miércoles 5 agosto, 2020
Inicio Infogeneral También hay héroes anónimos en la guerra contra el virus

También hay héroes anónimos en la guerra contra el virus

280 views

Quienes son realmente Héroes Anónimos, son todos aquellos ciudadanos que, con la serenidad, la disciplina, la devoción y la esperanza de un solemne ritual, cumplen escrupulosamente con las sencillas recomendaciones de prevención del contagio, las cuales ya han sido científicamente comprobadas como lo único, hasta ahora, realmente efectivo para contener la pandemia. Al menos hasta que aparezca la vacuna.


Humberto Contreras

Tal como dijo el presidente de Uganda a su pueblo, el mundo está ahora prácticamente en una guerra contra un enemigo que no distinguimos a simple vista, porque “es un ejército invisible, despiadado y despiadadamente efectivo”.

Y como en toda guerra, todos los soldados que defienden son, formalmente, ciudadanos cuyo uniforme los hace a todos iguales. Pero todos tienen una misión, y del cumplimiento cabal de ella, depende el triunfo. Es por ello que, en cada país con experiencia bélica, se rinde culto y se erigen monumentos en homenaje al llamado Soldado Desconocido, pues el aporte individual de cada uno de ellos, es lo que, en suma, construyó en su momento, el logro, el triunfo.

En estos momentos, todos los ciudadanos en la calle, somos soldados desconocidos de la guerra contra el virus. Todos tenemos una misión que cumplir en defensa de nuestras vidas, específicamente, que es el objetivo. Pero es más importante el hecho de que, al defender nuestra vida, estamos también defendiendo la vida de los demás. De centenares de personas que podrían adquirir de nosotros la enfermedad, si no nos cuidamos.

Suficientes advertencias

Inmensa cantidad de personas representativas de los distintos sectores de la sociedad, en especial médicos y demás personal de salud, pacientes recuperados, científicos y otros expertos en la materia, ha transmitido, tanto en medios de comunicación convencionales, como en las redes sociales, sus advertencias y sus consejos sobre la necesidad de evitar el contagio como una forma de parar el desarrollo de la enfermedad.

En estos momentos no hay medicamento preventivo ni curativo. Es lo que debe entender la población. Aunque básicamente lo ideal es no salir de casa, si no es estrictamente necesario, cuando haya que hacerlo, muchas instituciones de salud insisten públicamente en la necesidad de adoptar las medidas de prevención, que básicamente son tres:

1.- Lavado frecuente de manos con agua y jabón, y desinfectarse con alcohol y gel.

2.- Usar tapaboca y gafas, si vas a salir de casa, adonde sea; y

3.- Mantener el distanciamiento social, mínimo de un metro.

Un reciente estudio financiado por la Organización Mundial de la Salud, OMS, fue hecha por los centros canadienses McMaster University y St. Joseph’s Healthcare Hamilton, la más amplia sobre el tema hecha hasta hoy. Se analizaron 44 estudios comparativos relevantes hechos en 16 países hasta principios de mayo, para llegar a los resultados que publicó la revista científica The Lancet.

El estudio pudo constatar que la distancia social es, de las tres, la más efectiva para reducir el riesgo de contagiarse. Probaron que el riesgo de contagio es de 2,4% si se conserva un metro de distancia interpersonal, con dos metros se registra la mitad de ese riesgo, y con tres metros, una cuarta parte. Casi nulo.

Igualmente, con respecto al uso de tapaboca y protección en los ojos, de uso estricto y con mayor rigurosidad en los sitios donde hay congestionamiento y no es posible guardar el distanciamiento social, el estudio prueba que 17,4% de los que no usan tapaboca, se infectaron, mientras que solo 3,1% de quienes sí lo usaban, se contagiaron. O sea, la reducción del riesgo es de prácticamente 80%.

