jueves 26 noviembre, 2020
Inicio Nacional “Apoyo internacional debe orientarse a exigir elecciones libres y confiables”

“Apoyo internacional debe orientarse a exigir elecciones libres y confiables”

330 views

Emocionado y contento, el vicepostulador de la causa monseñor Tulio Ramírez. (Foto/Daniel Pabón)

También una ayuda solidaria y humanitaria para solventar la situación de emergencia de la mayoría de los venezolanos, expresa la Carta Fraterna de la CXIII Asamblea Ordinaria Plenaria del Episcopado


Daniel Pabón

(Caracas).- La región andina tuvo rol protagónico este viernes en la Conferencia Episcopal Venezolana, principal sede de la Iglesia católica en el país. El obispo auxiliar de Mérida, Luis Enrique Rojas, leyó la Carta Fraterna en nombre de los arzobispos y obispos de toda Venezuela; el obispo de Trujillo, Cástor Oswaldo Azuaje, contestó las preguntas de la prensa en la comparecencia de lectura del documento; y durante toda la semana que termina el obispo de San Cristóbal, Mario Moronta Rodríguez, encabezó en su condición de primer vicepresidente de la CEV la CXIII Asamblea Ordinaria Plenaria del Episcopado Venezolano.

Para denunciar “la situación de crisis que golpea a nuestra nación y que, lejos de superarse, se agrava”, la jerarquía eclesiástica vuelve a tomar la palabra a inicios de este año 2020. Frente a 14 micrófonos, Rojas tranquilizó de entrada leyendo que los venezolanos pueden contar con la Iglesia, que continuará apoyando a todos, particularmente a quienes están pasando hambre, desolación, desatención médica, cárcel por motivos políticos, persecución y maltrato de su dignidad.

Una carta de 14 puntos intenta resumir un país complejo. En el cuarto, reafirman que el pueblo “es el auténtico sujeto y protagonista del cambio requerido en Venezuela”. Esto implica, dicen, actuar con la mirada puesta en el horizonte de los principios y valores fundamentales, sin dejarse manipular por quienes quieren comprar su conciencia con dádivas o con falsas promesas y expectativas.

También conlleva, amplían, la unión de esfuerzos, capaz de romper los intereses particulares de personas y grupos, y el “surgimiento de un nuevo liderazgo político y social” para guiar y acompañar a todos hacia el futuro.

Insistencia de cambio

Ante los recientes acontecimientos de “atropello” a la Asamblea Nacional, la CEV reafirmó su exhortación de julio pasado de un “cambio presidencial”, posibilitado en los artículos 70 y 71 de la Constitución.

Los sacerdotes exigen a los miembros de la Fuerza Armada “guiarse por la sana conciencia de su deber, sin servir a parcialidades políticas”, respetando la dignidad y los derechos de toda la población.

A Gobierno y oposición por igual, pidieron que presten atención a los clamores de la gente, fijarse en sus necesidades y no en los acomodos que aseguran sus privilegios e intereses particulares.

A los millones de venezolanos migrantes, los invitan a que sean siempre embajadores de la herencia recibida de sus antepasados, en especial, el espíritu de solidaridad, la alegría y la fraternidad. “Dios los proteja”, les envían.

A los pueblos de América y del mundo, la Iglesia agradece la acogida que han brindado a los migrantes, al tiempo que lamentan “las actuaciones negativas de algunos venezolanos, así como su rechazo en diversos pueblos hermanos”.

Les piden a los pueblos del mundo, eso sí, que escuchen el clamor del pueblo venezolano. “Ante la declaración de normalidad que las autoridades y medios de comunicación del gobierno proclaman y difunden, denunciamos su falsedad y cinismo”.

Los obispos tachan de “inaceptable” que un país con inmensas riquezas haya sido empobrecido “por la imposición de un sistema ideológico” que ha traído “el aumento de la desnutrición infantil, la destrucción del aparato productivo y el crecimiento de una especulación agobiante y la corrupción intolerable”, enumeran.

“Vivimos en un régimen totalitario e inhumano en el que se persigue la disidencia política con tortura, represión violenta y asesinatos, a esto se añade la presencia de grupos irregulares bajo la mirada complaciente de las autoridades civiles y militares, la explotación irracional de recursos mineros que destruye amplias extensiones del territorio venezolano, el narcotráfico y la trata de personas”, reza uno de los numerales de la carta.

Monseñor Rojas significó que la Iglesia sigue apostando al diálogo sincero y las negociaciones que reúnan las condiciones de respeto a los derechos fundamentales. Los obispos creen que el “apoyo internacional debe orientarse a exigir al actual gobierno venezolano la realización de elecciones libres y confiables, además de una ayuda solidaria y humanitaria” para solventar la emergencia.

“Reiteramos nuestra vocación de pastores y servidores de todos. Nos hacemos eco de los clamores de libertad, justicia y sana convivencia que brotan de los corazones de quienes sufrimos en esta hermosa tierra de gracia”, se despiden en el documento leído.

Emoción por los avances

en causa de José Gregorio

La CXIII Asamblea Ordinaria Plenaria del Episcopado Venezolano, en Caracas, coincidió con la reunión de la Comisión Médica que analizó el presunto milagro atribuido a la intercesión del venerable José Gregorio Hernández, en Roma. La buena noticia no duró mucho sin extenderse: esta fase se superó en modo exitoso.

Con una chapa de José Gregorio en el saco, emocionado y contento, el obispo auxiliar de Caracas y vicepostulador de la Causa de Beatificación y Canonización, monseñor Tulio Ramírez, explicó a los medios que la Comisión Médica es el primer paso del estudio de un presunto milagro.

No puede decir monseñor que ha sido aprobado el presunto milagro presentado; puede decir, sí, que en Roma ha sido aprobado que ese hecho extraordinario no tiene explicación científica. Así lo determinaron siete expertos en medicina, algunos directores de hospitales romanos.

Viene ahora el estudio y valoración de la Comisión Teológica, que analiza más la causa y el efecto del hecho milagroso sobre una niña del estado Apure herida en un intento de robo en el año 2017. Seguirá luego la consideración de los obispos (puede que en marzo se reúnan, no se sabe si este punto estaría en la agenda) y, finalmente, quien proclama a los nuevos beatos del mundo siempre es el Santo Padre.

“Debemos pedir otro milagro: el que dará pie a la canonización”, soltó Ramírez. Entre tanto, el obispo de Barinas, Jesús Alfonso Guerrero, celebró que hasta este punto nunca se había llegado en la causa de José Gregorio y adelantó que “ahora sí vamos realmente en el mejor camino”.

Había expectativa entre los periodistas por interpretar debidamente la buena nueva de Roma. Por respeto al proceso que se sigue en la Congregación para las Causas de los Santos, muchos detalles del caso todavía no han sido revelados. La Iglesia invita, eso sí, a seguir orando por la pronta beatificación del Médico de los Pobres.

Obispos hablaron de la frontera

Aunque el tema no figura de manera explícita en las cuatro páginas de la Carta Fraterna, el obispo auxiliar de Mérida, Luis Enrique Rojas, comentó a Diario La Nación que durante esta Asamblea Ordinaria Plenaria del Episcopado sí se abordó el tema de la situación en la frontera colombo-venezolana, desde la preocupación que genera a la Iglesia los abusos que se cometen a diario contra la dignidad de la gente. Por eso, concatenó Rojas, es que en el documento piden a los políticos de todo signo que se cuiden de ejercer esas prácticas contrarias a los valores del cristianismo.

- Advertisment -