El reto de un presidente

180

Nos referimos, precisamente, a la  presidencia de un país. Es un privilegio, un verdadero privilegio ocupar tan alta posición política. Esa tentación que adviene a muchos venezolanos requiere,  ante todo,  hacerse una profunda introspección, hurgar en sí mismo tantas cosas: como   verdadera preparación, limpia trayectoria, vocación de servicio y cualidades personales, como: honestidad, educación, decencia, comportamiento respetuoso, desenvolvimiento verbal adecuado y, fundamentalmente, la ética. Todo ello le daría buen rostro para hacerlo asequible a esa dignidad. En otras palabras, el aspirante debe calibrar muy bien su propia idoneidad antes de ir a esa competencia. Es la razón por la cual, antes del acto electoral y antes que creer en sus promesas, es necesario ponerle buena lupa al candidato y  hacerle la debida evaluación.

Nuestra Constitución Nacional le exige algunos requisitos legales, pero estos no son suficientes para representar con brillo al país. Apenas  le indican la aptitud legal, no las virtudes y cualidades personales que socialmente debe poseer quien aspire a esa magistratura.  Muy importante es que el elegido, para procurarse éxito en el desempeño de  su mandato, deba rodearse de las mejores personas con las cuales va a cumplir las políticas públicas. Pues, naturalmente, como  al presidente no puede exigírsele ser sabio en todo, sí debe, muy responsablemente, extremar sus cuidados en la escogencia de sabios en cada materia.

Lo esencial en el cumplimiento de las funciones como presidente de la República es la satisfacción de las necesidades prioritarias de los habitantes del país. Pues fueron ellos quienes, confiando en sus promesas electorales, lo elevaron a ese sitial.

Al país debe manejársele con mano maestra y demostrar, con las políticas  que se implementen, verdadera vocación de servicio.  Uno de los grandes servicios al país debe ser la educación, la capacitación para el trabajo, aprendizaje técnico en algo y la formación de talentos, con todo lo  cual es posible lograr la independencia económica.  (Eliseo Suárez Buitrago ) /

      eliseosub@hotmail.com