Desafía a EEUU con no venderle petróleo

813

Caracas.- El presidente Nicolás Maduro se declaró dispuesto a dejar de venderle petróleo a Estados Unidos, adonde va casi 40 % del crudo de Venezuela, un arriesgado desafío por los problemas para pagar la abultada deuda externa y la caída de la producción.

“El día que ellos no quieran que le vendamos nuestro petróleo, agarramos nuestros cachivaches y (…) vendemos todo nuestro petróleo para el Asia, no tenemos problema”, dijo Maduro al posesionar este martes al general Manuel Quevedo como nuevo presidente de la estatal de energía PDVSA.

El mandatario socialista lanzó el reto a su homólogo Donald Trump antes de la reunión de la OPEP el jueves en Viena, donde los miembros del cártel y sus socios petroleros intentarán prorrogar el acuerdo que limita la producción.

Maduro acusa a Washington de liderar una “persecución financiera” contra Venezuela, a la que Trump impuso sanciones en agosto pasado.

Maduro busca renegociar la deuda externa, que se calcula en unos 150.000 millones de dólares, de los cuales 30 % corresponden a PDVSA.

«Míster president Donald Trump: usted decide, mi compadre. Si quiere que nosotros sigamos vendiendo petróleo, vendemos petróleo; si un día usted se deja calentar la oreja por los locos extremistas de derecha, Venezuela agarra sus barquitos y se lleva su petróleo al mundo y lo vendemos igualito», insistió Maduro entre vítores de cientos de trabajadores de PDVSA.

En la práctica, Estados Unidos es el mejor cliente de Venezuela, al que compra 750 mil de los 1,9 millones de barriles diarios (mbd) que produce.

Es su principal fuente de caja, pues 36 % de la producción se destina a pagar préstamos de China y Rusia. Otro porcentaje se vende a precios preferenciales a países aliados del Caribe como Cuba, según fuentes de la industria.

Venezuela, que posee las mayores reservas de crudo del mundo, deriva 96 % de sus divisas del oro negro, por lo que la caída de los precios a partir de 2014 agravó la crisis económica, caracterizada por la escasez de alimentos y medicinas y una inflación que según el FMI trepará a 2.300 % en 2018.