La Fiscalía sueca reabre el caso contra Julian Assange por violación

207

La Fiscalía sueca ha decidido reabrir el caso contra el fundador del portal WikiLeaks, Julian Assange, por un posible delito de violación.

La abogada de una de las denunciantes pidió el mes pasado reabrir la investigación, cuando el periodista australiano fue detenido por la fuerza por agentes británicos en la embajada ecuatoriana en Londres, después de que Quito le retirara el asilo diplomático concedido siete años atrás por la anterior administración para no fuera extraditado a Suecia.

El Gobierno ecuatoriano tomó esa decisión aduciendo que Assange había violado reiteradamente «convenciones internacionales y el protocolo de convivencia» en la misión diplomática.

Las autoridades suecas habían cerrado en mayo de 2017 la investigación preliminar contra Assange, abierta en 2010 por varios presuntos delitos sexuales, ante la imposibilidad de hacerla avanzar después de que el periodista se refugiara en la legación ecuatoriana.

Tres de los cuatro delitos por los que fue investigado Assange prescribieron hace años, mientras que el de violación lo hace en agosto de 2020.

La fiscal superior adjunta Eva-Marie Persson, encargada de estudiar la solicitud, tiene previsto dar una rueda de prensa en Estocolmo.

Un tribunal británico condenó la semana pasada al fundador de WikiLeaks a 50 semanas de cárcel por violar las condiciones de libertad condicional en ese país en 2012.

La Corte de Magistrados de Westminster ha iniciado el proceso sobre su extradición a Estados Unidos, que le reclama por las filtraciones de documentos secretos hechas por su portal y donde podría ser condenado a al menos cinco años de prisión.

Assange, que se encuentra detenido en la prisión de máxima seguridad de Belmarsh, ha denegado formalmente su consentimiento a la petición de extradición de las autoridades estadounidenses.

El Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias de la ONU ha pedido al Gobierno británico que libere al periodista, además de criticar severamente que se le mantenga en una prisión de alta seguridad, que no corresponde a los delitos de los que es acusado.

La Fiscalía sueca emitió en noviembre de 2010 una orden de arresto europea contra Assange, que fue detenido un mes después en Londres, y a partir de ahí comenzó un proceso judicial que culminó en junio de 2012, cuando el Supremo reafirmó la extradición a Suecia y el periodista se refugió en la embajada ecuatoriana.

El proceso en Suecia contra Assange, que se declara inocente y no ha sido formalmente acusado de nada, ha estado rodeado de polémica sobre la solidez de las denuncias y los motivos de las demandantes, filtraciones a los medios, sustituciones de fiscales y la reapertura de un caso que había sido reducido inicialmente a delito menor.