Optimismo por reformas en Brasil y por tasas en EEUU disparan la Bolsa de Sao Paulo

127
Vista general de la operativa de la Bolsa de Valores de Sao Paulo, el 18 de marzo de 2019. AFP / NELSON ALMEIDA

Los mercados brasileños viven días de euforia, con sucesivos récords bursátiles y fortalecimiento del real, alentados según analistas por el avance de la reforma de las jubilaciones y reforzados por las expectativas de baja de las tasas en Estados Unidos.

El índice Ibovespa de la Bolsa de Sao Paulo, que el 19 de junio cerró por primera vez por encima de los 100.000 puntos, superó los 106.000 puntos y hacia las 11H35 locales (14H35 GMT) llegaba a 106.220 puntos, con alza de 1,62% respecto al cierre de la víspera.

En lo que va de la semana, las ganancias del Ibovespa superan 5% y acumulan desde enero, cuando el presidente Jair Bolsonaro llegó al poder, un alza de más 20%.

El movimiento, sin embargo, estuvo marcado por los vaivenes de las expectativas de los inversores sobre las posibilidades de que el ex militar de ultraderecha aplique el programa de ajustes prometido durante su campaña.

A mediados de mayo, el Ibovespa había perdido prácticamente todos sus avances del año, en un marco de polémicas internas del gobierno y de protestas estudiantiles contra los recortes.

El dólar se negociaba por su lado este miércoles a 3,767 reales, frente a 3,807 a inicios de la semana, después de haber tocado los 4,10 reales a mediados de mayo.

«Parte de este ‘optimismo’ se debe al avance positivo de la reforma de las jubilaciones y parte a la expectativa del discurso [del presidente de la Fed, Jerome] Powell en la Cámara de representantes sobre la tendencia de las tasas de interés en Estados Unidos», indicó Alex Agostini, de la consultora Austin Rating, en un intercambio de mensajes con la AFP.

«Muchos piensan que [Powell] tendrá un discurso ‘Dovish’ [blando] y eso alimenta la expectativa de un recorte de las tasas», agregó.

Las discusiones de la reforma de las jubilaciones se destrabaron en los últimos días en la Cámara de Diputados, cuyo presidente, Rodrigo Maia, reivindicó la paternidad del proyecto. «La construcción de ese texto fue una construcción parlamentaria (…). El gobierno ayudó, pero en algunos momentos obstruyó», dijo Maia el lunes.

Bolsonaro afirmó por su lado el martes: «Rodrigo Maia es nuestro general dentro de la Cámara para aprobar» la reforma.

La reforma de las jubilaciones, por ser de tipo constitucional, debe ser votada dos veces en la Cámara y dos en el Senado, en todos los casos con mayorías cualificadas de tres quintos de la totalidad de los escaños. La primera votación en la Cámara podría ocurrir este mismo miércoles. AFP