Familiares de Fernando Albán desmienten acusaciones de Jorge Rodríguez 

1177

En atención a la rueda de prensa realizada el día 7 de febrero de 2019 por Jorge Rodríguez, en relación a la existencia de pruebas de supuestos golpes de estado y supuesto intento de magnicidio, informamos a la opinión pública lo siguiente:

Hasta la presente fecha (a cuatro meses de su violenta muerte) no existe una investigación formal sobre la detención arbitraria, desaparición forzada, violación al debido proceso, tortura y ejecución extrajudicial de FERNANDO ALBÁN por parte del SEBIN y del gobierno de Nicolás Maduro.

Fuimos nosotros a través de nuestros abogados quienes denunciamos estos hechos en fechas 6 de octubre de 2018 y 4 de diciembre de 2018 ante la Fiscalía General de la República; y en fecha 6 de enero de 2019 ante la Defensoría del Pueblo, toda vez que, reiteramos, jamás se abrió una investigación de oficio ante tan graves y dolorosos hechos.

Las mal llamadas “pruebas” presentadas por el gobierno de facto, de forma alguna evidencian algún tipo de vinculación de FERNANDO ALBÁN con los supuestos golpes de estado y menos aún, con el imaginario intento de magnicidio.

Sorprende la circunstancia que FERNANDO ALBÁN fue apresado y muerto en octubre de 2018, por el supuesto intento de magnicidio, y no sea sino cuatro (4) meses después que “aparecen” las supuestas pruebas. ¿Entonces, cómo y por qué fue detenido Fernando? ¿”Dispara primero y pregunta después”? .

Por lo demás, resulta una vileza y una cobardía, pero muy conveniente para el régimen, señalar como responsable a una persona que no puede defenderse, precisamente por haber muerto en manos de la policía política del gobierno.

Resulta imperativo recordar que cualquier “confesión” de personas detenidas (procesados), sin presencia de sus abogados, y exponiéndolos públicamente, no solo son “pruebas” ilícitas y sin valor alguno, sino que constituyen nuevas violaciones de Derechos Humanos, de la Constitución, leyes y pactos internacionales.

FERNANDO ALBÁN, luchador social, hombre de familia y fe, de vocación democrática y cultura de paz, nunca fue socio de alguna empresa del señor Ovidio Carrasquero, y su esposa, hoy viuda, Meudy Osio de Albán, quien es de profesión abogado y contador público, nunca fue “administradora” de empresas de tortas o de alguna otra del referido ciudadano, ni manejó cuentas o dineros de las mismas.

Como si no fuera suficiente el dolor por el que atraviesa la familia Albán, ahora se pretende mancillar el honor y la reputación de su viuda y continuar las persecuciones a las cuales se les han venido sometiendo.

Denunciamos que se trata de una manipulación mediática para criminalizar a la verdadera víctima FERNANDO ALBÁN y sus familiares, con el objetivo político de negar la ayuda humanitaria obtenida por la Asamblea Nacional y el Presidente (E) Ing. Juan Guaidó.

El pueblo de Venezuela y la comunidad de países amigos, no deben perder de vista sus objetivos: Ayuda Humanitaria; Cese de la Usurpación, Gobierno de Transición y Elecciones Libres, y con ello, justicia para FERNANDO ALBÁN, para todos los asesinados por la Dictadura, y libertad para los presos políticos. No debe haber amnistía para los crímenes de Lesa Humanidad.