domingo 14 agosto, 2022
InicioOpiniónHora de Reflexión Venezuela: ¿preguntas sin respuestas?

Hora de Reflexión Venezuela: ¿preguntas sin respuestas?

152 views

Alfredo Monsalve López

 

Cuando se aborda el tema  de la economía en Venezuela, la gente se pregunta: ¿qué pasó con nuestro modo de vida de hace unos 15 o 20 años?  ¿Qué nos ha pasado? ¿Por qué vamos en retroceso en busca de miseria? ¿Por qué Japón, por ejemplo, después de la devastadoras bombas nucleares (una en Hiroshima y la otra en Nagasaki), que arrasaron con esta nación, hoy es uno de los países del primer orden económico? ¿Por qué en otrora vivíamos más o menos holgadamente y ahora nos tildan de una de las naciones más pobre del Planeta? ¿Nos hemos puesto a revisar qué nos pasó en estas dos últimas décadas? ¿Cómo es eso de que en la Venezuela de hoy, siglo XXI, nuestra moneda nacional, con la efigie del hombre más conocido y admirado en el mundo, no tenga aceptación en muchísimos comercios? ¿Por qué circulan otras divisas como el dólar, euro, peso, entre otras y a nuestro “bolívar” no lo quieren? ¿Con qué se come eso de que muchos del régimen actual poseen bienes económicos que sobrepasan astronómicas sumas, y además en dólares? (Echen un vistazo por la prensa nacional e internacional, además de las redes sociales para que vean a los llamados “Bolichicos” dándose banquetes en otros países).

¿Cómo se explica que hayan realizado unas tres o cuatro “reconversiones” y la economía sigue en picada? ¿Quién o quiénes son los responsables de la inversión (pérdida además), en la acuñación de papel moneda tirados en los contenedores cada vez que hay una “reconversión”? ¿De qué nos sirve  amanecer hoy con seis ceros menos en nuestros bolsillos si la situación económica está estancada? ¿Sabe el régimen que  el valor de un café con leche, por ejemplo, es igual a lo que recibe un pensionado venezolano mensualmente? ¿Por qué el régimen actual venezolano hace responsable a los “gringos”, por ejemplo, de la falta de agua potable si ese problema es de vieja data? ¿Si Japón (volviendo a tomar esta nación como ejemplo), con menos recursos económicos que Venezuela, hacen unos 50 años, hoy es un país desarrollado en todos sus áreas? ¿De quién es la culpa de que Venezuela sea uno de las naciones más paupérrimas del orbe? ¿Dónde y cómo viven los altos generales de la cúpula?  ¿”La culpa es de la vaca”?

Estás y otras múltiples interrogantes, están allí, con respuestas pero sin responsables. El mismísimo Albert Einstein señalaba en su momento que: “La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países porque la crisis trae progresos”. Pero, cabe otra pregunta: ¿progreso para quién? ¿Para los estafadores, los corruptos, los especuladores que se aprovechan de la nobleza del pueblo venezolano? ¿Qué ha hecho el régimen para que haya verdadero progreso como en la nación nipona? ¿Acaso somos eunucos? ¿En todas estas y otras calamidades experimentadas por los ciudadanos venezolanos en las últimas dos y hasta tres décadas, no se ha encontrado un verdadero responsable de la debacle venezolana? ¿Qué nos pasa pues? ¿Seguiremos como borregos alimentando las entrañas de los afamados hombres de negocio? Aclaro. No todos los hombres de negocios son sanguijuelas. Hay sus excepciones.

Bien, estimados amigos venezolanos y del mundo, la situación en Venezuela es cada día cuesta arriba. El venezolano sigue padeciendo la crisis en todas las áreas. Y esto no es nuevo ni estoy “descubriendo el agua tibia”. Es arto conocido. Y alerta, solo me estoy refiriendo a una parte de la economía. Muchos sostienen que las comparaciones no son nada agradables, pero cuando Japón vivió la destrucción en 1945, y unas décadas después se convierte en uno de los países de primera categoría  en toda su estructura, Venezuela, con todos sus recursos, camina como el cangrejo. Pues hay que navegar en otro modelo político – social. No hay otra. Si seguimos en este “mar de la felicidad”, en breve tiempo todos estaremos en el fondo del océano. Punto.

[email protected]

@monsalvel

- Advertisment -
Encartado Publicitario