La ansiada llegada de los camiones cisterna en India, azotada por la sequía

122
Una mujer carga unas latas de acero con agua el 10 de junio de 2019 en Shakar Pada, a las afueras de la ciudad india de Bombay. AFP / Punit Paranjpe

Gajanand Dukre acaba de estacionar su camión cisterna en una aldea india golpeada por la sequía, al que acuden decenas de lugareños armados con bidones y cubos para recoger la ansiada agua.

Durante las dos horas siguientes, este empleado del gobierno reparte 12.000 litros de ese líquido vital, en medio de un calor sofocante en ese país del sur de Asia, que está atravesando una de las peores sequías en años.

«Trabajamos sin descanso», explica Gajanand, de 41 años. El empleado efectúa cuatro turnos de suministro de agua al día en las localidades cercanas a Shahapur (en Maharashtra, oeste). Es uno de los 37 conductores de camiones cisterna de las autoridades que operan en esta zona, a unos 60 kilómetros de la capital económica del país, Bombay.

Los camiones cisterna de agua operan allí los siete días de la semana de marzo a junio, la temporada más cálida y seca en India, donde el agua escasea en numerosas regiones.

Unos habitantes de Shakar Pada, a las afueras de la ciudad india de Bombay, cargan recipientes llenos de agua el 10 de junio de 2019. AFP / Punit Paranjpe


El verano de este año está siendo especialmente rudo, con temperaturas que han llegado a superar los 50 ºC en el Estado de Rajastán (norte).

Más de la mitad del territorio indio, donde viven más de 500 millones de personas, enfrenta unas condiciones de sequía porque las lluvias previas al monzón de este año fueron insuficientes, según los servicios meteorológicos del país.

En el pueblo de Shakar Pada, los pozos están a niveles peligrosamente bajos, por lo que la llegada del camión de Gajanand se vive con alivio. En cuanto se detiene, conecta una tubería y llena los recipientes que le van pasando los habitantes, generalmente mujeres.

«Hay escasez de agua desde hace un mes», explica a la AFP Pramila Shewale, mientras transporta en la cabeza un cubo, lleno de agua.

Una mujer ayuda a otra a colocarse en la cabeza un cubo con agua distribuida por un camión cisterna el 10 de junio de 2019 en Shakar Pada, a las afueras de la ciudad india de Bombay. AFP / Punit Paranjpe

«Sin estos camiones cisterna, tendríamos que depender de los pozos, y esto sería muy difícil», agrega la mujer, de 25 años.

– De 03H00 a 19H30 –

El centenar de familias de este pueblo vive de la agricultura, principalmente del arroz y de las verduras que venden en los mercados de las ciudades vecinas. Durante la sequía, no hay agua ni para los cultivos ni para el ganado.

El descenso de los niveles freáticos y un sistema de irrigación insuficiente hacen que estas poblaciones sean extremadamente dependientes del monzón, que se extiende de junio a septiembre y que supone el grueso de las precipitaciones anuales de India.

Sin embargo, tres de los cinco últimos monzones estuvieron por debajo de la media. Y aunque las previsiones anuncien un monzón normal este año, éste lleva ya una semana de retraso en el calendario habitual, lo que preocupa a los agricultores.

«Cada año, la sequía empeora. Ruego a Dios para que haya suficiente agua» este año, dice a la AFP Naresh Rera, un agricultor de 32 años.

Un conductor de un camión cisterna lo llena de agua el 10 de junio de 2019 en Shakar Pada, a las afueras de la ciudad india de Bombay. AFP / Punit Paranjpe

Gajanand Dukre continuará con sus turnos de reparto de agua hasta que el monzón alcance su máxima potencia en Maharashtra, lo que debería suceder a finales de junio.

Cada noche, él y sus colegas duermen en su vehículo en un terreno baldío en el que los camiones se alinean junto al río.

Se despiertan a las 03H00 de la mañana, llenan el depósito con agua del río, a la que añaden cloro para sanearla y se echan a la carretera.

Cuando vacían los depósitos, regresan al río y vuelven a llenarlos. Gajanand no termina nunca antes de las 19H30.

«Es un trabajo duro pero mi corazón se siente bien, pues ayudo a la gente», afirma. AFP