jueves 19 mayo, 2022
InicioInternacionalSufre México el peor terremoto en 100 años

Sufre México el peor terremoto en 100 años

634 views

Muchas casas quedaron totalmente destruidas y quienes las habitaban intentaron recuperar lo poco que les quedó

A medianoche, miles de personas salieron a las calles de Ciudad de México, asustadas por el terremoto

Al menos 58 personas murieron y más de 200 resultaron heridas en un potente terremoto que sacudió este viernes el sur de México, el “mayor registrado” en los últimos cien años en el país.

Las autoridades han advertido sobre fuertes réplicas tras el sismo de magnitud 8,2 y dijeron que el balance de muertos puede aumentar en las próximas horas.

Muchos habitantes de la pequeña ciudad de Juchitán, en el sureste del estado de Oaxaca (sur), estaban aún en pánico.

Las réplicas se han sentido “como unas cuatro veces”, dijo a la AFP, Rubisel Fuentes, un empleado de 24 años, mientras observaba estupefacto los restos de un edificio en la calle.

Escombros, edificios semidestruidos y grietas en las calles: Oaxaca es hasta ahora el estado más afectado, con 45 fallecidos, informó en Twitter el titular de Protección Civil del gobierno federal, Luis Felipe Puente.

De ellos, 17 murieron en Juchitán, precisaron las autoridades.

Puente reportó también 10 muertos en el vecino estado de Chiapas, en cuya costa fue el epicentro del temblor. Ambos estados tienen constantemente una gran afluencia de turistas.

Tres personas murieron además en el estado de Tabasco (también en el sur).

– “El mayor” del siglo –

“Más de 200 resultaron heridas en el #Sismo”, escribió el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, en su cuenta de Twitter. Hasta el momento se han registrado más de 260 réplicas, la más intensa de 6,1 grados, indicó.

México está amenazado además por el huracán Katia, de categoría 2, que avanzaba este viernes por el Golfo de México hacia el estado de Veracruz, en una terrible semana en la que otros dos ciclones, Irma y José, dejaron una estela de muertos y graves daños materiales al cruzar por el mar Caribe.

El terremoto es el “mayor registrado en el país en los últimos 100 años”, dijo Peña Nieto en un mensaje televisivo difundido poco después del movimiento telúrico.

“Es previsible que, dentro de las siguientes 24 horas, se pueda registrar una réplica de un grado menor al que ocurrió el sismo, es decir, de 7.2 grados”, añadió.

El sismo ocurrió a las 23H49 locales del jueves (04H49 GMT del viernes) cerca de la localidad de Tonalá (Chiapas), a unos 100 km de la costa y a una profundidad de 19 km.

El pánico se apoderó, de norte a sur, de gran parte de los 120 millones de habitantes del país.

De momento, en los estados del centro del país y en Ciudad de México, una megalópolis con 20 millones de habitantes, no se registraron mayores daños materiales ni se reportaron víctimas.

El papa Francisco elevó desde Colombia una plegaria por las víctimas del terremoto y del devastador huracán Irma en el Caribe.

“Deseo manifestar mi cercanía espiritual a todos los que sufren las consecuencias del terremoto que ha azotado a México la noche pasada provocando muertes y cuantiosos daños materiales”, dijo el papa al término de una misa en Villavicencio, en el centro del país.

– “Otro más no” –

El temblor hizo revivir a muchos la pesadilla del sismo de 8,1 grados del 19 de septiembre de 1985 que devastó la ciudad y dejo unos 10.000 muertos.

“Otro más no, Dios, por favor no”, rezaba de rodillas una mujer de unos 60 años.

En las calles del centro de la ciudad se escucharon gritos al ver cómo algunos vidrios se reventaban.

México se ubica entre cinco placas tectónicas, cuyos movimientos convierten al país en uno de los que registran mayor actividad sísmica en el mundo.

Tras el sismo de 1985, se endurecieron las reglamentaciones en materia de construcción y los planes de protección civil.

El temblor también sacudió a la mayor parte de Guatemala, donde no se han reportado hasta ahora víctimas o daños.

La municipalidad de Tacaná (oeste) fue una de las más afectadas, con cerca de doscientas viviendas destrozadas. “Escuchamos como una explosión y luego vimos una nube de polvo”, detalló a la AFP Jorge Petz, un radiotécnico de 59 años.

Guatemala también padece

Sentada sobre una pila de escombros de adobe, una mezcla de lodo seco y paja, Keily Morales esperaba por ayuda para remover de la calle los restos de su casa en Tacaná, un poblado en el oeste de Guatemala golpeado por el terremoto de este viernes en México.

Al lado de la joven mujer jugaba su hija Dayarli, de 4 años, quien con una sonrisa saltaba entre los grandes bloques derrumbados de la vetusta vivienda en esta localidad enclavada en las montañas del altiplano guatemalteco, fronterizas con México.

“Cuando vino el temblor se vino todo esto, yo corrí con mi familia”, narró a la AFP esta ama de casa de 25 años, desconsolada al ver en ruinas la casa que habitó en el centro del municipio.

Tacaná, con una población que no sobrepasa los 10.000 habitantes, fue una de las zonas más golpeadas en Guatemala por el poderoso terremoto de 8,2 grados que sacudió el sur de México.

Mientras que autoridades de protección civil de Guatemala contabilizan cuatro personas heridas y decenas de damnificados, además de 3.518 personas afectadas por la interrupción de servicios básicos y derrumbes en carreteras.

“Ya no puedo estar aquí porque da miedo”, señaló Keily, quien junto con su esposo y dos hijos se trasladará a la casa de su abuelo, en un barrio cercano.

– “Pensaba que iba a morir” –

Desde el ingreso al poblado, ubicado 175 km al oeste de Ciudad de Guatemala, se puede observar la destrucción que causó el tremor de tierra.

La municipalidad de Tacaná ha contabilizado 159 viviendas en alto riesgo, 605 con daños severos, 96 con leves y 230 con moderados. Además, en varios sectores del pueblo está interrumpido el servicio de energía eléctrica y el suministro de agua residencial.

Varios deslaves en la carretera y el muro de una escuela completamente destruido son algunas de las secuelas del terremoto que provocó terror entre los habitantes de esta localidad, muchos dedicados a la siembra de papa y maíz.

En el corazón del pueblo, que cuenta con una minoría de pobladores indígenas de la etnia maya-mam, se observan grietas en el templo católico y la casa parroquial, que también funciona como centro de atención para los migrantes que se dirigen a México en ruta a Estados Unidos.

- Advertisment -
Encartado Publicitario