lunes 29 noviembre, 2021
InicioOpiniónDos hegemonías

Dos hegemonías

67 views

Fernando Egaña

El siniestro final del general Baduel pone en evidencia, por enésima vez, que Venezuela es sojuzgada por un régimen o hegemonía despótica, que de paso es depredadora y también envilecida, porque siempre trata de proyectar la noción de una «revolución social».

De esta realidad se ha escrito y comentado hasta la saciedad. Lo que es lo de menos, porque lo demás es el sufrimiento causado al pueblo venezolano, por la catástrofe humanitaria, la emigración masiva, y el desprecio a los derechos humanos, entre otras consecuencias.

La hegemonía en el poder ha conseguido ir integrando una hegemonía en la llamada oposición política. No tiene capacidad ni interés real de desafiar a Maduro y los suyos, pero sí de legitimar, jugando el juego oficial de los diálogos y votaciones confeccionadas.

¿Por qué? Algunos por motivos patrimoniales o por adquirir parcelitas de poder, o por una combinación de ambas cosas. Otros por ingenuidad crasa y supina (no son muchos), y otros por un supuesto «realismo radical», o esto es lo que hay y lo que queda es la acomodación.

Y me refiero a una hegemonía opositora, porque además de beneficiar al poder establecido, con sus debidos disimulos, se ensaña en contra de los que plantean críticas a su proceder y reclaman caminos distintos para superar a la hegemonía roja, de acuerdo a los amplios derechos que consagra la Constitución.

La hegemonía que controla el poder, a pesar del inmenso rechazo que suscita, ha producido una hegemonía opositora que no representa costo sino beneficio. Y que trata de descalificar a los que se oponen de verdad al horror que impera en Venezuela.

- Advertisment -