de inmigrantes

246 views

Rosalinda Hernández C.


La manera en que han retornado miles de venezolanos a través de la frontera, en medio de la pandemia provocada por el virus COVID-19, ha generado cuestionamientos por parte del ex parlamentario nacional, regional  y  coordinador del Centro de Estudios de Fronteras e Integración (CEFI) de la Universidad de los Andes (ULA-Táchira), Carlos Casanova.

El docente investigador señaló que la situación de los retornados no solo sobrepasó los cálculos previstos. El operativo de recibimiento tampoco contó con la logística necesaria para la atención en refugios, llamados Puntos de Atención Social e Integral (PASI), ubicados en varios municipios de la región fronteriza con Colombia.

Más allá del desplazamiento masivo de connacionales y de las críticas al recibimiento, para Carlos Casanova lo preocupante de la situación es el maltrato que se ha dado a la población venezolana en países como Colombia, Perú y Ecuador.

Sin tomar en cuenta las medidas mínimas para el desplazamiento de miles de venezolanos, ni controles de bioseguridad los inmigrantes fueron desalojados de albergues, acción que disparó la movilización de miles de personas entre una frontera y otra de manera inadecuada en busca del retorno al país.

Casanova llamó la atención sobre la responsabilidad de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en la situación del retorno forzado por la que está atravesando la población inmigrante venezolana.

La misión de la OMS es atender el tema de la salud y se debió prever un plan de atención a inmigrantes. Se debió prever que por donde se movilizan estas personas pueden generar una cadena de contagio u posteriormente al llegar a Venezuela, revelarse una situación sanitaria no  atendida a tiempo, precisó.

¿Qué pasó con los financiamientos?

La situación que justificó el desembolso de grandes sumas de dinero para instalar campamentos destinados a los inmigrantes venezolanos en países suramericanos obedece al mismo contexto económico, político y social que aún persisten en Venezuela, detalló el especialista en temas de frontera.

Un ejemplo de ello es la situación de salud pública que se mantiene en alto grado de vulnerabilidad en el país.

Resulta inaudito que si ha existido financiamiento para atender albergues, actualmente, en medio de la pandemia mundial y considerando la vulnerabilidad de los migrantes venezolanos, no exista un financiamiento superior para ampliar la atención en  albergues, cumpliendo los requerimientos necesarios de seguridad que permitan la estadía de connacionales durante la cuarentena obligatoria, denunció Casanova.

Para el ex parlamentario, las migraciones no son algo fortuito y considera que detrás de los desplazamientos masivos de venezolanos ha existido un plan de promoción del éxodo. Específicamente para los inmigrantes que iban directamente a los campamentos administrados por ONG, con financiamiento internacional.

“Existe una responsabilidad en el tema presupuestario y se debe revisar cómo están quedando los aportes de las organizaciones internacionales para el mantenimiento de los refugios por la vía de las distintas ONG”, dijo.

Los albergues cerrados en Bogotá fueron señalados por el especialista en fronteras como las primeras acciones que originaron el retorno de los venezolanos.

Insistió en que se está frente a un nuevo éxodo de connacionales caminando por todas partes en condiciones de salud no controladas, “¿ha sido negocio mantener a los venezolanos en refugios y ahora lo es el retorno?”.

La crisis aumenta

El venezolano que migró y tenía una ocupación informal en el exterior, al empezar la cuarentena quedó desprotegido por no tener un estatus legal y ningún tipo de protección social en el país donde se encontraba, lo que provocó que ese venezolano quedara en el aire y no tenga otra alternativa que regresar al país, ante el desalojo de albergues o refugios que era con lo único que contaba.

Para el coordinador del Centro de Estudios de Integración y Frontera, en promedio quien regresa a Venezuela, en medio de la pandemia, si se había marchado empobrecido, vuelve en condición de miseria a enfrentarse a un país sin recursos, ni programas para financiar la cuarentena de miles de personas que a los largo del tiempo pueden seguir llegando.

La crisis económica para el venezolano retornado puede acelerarse en los próximos meses, tomando en cuenta que un buen número de personas para migrar vendieron todos los bienes, confiando que encontrarían un progreso inmediato en el país a donde iban, realidad muy lejana. Ahora al regresar al país se encuentran de manos atadas, sin sustento, ni una casa donde vivir, agregó.

- Advertisment -
Encartado Publicitario