Diseñador de armas impresas en 3D promete combatir prohibición en EEUU

209
La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders indicó que el Departamento de Justicia había actuado "sin la aprobación del presidente" al dar luz verde a Wilson para publicar online los planos de las armas impresas en 3D. AFP/Archivos / Robert MACPHERSON

Un activista a favor del porte de armas en Estados Unidos dijo que está dispuesto a llevar hasta la Corte Suprema su lucha para publicar en internet planos para fabricar armas de fuego en impresoras 3D, después de que un juez federal bloqueara temporalmente el polémico emprendimiento.

El martes, Cody Wilson, fundador de la compañía Defense Distributed, había puesto los planos a disposición en internet, luego de arribar a un acuerdo judicial con el gobierno federal que despertó cuestionamientos.

Sin embargo, poco después, un juez de la ciudad de Seattle (noroeste) los bloqueó temporalmente. El magistrado aceptó la solicitud de los fiscales de ocho estados del país y el Distrito de Columbia -donde está la capital Washington-, que habían argumentado que los planos podrían permitir a cualquier persona, desde un adolescente hasta un “lobo solitario”, fabricar armas de plástico imposibles de detectar.

Wilson dijo a la cadena CBS News que el acceso a las armas de fuego “es un derecho humano fundamental”.

“Lo que estoy haciendo está legalmente protegido”, dijo en una entrevista, horas antes de que el juez de distrito Robert Lasnik emitiera la orden judicial.

“Iré al nivel de la apelación. Iré a la Corte Suprema. Perderé todo mi tiempo”, dijo Wilson.

Los estados intervinieron para bloquear la publicación de los planos después de que la administración de Trump resolviera una disputa legal de cinco años, mediante un acuerdo que permitió a la compañía publicar los diagramas en su sitio web “Defcad”.

El sitio se cerró el miércoles, pero los planos que fueron publicados en línea antes de que la orden judicial entrara en vigor ya habían sido descargado miles de veces.

“Los archivos son de dominio público, no se pueden recuperar”, dijo Wilson a CBS.

Los grupos de control de armas aplaudieron la decisión del juez. La Campaña Brady para Prevenir la Violencia con Armas calificó a las armas de fuego impresas en 3D “nada menos que una amenaza para la sociedad”.

Pese a que su gobierno aprobó el acuerdo, el presidente Donald Trump parece oponerse a estas nuevas armas. “Estoy investigando la venta de armas de plástico 3-D al público”, señaló en un tuit. “¡Ya hablé con NRA (Asociación Nacional del Rifle), no parece tener mucho sentido!”

La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders indicó este miércoles que el Departamento de Justicia había actuado “sin la aprobación del presidente” al dar luz verde a Wilson para publicar los planos en el sitio de Defcad. “El presidente está feliz que estos esfuerzos fueron aplazados para dar más tiempo a revisar el asunto”, añadió.

Estados Unidos, donde unas 30.000 personas mueren al año a causa de las armas de fuego, está profundamente dividido por la discusión sobre el control de armas personales, particularmente por numerosas matanzas masivas, muchas veces perpetradas con armas que fueron compradas de manera legal.

AFP