Siete de diez niños de zonas pobres presentan signos de desnutrición

198
Susana Rafalli, asesora del programa de supervivencia infantil de Cáritas.

Caracas.- La representante de Cáritas Venezuela, Susana Raffalli, se pronunció durante el foro denominado Hambre, Desnutrición y Salud, promovido por la Asamblea Nacional como parte de las acciones tomadas por la Alianza Nacional de Solidaridad Humanitaria para la apertura del canal humanitario y la ayuda de la sociedad civil, para atender los niveles de desnutrición, donde 7 de cada 10 niños en las parroquias más pobres del país presentan signos de desnutrición.

Cáritas de Venezuela registró para diciembre de 2017 unos índices de desnutrición representativos para los sectores más pobre de Venezuela, con una total de 56 %. Sin embargo, en lo que va del año aumentó a un 72 %. Por su parte, 16 % de los desnutridos se encuentran en estado grave, con alto riesgo de morir.

Ante esta realidad, Raffalli considera necesaria la disposición de la plataforma del Estado para implementar los recursos alimentarios sin fines políticos. Las cifras que maneja Cáritas de Venezuela son tan criticas que esta ayuda podría calificarse de “terapéutica”, por eso es necesario que se implemente la situación a gran escala.

La representante de Cáritas indicó que debido al sistema alimentario que se mantiene en el país se duplicó la desnutrición y para superar estas cifras es importante realizar un trabajo alimentario despolitizado.

Para Raffalli, no se están tomando las medidas propias para solucionar el problema de alimentación que está incrementando los niveles de mortandad, porque el sistema de salud del país está desmantelado.

Así mismo, la nutricionista especializada en gestión de la seguridad alimentaria, en emergencias humanitarias y riesgo de desastres, explicó que con la implementación del decreto de emergencia económica no podrá superarse la crisis alimentaria que atraviesa el país.

En este sentido, Raffalli comentó que Cáritas de Venezuela tiene dificultades para conseguir a través de los mecanismos formales los insumos con otros organismos internacionales, por el control de divisas, aunado a la hiperinflación.