martes 30 junio, 2020
Inicio Internacional Rusia iniciará a principios de otoño campaña masiva de vacunación

Rusia iniciará a principios de otoño campaña masiva de vacunación

439 vistas

Dentro de la crisis de miedo y sicosis que ha creado la excesiva información sobre la pandemia, hay noticias que son positivas y que ayudan a sentir optimismo sobre una pronta salida de esta situación.

Crece la posibilidad de que ya se cuente con una vacuna antiviral, luego de que Rusia anunciara que empezaría una campaña de vacunación masiva a principios de otoño, según informó el director del Centro Nacional ruso de Investigación de Epidemiología y Microbiología de N.F. Gamaleya, según la agencia soviética TASS.

El especialista recalcó que “toda la población no podrá recibir esta vacuna a la vez”, por lo que el proceso de la vacunación podría extenderse a siete o nueve meses.

Según explicó el médico ruso, todos los expertos que participaron en la creación de esta vacuna la han probado voluntariamente en ellos mismos, “constatando su seguridad”. “No solo tenemos los anticuerpos, sino que verificamos la presencia de anticuerpos protectores que neutralizan el virus”, aseguró.

Después de once días, pacientes no contaminan

Un nuevo estudio, realizado por especialistas y publicado en conjunto por el Centro Nacional de Enfermedades Infecciosas y el Capítulo de Médicos de Enfermedades Infecciosas de la Academia de Medicina en Singapur, revela que los pacientes afectados dejan de ser contaminantes 11 días después de contraer la enfermedad, incluso si siguen dando positivo en nuevas pruebas.

Según la agencia Reuters, los científicos descubrieron que el virus “no puede aislarse o cultivarse después del día 11 de la enfermedad”. El período infeccioso puede comenzar dos días antes de dar síntomas y persiste, aproximadamente, entre 7 y10 días después de ello.

Dos semanas después, los pacientes aún pueden dar positivo, pero los especialistas apuntan a que las pruebas podrían detectar fragmentos del virus que ya no propagan la infección. Los hallazgos podrían modificar los criterios actuales de los hospitales sobre cuándo dar de alta a los pacientes infectados.

Tapabocas de tela sí previenen la transmisión del patógeno

Los tapabocas de tela sí son efectivos para disminuir la transmisión del virus, según investigación publicada en la revista Annals of Internal Medicine, la cual señala que, aunque ninguna evidencia directa indica que estos tapabocas son totalmente efectivos, sí existe consistencia para recomendarlos, dentro de los programas de salud pública.

Los resultados demuestran que este tipo de mascarillas detienen las partículas más grandes de las secreciones que se generan directamente al hablar, comer, toser o estornudar, de dentro hacia afuera, o sea, reduce la posibilidad de que un contagiado afecte a otra persona.

Y en este sentido, agrega el estudio, cada partícula cargada de virus retenida en estos tapabocas no cae a una superficie o a sitios en los que puede ser luego recogida por el tacto y luego transmitida a la vía respiratoria. El análisis demostró que la tela que se utiliza para fabricar los tapabocas puede bloquear gotas, aerosoles y capas con eficiencia.

La luz solar puede ser eficaz contra el virus

Un grupo de científicos del Instituto Nacional de Defensa Biológica Battelle de EE.UU. afirma que la luz solar desactiva los patógenos de la Covid-19, según indican en un artículo aceptado este miércoles para publicación en la revista The Journal of Infectious Diseases.

Los biólogos recrearon en laboratorio condiciones similares a las de un mediodía despejado del solsticio de verano y determinaron que con esa luz, 90 % de los patógenos mueren cada 6,8 minutos en saliva y cada 14,3 minutos en medios de cultivo. Bajo una luz menos intensa, el virus también moría, aunque a un ritmo más lento.

El estudio proporciona la primera evidencia de que la luz solar puede inactivar rápidamente el patógeno en las superficies, lo que sugiere que su persistencia y, luego, el riesgo de exposición, pueden variar significativamente entre espacios cerrados y abiertos. Añaden que también “la luz solar natural puede ser efectiva como desinfectante para materiales no porosos contaminados”.