viernes 30 julio, 2021
InicioOpiniónDía mundial del refugiado

Día mundial del refugiado

85 views

Alejo García


El refugiado es la persona que se encuentra allende de su país de origen, motivado a fundados temores en cualquier momento de ser perseguido debido a motivos políticos, religiosos, nacionalidad, sociales, raciales y hasta sexuales en determinados casos.   Tales apremios lo llevan a tomar nuevos rumbos para evitar incluso poner en peligro su vida.   Además, estas otras condiciones adversas los conmina a abandonar a su patria querida: escenificación de guerras y conflictos internacionales, pobreza, hambre, cambio climático, desastres naturales y causas familiares.   En ciertas oportunidades los refugiados y desplazados deben enfrentar en las naciones anfitrionas una serie de problemas sociales,  entre los más  notables sobresalen: dificultades para atención médica, xenofobia y racismo, exclusión del mercado laboral, dificultad para el acceso educativo, enfermedades infecciosas y no transmisibles, como la tuberculosis, VIH-Sida, hepatitis, varicocele, depresión,  trastornos psicosociales y demás traumas psicológicos  y problemas de salud reproductiva, mortalidad neonatal, alteraciones nutricionales, infecciones respiratorias y cutáneas.

La Agencia de la Organización de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), estableció en el Estatuto de 1951 y el Protocolo de 1967 dos instrumentos legales, destinados al amparo y protección a las personas que se encuentran en calidad de refugiados en el mundo, basados en tratados y acuerdos para garantizar que sus derechos humanos no sean transgredidos.   Entre los derechos contemplados en la Convención de 1951, se establece: el derecho a no ser expulsado del país donde se le da la acogida al refugiado,  el derecho a no ser penalizado o castigado si entra al territorio legalmente, el derecho a un empleo remunerado, a la vivienda y a la educación pública, el derecho a recibir asistencia médica gratuita, el derecho a la libertad de culto y el derecho al libre tránsito dentro del territorio, así como a la emisión de documentos de identidad y de viaje.

Con sumo interés para lograr la protección y el bienestar de los refugiados en los países donde  han arribado, la Asamblea General de las Naciones Unidas, según la Resolución A/RES/55/76, decidió que a partir del año 2021, el 20 de junio sea el Día Mundial de los Refugiados, el cual fue elaborado y aprobado por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), en conmemoración del 50 aniversario de la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951.

Aunado a la labor de la ACNUR como organismo internacional de ayuda, socorro y protección de los refugiados y desplazados, existen otras instituciones similares en esas funciones.   En las mismas se destacan: El Comité Permanente entre Organismos (IASC), la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCAH), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUO), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), el Programa Mundial de Alimentos (OMS) y la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (OACDH).

La abultada cantidad de más de 200 millones de emigrantes de todo el mundo, ha producido serios problemas a la humanidad.  Los más connotados son: hambre, enfermedades, inseguridad, drogadicción, escasez presupuestaria de los países receptores y varios trastornos afines en la sociedad.   Hoy en día, tanto las Naciones Unidas como una cuentas instituciones benéficas y celebridades del mundo, hacen múltiples esfuerzos para aliviar a tantos millones de refugiados y desplazados que en un instante emprenden la odisea de abandonar sus hogares naturales para buscar nuevos rumbos, sin conocerlos, sin recursos y aventurando como serán recibidos en los países receptores.

La cifra de menores que han dejado a su tierra natal es una de las mayores preocupaciones para los refugiados.   De acuerdo a la cantidad aportada por ACNUR casi representan la mitad de ellos en el mundo.   Tal situación, afecta profundamente a la infancia y la adolescencia llevadas por sus padres y familiares a nuevas y desconocidos hogares y una cantidad considerable de menores hacen por su cuenta la riesgosa travesía.   Una cantidad apreciable de refugiados son establecidos en asentamientos temporales para alojarlos, darles educación, alimentación y servicios sanitarios.  Pero, estas ansiadas condiciones benefactoras no siempre son una realidad y los servicios en los campos dedicados para tal fin se ven desbordados por la alta cantidad de migrantes.

La carencia de algunos servicios esenciales para la vida de los recién llegados de otros países complica el bienestar de los mismos.  En ciertos lugares donde son recibidos padecen estas necesidades: carencia de acceso a agua potable, causante de problemas tales como: falta del esencial líquido para beber y cocinar, evitar enfermedades, infecciones y mantener la higiene.   En época de invierno, la falta de electricidad y de recursos como mantas, calefactores y ropa de abrigo, hace la situación penosa para los migrantes, especialmente para los menores y adultos mayores.  La seguridad de los menores es una de las más altas preocupaciones al llegar a los sitios de refugios.   La violencia de la que han huido a veces existe en dichos sitios y en ocasiones son vulnerables de acoso, abuso sexual y maltrato.   Este clima de atropello hace posible que vuelvan a escapar a nuevos destinos e intentar sobrevivir por su cuenta.

Al conmemorarse en esta fecha el Día Mundial del Refugiado, exhortamos a los gobiernos del hemisferio, a los sectores organizados de la sociedad, a las instituciones benéficas, a muchos líderes políticos y sociales, para que unan esfuerzos, proyectos y socorro para esos millones de personas que andan en busca de mejores condiciones de vida.  Asimismo, imploramos al Todopoderoso para que los proteja, bendiga y los colme de bienestar sustentable en los lugares donde residen.    Del mismo modo, anhelamos que nuestros compatriotas no emigren por cantidades alarmantes a pesar de la difícil situación que padecemos los venezolanos en estos últimos años.   Que la providencia los dote de salud y condiciones estable donde residen.   Loas a los refugiados, emigrantes, desplazados, fugitivos y exiliados que viven fuera de Venezuela.

 

- Advertisment -