No importa si estás aislado, ni dónde. Estar en la calle obliga a usar adecuadamente el tapaboca, porque el virus aprovecha cualquier descuido nuestro.  (Foto/Gustavo Delgado)

Sabiendo todo esto, y habiendo apreciado la alta capacidad de contagio y posterior muerte o daño a quienes sobreviven, lamentablemente son muchos los que “se portan mal” en esto de la lucha contra la pandemia, como les llamó el presidente de Uganda. De hecho, esos ciudadanos que no guardan las medidas de prevención y seguridad que han sido recomendadas, se han convertido en responsables de muchos contagios, algunos de los cuales han terminado en muertes.

Los Verdaderos Héroes Anónimos

Es por ello que los verdaderos Héroes Anónimos de esta mortal guerra contra el enemigo que sin piedad nos ataca, es toda persona que, con la serenidad, la disciplina, la devoción y la esperanza de un solemne ritual, cumple estrictamente con las sencillas medidas de prevención del contagio, comprobadas por la Ciencia.

Cada persona que no sale de su casa, si no le es necesario, es un héroe, porque le quita al enemigo capacidad de daño, la cual se mide en el número de afectados. Aquella persona que sale a la calle con la mascarilla bien puesta, y que pese a la incomodidad o al fastidio no se la baja a la quijada, es un héroe, porque está cerrándole toda posibilidad de triunfo al enemigo.

En los sitios cerrados con poca circulación de aire y con más personas, el uso del tapaboca es imprescindible. Es la única y mejor protección que se puede tener. (Foto/Referencial)

Toda persona que usa frecuentemente el alcohol o el gel desinfectante, es un héroe, porque así impide que el enemigo anote más seres humanos en su cuenta. Igual es un héroe, la persona que al llegar a casa procede sin dilaciones a lavarse las manos y la cara con agua y jabón diligentemente, porque así ayuda a todos a ganar la batalla definitiva.

Lavarse las manos con abundante jabón, y según el ritual publicitado por la OMS, asegura la mejor limpieza de la parte de nuestro cuerpo más expuesta a atraer el virus: Las manos. (Foto/Referencial)

Y ese trabajo de estos héroes anónimos se hace más grande y heroico, cuando reconocen que con esas actitudes, no sólo están salvando su vida, es decir, evitan que el enemigo aumente sus triunfos, sino que además, significa proteger y salvar la vida de aquellos a quienes más quiere.

Usted, amigo lector, solo cumpliendo las normas de prevención, es un verdadero héroe anónimo en la guerra contra el virus.

Ver discurso del presidente de Uganda

https://www.diariolibre.com/actualidad/internacional/el-mejor-discurso-contra-los-que-no-creen-en-el-coronavirus-CD20235043


 

Con Dios y la Virgen sí, pero…

Nos pasamos todo el tiempo rogándole a Dios que acabe con el virus, y suplicándole a la Virgen que se apiade de nosotros, e interceda ante el Padre Creador a nuestro favor. Pero nuestro entendimiento es tan cerrado y tan chiquitico, que no nos damos cuenta de que la solución, la tenemos a la mano, fácil, segura y barata.

Tres cosas, ya comprobadas por la Ciencia, que Dios pone al alcance de TODOS, al menos mientras se consigue la vacuna. ¿Cuáles son?

1.- Lavarse bien y frecuentemente las manos con agua y jabón, y usar alcohol y gel desinfectante. Eres tú quien tiene que hacerlo, no Dios, ni la Virgen.

2.- Mantener la distancia física con las personas a tu alrededor. Eres tú quien tiene que hacerlo. No Dios, ni la Virgen.

3.- Usar siempre y apropiadamente el tapaboca, si estás fuera de tu casa. Con más cuidado si estás en ambientes cerrados o muy congestionados. Eres tú quien tiene que hacerlo, no Dios, ni la Virgen.

Así que, reza, está bien. Pero por Dios Santo: ¡Cuídate! Eres tú quien tiene que cuidarse. Y cuidándote, cuidas a los tuyos y a los demás.


 

- Advertisment -