Inicio Opinión Jubilados de PDVSA esperamos justicia

Jubilados de PDVSA esperamos justicia

260 views

“La corrupción existe, y yo soy el primero en ponerme al frente y llamar al país a batallar contra ella en todos los frentes” Hugo Rafael Chávez Frías (Aló Presidente N. 248 – 5 de marzo de 2006)

Han transcurrido varios años desde la llegada de la Revolución Bolivariana a nuestro país. Y la industria petrolera ha sido el centro de los ataques de los enemigos de la patria y de los imperialistas, quienes por muchos años hicieron fiesta con nuestro petróleo y nuestras riquezas naturales.

Desde entonces la participación de la clase obrera y trabajadora de la industria petrolera y petroquímica ha tenido un papel estelar; no sólo por su labor a lo largo de varios años al servicio del Estado venezolano, sino en los momentos cruciales, como cuando el paro petrolero de los años 2002 y 2003, cuando la colina quiso ser destruida y fue rescatada por los propios trabajadores junto al comandante Hugo Chávez y un veterano guerrillero -al frente- como lo representa el doctor Alí Rodríguez Araque.

Pasado el tiempo los relevos no se hicieron esperar; y quienes confiaban en los cuadros revolucionarios, pusieron al frente de la industria a un ingeniero venido del Ministerio de Energía y Petróleo y de una empresa de gas.

Egresado de la ULA y con muchas recomendaciones, la Revolución y el comandante Chávez le depositaron toda la confianza, luego de haber sido apadrinado por el mismísimo Luis Miquelena, para con los años y gracias a su entorno, ver los resultados ahogados en un mar de corrupción.

Sus antecedentes no podían tener singular origen y su futuro ya lo definía con precisión y con lujo de detalles, en un escrito, el célebre guerrillero y compañero de lucha del padre de RR y de Alì Rodríguez Araque; nos referimos al mismísimo comandante Douglas Bravo,de quien citaremos una pincelada:

“Rafaelito Ramírez era a diferencia de su primo Diego, mucho más proactivo con los estudios. Estudiaba Ingeniería mecánica en la ULA, El primo trujillano, de finos modales, desde muy muchacho le encantaba codearse con gente bien. En la ULA tuvo sus coqueteos con la Democracia Cristiana Universitaria. Sus biógrafos de ocasión lo colocan como militante de Ruptura en esa época. Pero nada más apartado de la realidad. La única actividad «subversiva» que realizò, fue servir de correo en un par de oportunidades, en el envío de unos paquetes de volantes subversivos que debían ser entregados a Adán Coromoto Chávez Frías. El favor se lo pidió su tío Diego Salazar Longo, Clever Ramírez Rojas y Argelia Melet. Argelia, que para aquel entonces era mi compañera sentimental, le tenía mucho cariño a Rafaelito, pero decía que era muy amanerado y que si le hubiesen dicho que los mencionados paquetes llevaban volantes subversivos, él seguramente se iba a negar a llevarlos. Era un carajito muy cagón para esos menesteres. Argelia también le tenía afecto a su ahijado, Diego (su primo). De hecho, yo conocí al padre de Diego gracias a ella (Argelia), porque ambos estudiaban Medicina”. (Douglas Bravo)

"

El tiempo se encargó de darle la razón al viejo guerrillero Douglas Bravo del FLN y del PRV, venido de la época guerrillera de los años 60. Esto adquiere más importancia hoy, cuando conocemos las andanzas del ex embajador de la ONU, virrey de las finanzas, expresidente de PDVSA, ministro de Energía y Petróleo y viceministro de Finanzas, en el mandato del comandante Chávez.

Hoy, volviendo al tema que nos ocupa y conociendo los antecedentes, de cómo en los brazos de Miquelena llegó Rafael Ramírez Carreño a PDVSA, no nos extraña su actitud y las medidas que tomó al cambiar los estatutos del Fondo de Jubilados PDVSA (art. 33) y de todos los trabajadores de la industria petrolera y petroquímica, al recibir la presunta protección y asesoría legal de su suegra de nacionalidad italiana.

El tiempo ha cambiado; y la lucha de los jubilados a través de Ajipse mantienen PDVSA, liderada por Héctor Villalobos, Helena Pino y Omar Antúnez, allì han hechos malabarismos para frenar los pagos de los haberes e intereses del Fondo de Jubilados de PDVSA (en divisas).

Ahoraque ya la industria petroquímica y petrolera no se gobierna desde la ONU sino desde Miraflores, hemos visto además como el Fiscal General de la República, Tareck William Saab, pone orden en la primera industria del país, al colocar a los lugartenientes de RR en su lugar y llevarlos a la cárcel.

Se debe hacer justicia con los jubilados de PDVSA, quienes esperamos el justo pago de la pensión, los intereses de los haberes del Fondo de Pensiones y la merecida homologación, para evitar así que hayan jubilados de primera y de segunda en La Campiña y en todas las regiones de la industria a nivel nacional.

El nuevo Presidente Vitalicio y Honorifico de PDVSA, Ali Rodríguez Araque, el presidente Mayor Gral. Manuel Quevedo y los demás directivos de la nueva junta directiva deben abocarse a atender los reclamos de los 28 mil jubilados agrupados en AJIP; igualmente deben incorporar a los jubilados a la directiva y también a la administración del Fondo de Pensiones.

Los pagos de los jubilados han sido retenidos, sobre todo los correspondientes a la deuda pendiente de intereses y bonos de los años 2016- 2017. Paralelamente, el caso que debería seguir su curso legal a través de la Fiscalía General de la República.

Todos los recaudos del fraude fueron conocidos pero represados por Luisa Marbella Ortega Díaz (actualmente huyendo del país), ahora ya son conocidos sus antecedentes y denuncias por el actual fiscal Tareck William Saab, quien para entonces era el Defensor del Pueblo y pidió en su momento, a través de comunicación, celeridad a PDVSA para atender el caso de los jubilados agrupados en AJIP.

En los actuales momentos, los 28 mil jubilados (muchos prematuros y  jubilados por RR) esperamos se haga justicia y se reconozcan los legítimos reclamos de una justa pensión, el pago de los intereses y la devolución al colectivo del Fondo de Pensiones, la homologación, caja de ahorros y se abra el expediente de Illaramendi, por petición de la Fiscalía, en los Estados Unidos.

Todo ello, para pedir el regreso y expatriación de un capital de 500 millones de dólares, pertenecientes a los jubilados de PDVSA, a quienes engañaron con un baño de manguera en la industria petrolera y petroquímica con el viejo truco de contentar a los ingenuos, mientras que los fondos buitre y los corredores de bolsa hicieron fiesta y fueron a parar, a través del primo de RR, junto a los seguros, a los bancos de Andorra y a otras islas del Caribe o paraísos fiscales.

Los jubilados de PDVSA no hemos perdido las esperanzas y esta vez estamos dispuestos a continuar la lucha, con el apoyo de las nuevas autoridades de la industria petrolera y petroquímica y del presidente Obrero Nicolás Maduro Moros, quien tiene la palabra.

¡Amanecerá y veremos!

Marco Tulio Arellano

- Advertisment -