Inicio Infogeneral Autopublicación de libros, una fórmula cada vez más utilizada

Autopublicación de libros, una fórmula cada vez más utilizada

Foto: Agencias

Hay dos opciones a la hora de publicar: hacerlo por cuenta propia o llevar el libro a una editorial. Autopublicar permite llevar al 100% todo lo relacionado con el libro


“Hay tres cosas que cada persona debería hacer durante su vida: plantar un árbol, tener un hijo y escribir un libro”. Desde que el poeta José Martí dijo estas célebres palabras, seguramente la mentalidad de los ciudadanos ya ha cambiado mucho o simplemente esto no es para todos, pero es un hecho que escribir un libro es una aventura apasionante, con sus dificultades, pero muy gratificante.

Pero, una vez que se terminó de escribir ¿Qué? Dejarlo en un cajón cogiendo polvo no suele ser una opción, ya que los escritores quieren enseñar su obra al público, aprender escuchando opiniones, ver cómo otros disfrutan leyéndolos y ganar dinero al menos para cubrir los gastos de la publicación.

Hay dos opciones a la hora de publicar: hacerlo por cuenta propia o llevar el libro a una editorial. Las editoriales son un intermediario, con sus pros y contras. Autopublicar permite llevar al 100% todo lo relacionado con el libro, lo que supone también ocuparse desde escribirlo hasta buscar una buena imprenta, distribución y publicidad.

Pasos para autopublicar un libro

Como se sabe que es algo muy llamativo, pero nada fácil, a continuación, los pasos de cómo autopublicar:

  1. Primer registro del borrador de la obra: es importante registrar la obra como propiedad intelectual si se quiere tener más seguridad ante posibles plagios. Aunque se autopublique, la obra pasará mínimo por manos de la imprenta y, aunque no es nada común que pase algo, mejor cubrirse las espaldas.
  2. Pulir la obra: lee una y otra vez la obra con detenimiento para evitar que se pase por alto alguna errata. Un simple error afecta a toda una tirada y puede suponer una importante disminución en las ganancias. Si se cree que es un trabajo muy pesado, se puede contratar a un profesional que corrija las faltas ortotipográficas y de estilo.
  3. Diseñar una portada: la portada es tan importante como el propio libro, ya que es lo primero que atrae entre miles de libros que están en una librería. Una vez más, se debe investigar entre los programas que hay para crear portadas, después solo habrá que pasarla a PDF.
  4. Pedir presupuesto para impresión: es imprescindible buscar una imprenta que sea muy flexible, que permita pedir con mínimos muy pequeños y sobre todo, bajo demanda, para imprimir justo los libros necesarios.
  5. Calcular el PVP: antes de calcular el precio de venta al público se debe estudiar bien cómo hacerlo. Simplificando: sumar todos los gastos de la primera tirada (incluyendo precios de distribución, del registro de propiedad, de impresión…) y dividirlo entre la cantidad de ejemplares disponibles para la venta. A esto sumarle el beneficio o ganancia realista, que suele rondar los tres euros.
  6. Obtener el ISBN: es una forma estandarizada de identificación y referencia de un libro. Sin él, el libro no puede ser comercializado de la forma habitual.
  7. Añadir el código EAN en la contraportada: Una vez que ya se tiene el número de ISBN, obtener el código de barras y hacer una nueva contraportada incluyéndolo.
  8. Hacer el pedido en la imprenta: se recomienda solicitar un libro de prueba antes de pedir la primera tirada, para comprobar que está conforme el resultado final. Enviarlo en PDF y seguir las indicaciones.

Tras estos pasos el autor recibirá su primera tirada de libros. De seguro que todo el trabajo se verá compensado al tener la primera obra entre las manos y comience a crear interés entre el público.

La Verdad

Salir de la versión móvil