domingo 25 julio, 2021
InicioOpiniónHora de Reflexión: comportamiento humano

Hora de Reflexión: comportamiento humano

205 views

Alfredo Monsalve López


El tema es bastante complejo. Por ello inicio este artículo, aclarando que no soy experto en la materia. Pero, las experiencias y vivencias de cada uno, nos conducen a emitir juicios de valor con base a los sucesos que ocurren en todas partes del Planeta Tierra. De hecho, al menos en Venezuela (y es aplicable en el mundo), existe un decir popular que cabe perfectamente en mi comentario de hoy, el cual dice: “cada cabeza es un mundo”. Y no hay tanta verdad como ese mentado aforismo. De la conducta humana se ha dicho y escrito hasta la saciedad. Comenzando por la Psicología General. Y ahora mucho más profunda, con la Psicología Conductista. Según afirman fue Skinner el padre de esta ciencia. Incluso, responsable radical de su teoría sobre  el tema cognitivo-conductual. Es decir, involucra la mente y el corazoncito de cada uno de nosotros como animales racionales. Sin embargo, a pesar de lo complejo y la magnitud de nuestras acciones, podemos definir la conducta de las personas de manera muy sencilla para su comprensión y que no nos tome por sorpresa de cómo nos comportamientos. Por ejemplo, un especialista en estos menesteres señala: “La conducta humana es la manifestación del comportamiento, es decir, lo que hacemos…” (Navarro, 2008). Más claro no puede ser. Yo agregaría: y lo que decimos.

De igual modo, y saliéndome un tanto de lo formal del tema, hemos escuchado una expresión que igualmente es pertinente para lo que arriba sostengo: “la lengua es castigo del cuerpo”. O sea, de acuerdo a lo que hacemos y decimos, tendremos consecuencias. Unas positivas, mientras que otras serán negativas y dañinas para que crezcas como individuo. Porque muchas, muchas personas, se traumatizan por las respuestas negativas que reciben. Yo las llamo: respuestas no operativas. Y aquí, del mismo modo, podemos escuchar (o leer), una expresión que, en mi humilde opinión, no la comparto: “como me trates te trato”. Por Dios. Claro, como mencionaba al principio de este relato: el comportamiento humano es sumamente complejo. Es tan así, que existen casos muy particulares que ocurren todos los días del mundo. Unos más severos que otros. Voy a permitirme presentar un pequeño y cruel ejemplo, pero que nos permite aclarar la concepción de la conducta humana. Se han dado casos de encontrarnos en una fiesta, por ejemplo (obvio, antes de la cuarentena), donde una persona (hombre o mujer), ha pasado la noche contando chistes, bailando, jugueteando con sus amigos, y al día siguiente nos encontramos con la infausta noticia de que esa persona se suicidó. En otras palabras, su conducta estuvo equilibrada la noche anterior y desequilibrada un día después. Y los casos aberrantes, incoherentes, impensables, han ocurrido en cualquier parte del mundo. El mismo Skinner “…creía que nuestro comportamiento (y el de muchas otras formas de vida) puede ser entendido como un proceso de adaptación a experiencias agradables y desagradables, útiles y no útiles…”.

Sin ser erudito en el tema y para la reflexión, cuando ocurren estos casos como lo plantean los especialistas (incluyendo a Skinner), se debe a una falta o escasa comunicación asertiva. Si tú, como ente razonable, malinterpretas un mensaje (verbal, escrito o gestual), y respondes de una forma irracional, y además crees que con una actitud agresiva solucionas el problema, te estás comportando como lo experimentó Pavlov, otro especialista en la materia, en los famosos experimentos de sus perros. Este fisiólogo hacía que los animales empezasen a salivar al oír un cierto sonido. Concluyo, sustentado en la teoría de Pavlov, y para la reflexión, en pocas palabras, estás condicionado a la respuesta o conducta de otras personas si son “agradables o desagradables” para actuar en consecuencia. Claro, quien esto redacta, no va, en ningún caso, a cambiar el comportamiento de las personas. Solo trato de emitir opiniones para que actuemos como seres civilizados. Aunque, dicen que no lo somos precisamente por la complejidad de los seres humanos. Se abre el debate.

[email protected]

  

- Advertisment -