lunes 28 septiembre, 2020
Inicio Opinión ¡Es el comunismo una cesta que vino a destruir la humanidad?

¡Es el comunismo una cesta que vino a destruir la humanidad?

335 views

Pedro A. Parra


“La autoridad política es necesaria, en razón de las tareas que se le asignan y debe ser un compromiso positivo e insustituible de la convivencia civil”. “La autoridad debe dejarse guiar por la ley moral: toda su dignidad deriva de ejercitarla en el ámbito del orden moral, que tiene a Dios como primer principio y último fin”. “La autoridad debe reconocer, respetar y promover los valores humanos y morales esenciales”. “La autoridad debe emitir leyes justas, es decir, conformes a la dignidad de la persona humana y a los dictámenes de la recta razón”.

“El ciudadano no está obligado en conciencia a seguir las prescripciones de las autoridades civiles si éstas son contrarias a las exigencias del orden moral, a los derechos fundamentales de las personas o a la enseñanzas del Evangelio”.

Estas son todas frases extraídas del Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, auspiciado por el Pontificio Consejo de Justicia y Paz y el Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam), impreso en Bogotá, Colombia, en el año 2005. Y, señalo todas estas especificaciones porque quiero entrar a desglosar este tema, con toda certeza y verdad, por la profunda preocupación que tengo de que, a pesar de las advertencias que durante siglos se han venido haciendo por parte de las organizaciones políticas en el mundo reunidas en la democracia cristiana, en la social democracia y otros grupos más, las Organizaciones Internacionales y empresariales, las Organizaciones No Gubernamentales, Fundaciones, líderes de renombre mundial, no se han querido dar cuenta todavía, que lo que está aconteciendo en el Orbe con estos hechos que cada día se hacen más extremos, delicados y expansivos, tienen su origen en el comunismo de izquierda radical, que no es un partido, sino una cesta cuyo apellido es destrucción, terrorismo, narcotráfico, lavado de dinero, inmoralidad, corrupción, extorsión, soborno, peculado, sangre, sudor y lágrimas, en fin, negocios ilícitos para controlar con poder el mundo entero.

Y, señoras y señores, lo están logrando; todo esto, fue minuciosamente planificado, fríamente, en la Reunión del Foro de Sao Paulo, llevada a cabo recientemente en Caracas. Fíjense lo que está sucediendo en las actualidad con los llamados “Camisas Amarillas”, y, otros grupos radicales, que están amenazando, causando muertes, estragos y desafiando a autoridades legítimamente nombradas en Francia, Alemania, Argentina, Chile, Colombia y, peligrosamente están ganando terreno a medida que pasa el tiempo; lo acabamos de ver –y todavía  estamos viendo llamaradas-en los Estados Unidos, en donde hicieron de un hombre con amplio prontuario, un héroe, y, hasta sentimientos encontrados en contra de nuestra religión cristiana, han creado polémicas que han involucrado a grandes y poderosos factores de poder en el mundo. ¿Recuerdan a Puente Llaguno?

Además, la brecha social entre riqueza y pobreza cada vez se hace más distante, provocando en la sociedad mundial muchos problemas y presentando situaciones que no están siendo controladas, y que, por el contrario, como una virosis, como una pandemia, está carcomiendo las bases sociales de nuestras comunidades, y está haciendo metástasis en muchas regiones del mundo.

El comunismo viene sembrando el caos en la política y está tratando de regir y controlar nuestro destino. ¡Esto es inminente! El comunismo es la política de la destrucción de la humanidad, utilizando el poder para llevar a cabo purgas y asesinatos en masa, y, esta ideología “socialista” está hoy por hoy tratando de imponerse en Europa y los Estados Unidos, ya que esta política de izquierda apunta a dominar  los partidos políticos, las legislaturas, las comunas, los gobiernos y las cortes supremas, promoviendo el socialismo y las políticas corruptas del narcotráfico y la corrupción. ¡No tienen fronteras para la maldad!

Cuando pudieron desafiar al país más poderoso del mundo; cuando pudieron desafiar a varios países de Europa y el universo; cuando han podido financiar todas estas “revoluciones” que han maltratado a tantas personas en el planeta trayendo muerte, sangre, dolor y lágrimas, ¿qué estamos esperando para darnos cuenta que esto va en serio? Observen una de sus consignas: “Incitar el odio y promover la lucha”. Y, ¿Qué es lo que ha pasado y está pasando en nuestra querida Venezuela? ¿No podíamos creerlo verdad? .

- Advertisment -